La consejera de Educación ve posible implantar la jornada de 35 horas para los profesores durante este curso

La consejera de Educación, Rocío Lucas/. Rubén Cacho-ICAL
La consejera de Educación, Rocío Lucas / . Rubén Cacho-ICAL

Rocío Lucas anuncia que en el año académico 2020-2021 se implantará de manera progresiva la universalización y gratuidad de la educación para los niños de cero a tres años

Álvaro Gómez
ÁLVARO GÓMEZValladolid

Una de las apuestas con las que la consejera de Educación, Rocío Lucas, inicia su primer curso escolar es el incremento de docentes y la mejora de sus condiciones laborales, con la implantación de la jornada de 35 horas semanales para los docentes como medida estrella. Al involucrar a todos los empleados públicos de la Junta, esta acción no puede plantearse únicamente desde la Consejería, pero Lucas ha mostrado su compromiso de reunirse «inmediatamente» con las organizaciones sindicales para tratar este tema. Añade la consejera que «todavía hay margen para implantar la jornada de 35 horas durante este curso», y anuncia que por su parte «hay voluntad negociadora». Por el momento es pronto para estimar el coste que podría suponer a su departamento según indicó la consejera, quien explicó que además será necesario hacer un análisis para ver si es más conveniente implantar la jornada de forma progresiva o de forma inmediata.

En la presentación del nuevo curso escolar 2019-2020, Rocío Lucas también anunció que trabajarán por la universalización y la gratuidad del primer ciclo de Educación Infantil correspondiente a niños de cero a tres años. En este caso no podrá realizarse de forma inmediata al ser una competencia nueva de Educación -antes lo era de Familia e Igualdad de Oportunidades- y faltar todavía varios trámites por realizar entre las consejerías para que se complete la transferencia. La consejera aseguró que esta medida se abordará durante este año académico y «la idea es que el siguiente curso se vaya implantando progresivamente».

Aumento de alumnos y profesores

Para este curso que iniciará el próximo lunes 9 de septiembre y que contará con un ligero aumento del número de alumnos y de profesores, la Junta aboga por impulsar el modelo educativo de Castilla y León para «consolidarlo como vanguardia internacional» mediante el diálogo con todas las partes implicadas. Los 347.987 alumnos que estiman que empiecen el curso suponen un incremento del 0,3% respecto el curso anterior y una ligera subida en todas las provincias excepto en León. Los matriculados en Educación Infantil de primer ciclo, de segundo ciclo y Educación Primaria descienden -0,2%, 1,4% y 0,2% respectivamente- mientras que aumenta el número de alumnos en la ESO (0,1%), en Bachillerato (0,3%), en Educación Especial (0,4%) y sobre todo en Formación Profesional, pues los 42.225 matriculados para este curso suponen un aumento del 4,7% respecto al anterior. En este sentido, otro anuncio de la Consejería es apostar por la FP, especialmente por la Formación Profesional Dual, en la que aumentarán cerca del 25% los alumnos, el 20% las empresas participantes y el 26% los centros que lo oferten. «Queremos mejorarla e incrementar la oferta», expuso Rocío Lucas.

Ningún centro educativo cerrará sus puertas durante este curso

La Junta abogará en este nuevo curso por la flexibilización de ratios en el ámbito rural y de nuevo mantendrá de manera temporal aquellos centros con mínimo tres alumnos. Para este curso serán 42, dos más que en el anterior y de ellos, ocho contarán con tres alumnos y los otros 34 con cuatro matriculados. Además, Rocío Lucas anunció que en este nuevo año académico «no se cierra ninguna unidad educativa». La consejera considera que las fluctuaciones del número de alumnos en los Colegios Rurales Agrupados (CRA) son «leves» y se deben sobre todo a «la decisión de los padres». De los ocho CRA con previsiones de tres alumnos, tres se encuentran en León, en las localidades de Canedo, Palacios de Fontecha y Requejo de la Vega; dos en Ávila, en Gotarrendura y Serranillos; uno en la provincia de Burgos, en Arauzo de Miel, uno en la localidad palentina de Villaumbrales y otro en Zamora, en Villalba de la Lamprana. Los centros incompletos con cuatro alumnos matriculados se reparten entre León (16), Zamora (6), Segovia (5), Salamanca (3), Palencia (2), Ávila (1) y Valladolid (1).

En cuanto al profesorado, la posible implantación de la jornada de 35 horas no es la única novedad, pues la consejera detalla que la tasa de interinidad del Cuerpo de Maestros ha descendido más del 5% al pasar del 14,7 al 8,7% tras las oposiciones. La intención es, según Lucas, proceder con las convocatorias aún pendientes de la Oferta de Empleo Público de 2018 y de 2019 para aumentar hasta en 556 plazas. Otra medida referente al profesorado será el aumento de su formación, con especial énfasis en el bilingüismo, aspecto al que dedicarán el 51% más de horas que en el pasado curso.

Referente a las peticiones conjuntas de las universidades públicas, la consejera considera «muy positivo» que se hagan planteamientos comunes sobre el aumento de financiación y añade que «es un planteamiento a cuatro años y estoy segura de que llegaremos a un acuerdo». Para ello ya ha emplazado a los rectores a una reunión al comienzo del curso.