El 32% de los empleados de Castilla y León trabaja para empresas de fuera de la comunidad

Empleadas de una gasolinera de Villagonzalo de Pedernales, en Burgos. /G. Villamil
Empleadas de una gasolinera de Villagonzalo de Pedernales, en Burgos. / G. Villamil

CCOO advierte de la «debilidad» del tejido empresarial de Castilla y León, con 274.098 asalariados que dependen de decisiones que se toman fuera del territorio castellano y leónes

El Norte
EL NORTEValladolid

El 31,8% de los salarios percibidos por trabajadores de Castilla y León procedieron de empresas con sede radicada fuera del territorio autonómico en 2017, según el informe Mercado de Trabajo y Pensiones en las Fuentes Tributarias elaborado por el Gabinete Técnico de CCOO en la comunidad. El estudio dirigido por el secretario de Estudios y Asesoramiento de la central sindical, Carlos Castedo, advierte de que este dato pone de manifiesto la «debilidad» del tejido empresarial de la Castilla y León, informa Ical.

El dato preocupa «especialmente» a CCOO, según Castedo, «en momentos en los que asistimos a sucesivas deslocalizaciones de empresas que tienen centros de trabajo en Castilla y León pero cuyas direcciones, y por tanto su capacidad de decisión, están fuera de nuestra xomunidad». En concreto, la diferencia existente entre los datos salariales que obran en la Agencia Tributaria según la óptica del pagador y del perceptor, constata que en 2017, en Castilla y León se abonaron 18.112,43 millones en salarios, de los que 12.355,74 correspondieron a empresas con sede en la comunidad, y 5.756,68, a otras radicadas fuera.

Esto ocurre en la de la mayoría de las autonomías, excepto en Madrid y Cantabria, desde donde se pagan cuantías salariales mucho más elevadas de las que corresponden exclusivamente a trabajadores de sus territorios. En concreto, desde la capital de España, se abonan 74.235,79 millones de euros en salarios a los trabajadores madrileños y otros 35.622 a otros empleados de fuera de la comunidad; y en la autonomía cántabra, 4.539,6 millones a los cántabros y 745,2 millones fuera.

Salarios percibidos por empresas radicadas fuera de Castilla y León.
Salarios percibidos por empresas radicadas fuera de Castilla y León. / F. S. / Ical

CCOO explica que la situación de la comunidad se debe especialmente al efecto capitalidad de Madrid, pero por su magnitud es «especialmente preocupante», ya que Castilla y León fue la segunda autonomía en 2017, con un «desequilibrio más intenso» en cuanto a los salarios recibidos desde fuera, sólo por detrás de Castilla-La Mancha, con un 33,3%.

En cuanto a los asalariados, el documento constata que fueron 964.297 las personas de la comunidad que percibieron salarios y su montante total fue de 18.112,4 millones de euros. Las empresas de Castilla y León solo pagaron 12.355,7 millones a 690.199 trabajadores, lo que supone que las retribuciones de 274.098 empleados dependen de decisiones que se toman fuera de las fronteras de Castilla y León.

En términos porcentuales, el 71,6% de las personas y del 68,2% de la masa salarial dependía de empresas con sede en Castilla y León, mientras que el 28,4% de los trabajadores y el 31,8% de los salarios estaban sujetos a empresas de fuera. «Este hecho tiene su causa en el efecto sede de muchas empresas que tienen centros de trabajo en Castilla y León pero que fiscalmente están radicadas en otras autonomías, principalmente en Madrid», resumieron desde CCOO.

El análisis del número de asalariados refleja también que solo empresas de Madrid y Cataluña pagaron a más asalariados de los que trabajaban en sus territorios, en el caso de los madrileños a 1,81 millones, y en el de los catalanes a 6.431.

Preocupación

El sindicato también destaca la negativa evolución en el tiempo de este indicador, aunque reconoce que en 2017 «se ha detenido el continuo crecimiento de esta situación que se dio en años anteriores». En concreto, recalca que en 2010 fueron el 75% de las personas y el 72,2% de las retribuciones las que se asumieron desde la Comunidad, y el año pasado fueron el 71,6% y el 68,2%, respectivamente.

En este sentido, Carlos Castedo sentencia en su informe que la conclusión es que «asistimos a un preocupante encogimiento del tejido empresarial propio de Castilla y León, en beneficio de empresas radicadas en otras comunidades autónomas».

CCOO demanda en su documento medidas que intensifiquen las políticas de estímulo en sectores que permitan que la reactivación de la economía se traslade a la creación de empleo de calidad. Apelan desde el sindicato a un cambio de modelo productivo que pasa, además de por la formación, por el «aumento de las inversiones públicas y privadas en I+D». Asimismo, exponen sus responsables que debería estar enfocado a intentar corregir, o al menos a tratar de reducir, las desigualdades territoriales existentes en Castilla y León, que hacen que sea diferente el ritmo de desarrollo que tienen las provincias y las comarcas.

La central exige el desarrollo de políticas activas de empleo, especialmente enfocadas a la formación y la orientación profesional para incrementar la empleabilidad de los trabajadores y a reducir la tasa de desempleo, además de frenar la salida de personas de Castilla y León hacia el extranjero y hacia otras autonomías en busca de una oportunidad de desarrollo personal a través del empleo, algo que «está ocasionando un grave perjuicio demográfico a la Comunidad y que a medio plazo tendrá consecuencias todavía más graves que las actuales».

 

Fotos

Vídeos