«Puede ser el espectador el que está recibiendo el perdón o el que lo pide, esa ambigüedad me gustaba»

Sonia Martín, Eduardo Palacios y Jesús García, en la presentación de la muestra M. R./
Sonia Martín, Eduardo Palacios y Jesús García, en la presentación de la muestra M. R.

Eduardo Palacios, autor del cartel de 'Reconciliare' muestra su lado más personal en la exposición ‘de-espacios’

MÒNICA RICOsegovia

A través de dibujo en grafito, con pequeños realces de color en puntos a destacar, el artista riojano afincado en Ávila Eduardo Palacios, muestra su lado más personal en de-espacios, una exposición que se puede visitar en la sala Tenerías hasta el próximo 11 de junio. Según apuntó el propio autor, se denomina así por un juego de palabras, que hace referencia al ritmo de su trayectoria, que él mismo busca y pretende que vaya «despacio», y a sus obras, que son «espacios y son lugares. Espacios concretos en el tiempo, de mi entorno, de mi casa, de mis cosas, de la gente que tengo cercana.».

De hecho, buena parte de las obras están protagonizadas por su familia. Sus hermanos y sus sobrinas se mezclan con un autorretrato y son parte fundamental de la exposición. «Qué mejor que representar a lo más cercano que tengo, mis hermanos y sus hijos», comentó Palacios. En la muestra también están presentes Las Edades del Hombre, pues el artista riojano es el autor del cartel de Reconciliare y de los de las últimas seis exposiciones del ciclo expositivo de arte sacro.

En la sala de Tenerías se encuentran algunas de estas imágenes. Como El Legado de Santa Teresa, que anunció la exposición de Ávila; Monacatus, su primer cartel para Las Edades, que fue para la exposición de Oña (Burgos); el de Eucharistía, celebrada en Aranda de Duero en el año 2014; y las tres imágenes que se crearon para Aqua, la última edición celebrada en Toro el año pasado.

En esta colección falta Reconciliare, título de la exposición que se desarrolla en Cuéllar, cuya imagen original forma parte de la exposición y puede ser admirada en la iglesia de San Andrés, en el inicio de la muestra. Sobre esta obra, Palacios reconoció que el tema «era un poco difícil, porque era algo abstracto. Hablar del perdón y tener que plasmarlo en un cartel era complicado». Pero supo salir airoso gracias a la representación de las manos, un tema (el de la expresividad de las manos), recurrente en su obra, tal y como aseguró el propio autor.

El cuadro es una figura completa, que posteriormente se cortó y de la que se seleccionó un trozo «para darle más énfasis al gesto de la mano. Es una mano que se tiende, que se ofrece, pero como siempre, hay una doble lectura, o yo pretende que exista». Palacios reconoció que la figura humana no es la de alguien concreto, ni siquiera un apóstol o un personaje similar. De hecho, se ignora si es una persona que peca o perdona: «Pueden ser las dos variantes. Se ofrece al espectador y es el espectador el que, en ese juego, puede ser él mismo el que está recibiendo ese perdón o el que lo pide, y esa ambigüedad me gustaba», apuntó. Así se reconcilian dos personas, el espectador y el motivo del cuadro.

Palacios tuvo la oportunidad también de visitar Reconciliare, que describió como «maravillosa» y de la que destacó sus obras «excepcionales» y el gusto y la delicadeza con la que se ha montado la exposición. El artista, que lleva seis años ya trabajando con la Fundación Las Edades del Hombre, destacó la buena relación que le une a Gonzalo Jiménez, el secretario general, con quien se reúne antes de cada edición tras conocer el tema, para buscar la idea, ponerla en común, y luego desarrollar la creación. «Y la idea es lo más importante, luego la imagen es secundaria», explicó.

La exposición de Palacios que se puede ver en Tenerías se completa con algunas naturalezas muertas. Según apuntó el autor forman parte de «un estudio básicamente de la luz cogido de natural», igual que el resto de su obra a excepción de los retratos.

Programa oficial

Con la muestra de Eduardo Palacios se abre de forma oficial el programa de exposiciones que se van a desarrollar en la villa conLas Edades del Hombre como trasfondo. Así lo destacó en la presentación la concejala de Cultura, Sonia Martín, quien aseguró que era la mejor forma de inaugurar esta programación.

Martín también agradeció al secretario de la Fundación Las Edades del Hombre, Gonzalo Jiménez, que esté guiando al Ayuntamiento sobre las exposiciones que se van a poder ver a lo largo de los próximos meses en Cuéllar. «Todas diferentes tipos, pero todas de un alto nivel», declaró la concejala.

Junto a Palacios y Martín, en el acto inaugural también participó el alcalde de la villa, Jesús García, que aplaudió la obra del autor, ante la cual se mostró «impresionado» por su realismo, casi hiperrealismo, pues le recordó la obra de Antonio López. De hecho, el propio Palacios manifestó que de-espacios tiene parte del pintor realista, pues ha acudido a cursos y talleres con él y «la influencia se nota», aunque aclaró que su obra también está influenciada por otros muchos artistas. Por eso, aunque es licenciado en Bellas Artes, Eduardo Palacio se considera autodidacta porque «siempre aprendes, también de ti mismo, y siempre vas evolucionando, aunque también de lo que ves fuera, de los maestros».

Palacios es profesor en un colegio de Ávila y da clases de pintura para aficionados. De ahí que indicara que «realmente no me dedico a la pintura». No obstante, afirmó que intenta sacar el mayor tiempo posible para dedicarlo a pintar. Por estas razones sus exposiciones son muy limitadas, y apenas se presenta a concursos. En parte porque quiere que su trayectoria vaya «poquito a poco». Pero reconoció que sí, le gusta exponer, y señaló que cada nueva muestra «es un reto» al que se enfrenta cada vez con más seguridad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos