Los embalses del Duero alcanzan el 59% de su capacidad

Último tercio del invierno (2018). La situación comenzó a mejorar en el embalse de Aguilar. /Nuria Estalayo
Último tercio del invierno (2018). La situación comenzó a mejorar en el embalse de Aguilar. / Nuria Estalayo

Las últimas borrascas de marzo, las nevadas de febrero y el posterior deshielo han provocado un claro cambio de tendencia en la situación hidrológica

Nieves Caballero
NIEVES CABALLEROValladolid

Las últimas borrascas de marzo, las nevadas de febrero y el posterior deshielo han provocado un claro cambio de tendencia en la situación hidrológica de los 18 embalses de la cuenca del Duero, que acumulan 1.704 hectómetros cúbicos de agua, casi el 60% de su capacidad total y un punto por encima de hace un año. En los últimos ocho días se han registrado entradas de 381 hectómetros cúbicos, es decir, muy cerca de la cuarta parte del total actual. Pese a todo, no se puede afirmar que la situación de sequía haya desaparecido porque los pantanos se encuentran once puntos por debajo de la media de agua de la última década. La peor parte se la llevan los sistemas Carrión y Pisuerga-Bajo Duero.

El volumen de agua embalsada tras las intensas lluvias ha subido del 32% al 59% en un mes, según los últimos datos facilitados por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), en cuya sede se reunió ayer la Comisión Permanente de la Sequía de la cuenca para evaluar la situación de los 18 embalses del Estado. Un encuentro que sirvió para confirmar una significativa mejora desde el anterior, que se produjo en febrero, momento en el que los pantanos estaban al 32,9%.

«Las sucesivas borrascas atlánticas que han barrido la Cuenca del Duero desde finales de febrero han permitido que las reservas de agua hayan experimentado un importante incremento», según los datos difundidos por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. En los últimos ocho días se han recogido 381 hectómetros cúbicos de agua en los 18 embalses de la Cuenca del Duero que pertenecen al Estado. Destaca la mejora del de Santa Teresa, en el Tormes, con una aportación de 216 metros cúbicos por segundo durante la última semana. Hace 15 días, este embalse se encontraba al 38% de su capacidad, mientras que en la actualidad está al 90%, de manera que ha duplicado su volumen.

Barco de Ávila y Puente Congosto permanecían en alerta por la crecida del río Tormes

La CHD admite que se ha registrado «una mejora sustancial» que habrá que tener en cuenta a la hora de planificar la próxima campaña de regadío», que arrancará en abril, ya que «el volumen de agua embalsado está a tan solo once puntos de la media de la última década». Al mismo tiempo, subraya que «tanto la existencia de nieve en las montañas como la previsión de nuevas precipitaciones» permiten ser optimistas respecto a la evolución del volumen de agua recogida en los embalses.

Inicio del otoño (2017). La presa del pantano de Aguilar, en la provincia de Palencia.
Inicio del otoño (2017). La presa del pantano de Aguilar, en la provincia de Palencia. / Nuria Estalayo

«A pesar de la mejoría experimentada, la cuenca del Duero continúa en situación de déficit hídrico», advierte la Confederación Hidrográfica del Duero, «ya que los indicadores de febrero siguen igual que el mes anterior en los trece sistemas, si bien el cambio de tendencia por las intensas lluvias de la primera quincena de marzo fomenta el optimismo, y puede determinar la superación de este déficit hídrico a lo largo de la primavera».

Sistemas Carrión y Pisuerga

La preocupación se mantiene en los sistemas Carrión (embalses de Camporredondo y Compuerto) y Pisuerga-Bajo Duero (embalses de Requejada, Cervera y Aguilar). En cualquier caso, según asegura la Confederación Hidrográfica del Duero, «todas las zonas de riego tendrán una dotación de agua por hectárea que se va a determinar en las juntas de explotación recién iniciadas». Esa cantidad será confirmada por la Comisión de Desembalse prevista para principios de abril, según el agua disponible.

Durante la reunión de ayer, «se ha aprobado una propuesta para exigir el uso de contadores para todos los titulares de concesiones, desde ríos regulados, de tipo segundo (entre 20.000 y 500.000 metros cúbicos de consumo al año), tercero (entre 500.000 y 1.500.000 metros cúbicos anuales) y cuarto (más de 1.500.000 metros cúbicos anuales), para racionalizar la gestión del agua disponible y mejorar el aprovechamiento». De esta manera, los interesados deberán comunicar a la CHD la lectura de caudalímetros los días 1 de abril, 1 de julio y 30 de septiembre, para computar los volúmenes consumidos por trimestre y la superficie regada, al multiplicar la dotación fijada por el número de hectáreas amparado en la concesión.

El temporal está dejando abundantes precipitaciones en toda Castilla y León

Mientras tanto, ‘Gisela’, el nuevo temporal de agua y viento que afecta a toda Castilla y León, está dejando abundantes precipitaciones y fuertes rachas en la mayor parte de la comunidad autónoma, especialmente en zonas de montaña. En el puerto del Pico (Ávila), se habían registrado hasta las cuatro de la tarde de ayer 115 litros por metro cuadrado, mientras que en La Covatilla (Salamanca) se acumulaban 71,8 litros, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) facilitados por Ical.

También en la provincia abulense permanecían en alerta por el aumento del caudal del río Tormes en Barco de Ávila y Puente Congosto. Las lluvias también fueron copiosas en Cervera de Pisuerga (con 37,8 litros), en Sanabria (31,2 litros), en Velilla del Río Carrión y en Villardeciervos (26 litros).

Mejoría

La situación para hoy mejora y los avisos de la Aemet solo se mantienen en zonas montañosas. Así se esperan nevadas copiosas en Sanabria y en zonas de la cordillera Cantábrica de León y Palencia. También se esperan