Las Edades del Hombre permitirán redescubrir la riqueza mudéjar de Cuéllar

‘Reconciliare’ integrará este arte, que tiene uno de sus máximos exponentes en la villa, con una ruta por el casco histórico

MÓNICA RICOcuéllar

Esta misma semana comenzaban los trabajos de montaje de Reconciliare, la muestra de Las Edades del Hombre que acogerá Cuéllar desde abril hasta noviembre. Con ello se abre un período de casi tres meses para ejecutar el diseño de la exposición, que se han abierto con labores para adaptar la instalación eléctrica, carpintería, distribución y saneamiento. Más tarde llegará la adecuación de los espacios para la llegada de las obras de arte que protagonizarán el relato de la muestra de arte sacro, que se divide en un preámbulo y cuatro capítulos basados en la temática de la reconciliación, con el simbolismo del perdón y el hallazgo en San Esteban de un conjunto de bulas incunables en la tumba de Isabel de Zuazo, como trasfondo histórico.

Iglesia de San Martín, el centro de recepción

En su exterior está prevista la instalación del Centro de Recepción de Visitantes que estará en funcionamiento durante todo el tiempo de apertura al público de Reconciliare. El interior del templo acogerá los capítulos dos y tres de la exposición de Las Edades del Hombre. La iglesia de San Martín se encuentra junto al castillo de los duques de Alburquerque (sede del Archivo Ducal), y en la actualidad alberga también el Centro de Interpretación del Arte Mudéjar, en el que se puede descubrir cómo surgió ese arte y varias de las muestras que existen en la localidad y en el municipio, aunque la actividad de este centro ha cesado de forma provisional para albergar la exposición. La iglesia de San Martín es Monumento Artístico Nacional desde 1931.

El recorrido comenzará en la iglesia de San Andrés, que acogerá el preámbulo (In principio-Para empezar) y el primer capítulo (Hieri-Antaño). El templo se sitúa extramuros de la ciudad y se sabe que ya estaba construida en el año 1277. Tiene tres naves y crucero con tres ábsides, el central de mayor tamaño, decorado en el exterior con dos arquerías ciegas de medio punto y ventanas en un piso superior separadas por frisos de esquinillas. La iglesia se decora con ladrillo y su portada principal se levantó sobre otra anterior románica.

San Andrés, mudéjar con base románica

Acogerá el preámbulo y el primer capítulo de Reconciliare. Se sitúa extramuros de la ciudad histórica y aún tiene culto, al menos una vez a la semana, ahora suspendido para la exposición. Se sabe que ya estaba construida en el año 1277. Decorada en ladrillo, su portada principal se levantó sobre otra anterior románica. Es el templo mudéjar más completo de la villa. De su interior destacan numerosas pinturas y tallas, como la Virgen de la Rochela o el Cristo de San Gil, y sobre todo un calvario gótico primitivo que formó parte de la primera edición de Las Edades celebrada en Valladolid.

Se trata de uno de los templos mudéjares más completos de la localidad, con base de mampostería y zócalo de sillares de piedra caliza, sobre el cual se levantan los muros con las arquerías de ladrillos que recorren los tres ábsides y los muros de las naves laterales. De su interior destacan varios retablos barrocos, que albergan pinturas y tallas de una interesante factura, como la Virgen de la Rochela o el Cristo de San Gil, sin olvidar un calvario del gótico primitivo que formó parte de la primera edición de la exposición Las Edades del Hombre. También son punto de atención unas pinturas en los ábsides, de motivos geométricos en tonos rojos y negros, halladas tras unas obras de restauración.

Iglesia de San Esteban, el capítulo cuarto junto a la Plaza Mayor

Albergará el capítulo cuarto de Reconciliare. Se encuentra cerrando la muralla de la ciudadela por el lado este, muy próxima a la Plaza Mayor de Cuéllar. Fue declarada Monumento Artístico Nacional en 1931. Del templo destaca su imponente ábside de ladrillo y en su interior los sepulcros ojivales de alabastro del siglo XV con yeserías mudéjares donde se hallaron varios cuerpos momificados y numerosos documentos como un importante conjunto de bulas, algunas de ellas incunables.

El siguiente paso en el recorrido de Reconciliare será la iglesia de San Martín, que además de acoger el centro de recepción de visitantes, albergará los capítulos segundo (In figura-Por ejemplo) y tercero (Hodie-hoy). Este templo se encuentra situado a escasos metros del castillo de los Duques de Alburquerque y en la actualidad alberga el Centro de Interpretación del Arte Mudéjar, que ha paralizado su actividad para dejar paso a la muestra artística. San Martín es una de las mejores muestras de la arquitectura de la villa. Declarada Monumento Artístico Nacional en el año 1931, cuenta con uno de los triples ábsides mudéjares más interesantes de la región. Su planta tiene tres naves, la central, de mayor anchura y altura, separada del resto por pilares y cubiertas de ladrillo con arcos fajones, con el ábside central con bóveda de horno. En el exterior, los ábsides se decoran con arquerías ciegas de medio punto dobladas, siendo la superior arquitrabada.

Las bulas, el Año de la Misericordia y Reconciliare

argumentos de la exposición

Durante la restauración de las yeserías mudéjares que adornan los enterramientos existentes en el presbiterio de la iglesia de San Esteban se encontraron varios esqueletos momificados. Se trataba en concreto de un conjunto funerario donde se localizaron los cuerpos de siete personas, de los que cinco estaban envueltos en sudarios y momificados.

De este hallazgo cabe destacar que en el féretro perteneciente a Isabel de Zuazo se descubrieron documentos como un libro de horas y un importante conjunto de bulas, algunas de ellas incunables. Este descubrimiento llevó a los párrocos, las autoridades civiles de Cuéllar y a la Delegación Diocesana de Patrimonio de Segovia a proponer el tema de la Reconciliación como elemento guía de la exposición de Las Edades del Hombre.

Aunque en la Fundación se barajaron otros posibles temas, finalmente se optó por la sugerencia ofrecida por las autoridades de Cuéllar y diocesanas, pero con un matiz importante: poner el acento en la necesidad que el mundo tiene de reconciliación, es decir, Reconciliare: reconciliar.

A pesar de que en el trasfondo histórico esté el hecho del hallazgo de las bulas, lo que definitivamente animó a elegir el tema es que podía ser un buen final al año jubilar de la Misericordia, impulsado por el Papa Francisco, que se cerró hace apenas unos meses, y de manera especial la necesidad que tiene el mundo de reconciliación. Esta nueva edición quiere ser una representación de una doble realidad: una mirada positiva, sobre la misericordia de Dios y su grandeza, y otra realista, sobre la divisón y el odio existentes en la actualidad.

La torre es independiente y se sitúa a los pies del templo y fue recuperada hace unos meses. Estas mejoras se suman a las de reparación y limpieza de paramentos en el templo y el adecentamiento de la cabecera. Durante la realización de estas obras salieron a la luz varias tumbas antropomorfas en ladrillo situadas junto al muro sur, que ahora serán puestas en valor y que supondrán un atractivo más para los visitantes.

El último paso en el recorrido de Reconciliare será la iglesia de San Esteban, que acogerá el cuarto y último capítulo de la exposición (Semper-Siempre). El templo se encuentra cerrando la muralla de la ciudadela por el lado este y del mismo destaca su imponente ábside de ladrillo, que en el exterior está formado por un tramo recto y otro semicircular, alternando en su decoración frisos de arcos de medio punto con ladrillos en esquinillas y huecos adintelados. Fue declarada en 1931 Monumento Artístico Nacional y en su interior, en el presbiterio, se encuentran cuatro sepulcros ojivales de alabastro del siglo XV, adornados con arabescos mudéjares policromados. En el interior de las tumbas fueron hallados varios esqueletos momificados y documentos como libros de oración y bulas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos