Los mejores consejos para elegir la mochila escolar perfecta para tu hijo

Los mejores consejos para elegir la mochila escolar perfecta para tu hijo

Según la OMS, el peso que debería soportar un niño en su cartera no tendría que superar el 10-15% de su peso corporal

S. F.

Con la llegada de septiembre, niños y adolescentes comienzan un nuevo curso escolar cargado de novedades. Los libros ya están listos, así como el resto del material escolar. Pero si hay algo en lo que hay que hacer especial hincapié a la hora de preparar la vuelta al cole 2019 es en la mochila.

Cuadernos, libros, carpetas, libretas, estuches... Todo va dentro de la cartera, cuya elección se basa en ciertos criterios. Y es que las mochilas van, en la mayoría de las ocasiones, a la espalda, exponiendo a los menores a posibles problemas de salud en cuello, espalda y hombros. El exceso de peso puede provocar además escoliosis o alteraciones posturales de columna.

Según la OMS, el peso que debería soportar un niño en su mochila no tendría que superar el 10-15% de su peso corporal, tal y como recuerda el Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España. Es decir, si el menor pesa 40 kg, el peso de la cartera no debería de superar los 4 kg. Sin embargo, estas recomendaciones no encajan con la realidad.

Ya en 2013, un estudio realizado por el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), detectó que los escolares madrileños transportaban en sus mochilas un 70% más del peso recomendado.

El doctor Samuel Antuña, director de la Unidad de Patología de Hombro y Codo de Vithas Internacional, recuerda que «en las mochilas infantiles no se debe llevar un peso excesivo porque esto puede suponer una causa de dolor en la región cervical y en la zona de los trapecios de los niños». El margen del 10% es porque «los hombros no están diseñados para soportar una carga mayor», precisa el doctor, «de modo que si los sobrecargamos, se producirá tensión muscular y posibles lesiones». Los «dolores cervicales, lumbares y, ocasionalmente, contracturas en los trapecios que pueden afectar a la vida de los estudiantes», insiste.

Claves para no superar el peso

El doctor Gerardo Rodríguez, coordinador del Grupo de trabajo de Actividad Física de la Asociación Española de Pediatría (AEP), insiste también en que «hay que evitar que el niño cargue con peso innecesario». Para ello, los expertos aconsejan:

-Llevar únicamente los libros necesarios por día.

-Transportar un fichero con los apuntes diarios de cada materia, en lugar de un cuaderno por cada una de ellas.

-Si existen, usar las taquillas escolares.

Además, a la hora de elegir una mochila, los expertos aconsejan que sea ligera y adecuada al tamaño del niño, que tengan dos cintas anchas para los hombros y que, tanto éstas como la zona de la espalda, estén acolchadas. Es conveniente también que tengan cinturón abdominal, que ayudará al niño a distribuir más uniformemente el peso por el cuerpo.

Con ruedas, menos recomendables

Desde el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla-La Mancha (COFICAM) explican que se debería optar por aquellas que se puedan empujar, «porque si tiramos de ella, provocamos un extensión del hombro (brazo hacia atrás) lo que pone en compromiso la articulación y aumenta el riesgo de padecer lesiones como síndrome subacromial, tendinitis o subluxaciones del húmero».

Aún así, las mochila tipo trolley cuentan con un gran número de adeptos. En caso de que elegirlas, desde el Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad Valenciana (ICOFCV), recomiendan aquellas que lleven asa fija regulable a la altura de cada niño. «Para evitar lesiones, hay que empujarla en vez de arrastrarla. A la hora de subir escaleras, si el trolley tiene asas debe ponerse en la espalda, como la tradicional. Si no lleva, se coge en los brazos y se pega lo máximo al cuerpo», explica la entidad.

¿Cómo prevenir lesiones?

Con la nueva mochila ya comprada, solo queda estrenarla. El curso es muy largo. Los niños, cada día, llevarán uno u otros libros y demás material escolar para poder afrontar sus clases con éxito. Así que, para evitar molestias en la espalda, los mejor es:

1. Que la mochila no pese mucho: evita que supere el 10% del peso del menor.

2. Las cosas más pesadas siempre en la parte inferior de la cartera. Después, mete lo más ligero (libretas, agenda, estuche, almuerzo… ). Esta organización ayuda a conservar la espalda.

3. Llevar el peso en el centro de la espalda, a nivel de la cintura y pegado al cuerpo. Tiene que quedar a la altura de la zona lumbar.

4. A la hora de ponerse la mochila, es recomendable subirla a una mesa en lugar de agacharse.

5. Retira cada día lo que no vaya a usar.

6. Llevar la mochila correctamente colocada, utilizando siempre las dos cintas para los hombros, que deben ir bien sujetas.

7. Es fundamental que el menor tenga una musculatura adecuada. Para ello es conveniente realizar ejercicio físico y evitar estar sentado mucho tiempo delante de las pantallas.