Empieza en Ávila el juicio por el accidente de autobús de Tornadizos

Varios bomberos, junto a los cuerpos de los fallecidos, en el lugar del accidente,/R. H.
Varios bomberos, junto a los cuerpos de los fallecidos, en el lugar del accidente, / R. H.

El conductor del autocar siniestrado en agosto de 2013 se enfrenta a peticiones de cuatro años de cárcel por las nueve víctimas mortales y por varios delitos de lesiones de los heridos

EL NORTE

El juicio por el accidente de un autobús ocurrido en Tornadizos a primera hora de la mañana del 8 de julio de 2013 en el que hubo nueve víctimas mortales empieza a celebrarse hoy, cuatro años después del siniestro, y en el mismo están llamadas a declarar 35 personas, entre el acusado, los testigos y peritos.

El acusado es el conductor del vehículo, para el que se pide cuatro años de prisión y cinco de privación del carné de conducir por nueve delitos de homicidio por imprudencia grave y trece de lesiones, mientras que la defensa del chófer del autocar siniestrado solicita la libre absolución al considerar el hecho como fortuito, informa Europa Press.

El Juzgado de lo Penal de Ávila será escenario hoy de la declaración del acusado y ocho testigos. Mañana acudirán doce testigos más y para el miércoles están llamados el resto de testigos y los peritos de la Guardia Civil y del Instituto Universitario de Investigación del Automóvil, terminando el jueves 15 con la declaración de los peritos propuestos por la defensa y los médicos forenses, junto a la prueba documental, las conclusiones y los informes finales.

La vista oral enjuiciará el accidente ocurrido el 8 de julio de 2013, cuando el autobús que se dirigía a Ávila por la N-403, se salió por el lado derecho de la calzada provocando nueve fallecidos y numerosos heridos.

La Fiscalía acusa al conductor de falta de atención por «un episodio de microsueño» por el cansancio e incumplimiento de los descansos oportunos, lo que provocó su salida de la vía y que superase los 90 kilómetros por hora hasta llegar a los 108,8 y 110.

El Fiscal pide cinturones de seguridad

El fiscal delegado de Seguridad Vial de Ávila, Óscar Barrios, defiende la necesidad de «adaptar progresivamente los autocares a la normativa en vigor en materia de cinturones de seguridad» para evitar que se produzcan muertes en accidentes de tráfico. Barrios realiza esta reflexión en el informe que realizó tras el grave accidente que tuvo lugar el 8 de junio de 2013 en Tornadizos, informa Efe. Ese vehículo, que en aquel momento tenía una antigüedad de dieciséis años, solo llevaba incorporado un cinturón en la plaza central de la última fila, ya que no era obligatorio que contara con esta medida de seguridad. «El ocupante -de la plaza que tenía cinturón- no lo llevaba puesto y resultó ser una de las personas lesionadas de mayor importancia», recoge el informe, que concluye que «de haber llevado cinturones de seguridad el vehículo y si estos se hubieran utilizado, los resultados hubieran sido mucho menores».