Crecen el 2,8% las exportaciones de vino de Castilla y León y el sector confía en cerrar un año récord

Suiza, Alemania y Estados Unidos son los principales clientes de los vinos de la región./Henar Sastre
Suiza, Alemania y Estados Unidos son los principales clientes de los vinos de la región. / Henar Sastre

Las bodegas han conquistado destinos exóticos y consolidado sus mercados internacionales

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZAranda de Duero

Cada vez se logra abrir un mayor número de mercados, con perfiles más variados y exóticos. Los vinos de Castilla y León rompen fronteras y están presentes en decenas de países de los cinco continentes, con unos índices de exportación que dibujan una línea ascendente desde el año 2009. A pesar de que Suiza, Alemania y Estados Unidos son los mercados principales de venta de los vinos de la región y que históricamente han liderado la clasificación, irrumpen ahora también lugares más peculiares. Sobre todo, países musulmanes o puntos remotos del planeta, que se convierten en paraísos para turistas de gran poder adquisitivo.

Los datos oficiales recogidos entre enero y agosto, pronostican que 2018 volverá a ser un año de récord en exportaciones para el sector vitivinícola de Castilla y León. En los ocho primeros meses de este año, las ventas fuera de España han logrado un ascenso del 2,8% respecto al mismo periodo de 2017, según los datos la Dirección General de Presupuestos y Estadística de la Junta de Castilla y León. Hasta agosto, las bodegas de la región han realizado exportaciones por un valor de 110 millones de euros, frente a los 107 millones del pasado año. El fiel mercado suizo lidera con ventaja la compra de vino de Castilla y León. De momento, este año ha adquirido botellas por un valor global de 19,2 millones de euros. Le sigue Alemania, otro de los países incondicionales, que se ha gastado 13 millones.

Cruzando el charco, Estados Unidos se coloca en tercer lugar con 12,5 millones de euros en importaciones de vino de la región, una cifra casi idéntica a las exportaciones a México. En el quinto y sexto lugar, ya lejos de esas cifras, están los Países Bajos con 6,4 millones de euros y China con cinco millones. Reino Unido consume vino de Castilla y León por un valor de 4,8 millones, en un mercado que se ha visto y se verá aún más tocado a partir del próximo mes de marzo, por el Bréxit. El público nipón sigue también respondiendo al mercado vitivinícola regional con un millón y medio de euros. En la lista de los 30 principales países donde se exporta y, por ende, se consume vino de Castilla y León, llama la atención la presencia de lugares como Argelia, Emiratos Árabes Unidos, Guinea Ecuatorial o Australia.

Valladolid lidera

Respecto a las cifras de ventas de vino en el exterior por provincias, Valladolid lidera claramente el 'ranking'. Se exportan botellas por valor de 69 millones de euros y los datos constatan que dos de cada tres botellas que se venden fuera de España, salen de esa provincia. Le sigue muy de lejos Burgos, con ventas por valor de 16 millones de euros y un receso respecto a 2017 de más de tres millones (el 16,4 %). Baja también la exportación en estos ocho meses en Salamanca, se reduce el 20 %, con unas ventas de 1,9 millones de euros. Por el contrario, destaca el aumento de las cifras en la provincia de Palencia, donde de 33.000 euros de exportaciones durante 2017, se ha pasado a dos millones de euros en los ocho primeros meses de este año. Llamativo también el ascenso de Soria que incrementa en el 45% sus exportaciones.

En la tendencia de las ventas internacionales en la última década, se constata el crecimiento y la consolidación de los vinos de Castilla y León en el mercado exterior. El valor de las exportaciones de vino ha aumentado casi el 80%. De esta manera, de los 98,5 millones de euros que se registraron en 2008, se ha pasado a los 175,9 millones de 2017.

Carácter exportador

Bodegas Protos fue una de las pioneras en la apertura de mercados. Lleva exportando más de 40 años y, en la actualidad, ha superado el centenar de países donde se puede comprar su vino. La elaboradora de Ribera del Duero tiene su producto en lugares tan exóticos como la isla de Guam, situada en el pacífico occidental. En su día fue una colonia española y también famosa por la historia de un ciudadano japonés que durante décadas residió allí, en la selva, pensando que la segunda Guerra Mundial no había terminado. El continente africano tampoco se resiste a los vinos de la bodega de Peñafiel, con presencia en Kenia, Túnez, Marruecos, Ghana, Guinea Ecuatorial o Islas Mauricio. «En todos los países donde hay extranjeros o turistas con poder adquisitivo siempre hay una oportunidad de vender en los hoteles, ahí se vende más en el canal de la hostelería», detalla el director General de Protos, Carlos Villar.

En cualquier caso, explica que el grueso de las exportaciones está en Europa y Estados Unidos, pero «todo hace marca, la gente viaja mucho y las marcas ahora son más globales». También alude a la presencia de los vinos en un gran número de 'Duty Free' de aeropuertos y en líneas de cruceros. «Somos conscientes de que el futuro para una marca como la nuestra es la exportación porque el mercado doméstico es muy limitado y, si se quiere seguir creciendo y continuar siendo una marca de prestigio, hay que salir fuera», insiste. Por ello, la bodega cuenta con un departamento de exportación con tres personas viviendo en destino y otras tres en origen.

Por su parte, Agustín Maíllo, propietario de Vinos La Zorra en la D.O Sierra de Salamanca cifra en el 70% su nivel de exportación. «Lo cierto es que para una bodega pequeña trabajar por palés ya supone volúmenes. Producir menos es más caro y eso nos obligan a vender en un segmento un poco más alto. Para eso, además, necesitas ofrecer algo distinto, de calidad y con una buena imagen», indica. En esta línea, añade que sus principales puntos de venta son Estados Unidos, Suecia, Dinamarca, Alemania, Brasil, Canadá y China. Maíllo desvela que, en estos momentos, está intentando abrir nuevos frentes comerciales en Sudamérica.

Restaurantes y tiendas

El carácter exportador también está presente en la bodega Elías Mora de la DO Toro. Cifra sus ventas fuera de España en alrededor del 60% de su producción. Su comercio en el extranjero, al igual que en el canal nacional, se centra en pequeños distribuidores muy especializados que atienden a restauración y tiendas, nunca grandes superficies. La directora de la bodega, Victoria Benavides, afirma que los vinos que elaboran se venden en partes muy variadas del planeta. «A pesar de que nuestros mejores mercados son Suiza, Estados Unidos y Alemania, tenemos clientes por todo el mundo, por ejemplo, en Sudamérica, Taiwan, Indonesia, Japón…», detalla. En este sentido, incide en que la bodega busca clientes objetivos que «sepan reconocer la peculiaridad del producto, un vino especial ligado a la tierra. Da más trabajo, pero a larga también mucha estabilidad».

Vinos distintos

Charlotte Allen mantiene que exporta alrededor de la mitad de su producción. Esta inglesa afincada en la DO Arribes e impulsora de la Bodega AlmaRoja, lleva once años elaborando vino en esa zona vitivinícola. «Al principio imaginaba que iba a venderlo todo fuera, pero el mercado aquí ha cambiado mucho. Los vinos distintos, que hace diez años eran difíciles de vender, tienen un mercado cada vez más importante aquí», indica. En cualquier caso, su principal cliente fuera de España es Estados Unidos que califica como un «buen mercado para vinos que no son de las denominaciones tradicionales». Inglaterra, Suiza y Bélgica son otros de los destinos fundamentales de sus vinos. Charlotte desvela también que está en contactos para comercializar en Filipinas. Respecto al futuro del comercio con Reino Unido después del Brexit, confiesa que «hay mucha incertidumbre, no sabemos lo que va a pasar».