Comida precocinada y lotes caducados en el menú de guardia de los médicos rurales de la región

Comida precocinada y lotes caducados en el menú de guardia de los médicos rurales de la región

Los sanitarios de Castilla y León piden acuerdos con los restaurantes locales, «algo más sano y que beneficia a la economía local»

El Norte
EL NORTEValladolid

Alimentos precocinados, con ingredientes poco saludables como aceites de palma, e incluso algún lote caducado, son elementos del nuevo menú de los profesionales sanitarios en el medio rural de Castilla y León, que tras años de litigios han conseguido recuperar su manutención en las jornadas de guardia. Según han denunciado a través de las redes sociales varios sanitarios y en conversaciones a las que ha tenido acceso Efe, tanto los médicos como enfermeros de Atención Primaria se quejan de la baja calidad de los alimentos que reciben en sus extensas jornadas de guardia.

Es esta una queja y un malestar que también confirmó uno de los responsables de la delegación de Sanidad del sindicato CSIF, Carlos Reguera, quien detalló cómo el reparto de estos alimentos comenzó en la noche del viernes en todos los centros de salud de la comunidad.

Los facultativos aseguran que los alimentos que habían recibido se trataban de precocinados con ingredientes «de muy baja calidad», con «aceites vegetales como el de palma»

La sorpresa, según narró Reguera, llegó cuando los facultativos comprobaron que los alimentos que habían recibido se trataban de precocinados con ingredientes «de muy baja calidad», con «aceites vegetales como el de palma, desaconsejado incluso por la Organización Mundial de la Salud», lo que es «una ironía», lamentó el responsable sindical.

Fue en el 2012 cuando el Sacyl dejó de proporcionar la manutención para los profesionales sanitarios de la comunidad que hacían guardias debido a la crisis. No obstante, en 2014, los profesionales y especialistas en hospitales consiguieron recuperar estas dietas. No fue este el caso de los facultativos de Atención Primaria a los que, tras más de un litigio a su favor, la anterior Consejería de Sanidad ordenó a finales de la pasada legislatura extender esta manutención también a estos profesionales.

Línea fría

Tras aprobarse esta manutención poco antes de las elecciones autonómicas, el primer «mosqueo» de los profesionales llegó cuando la Gerencia de Salud decidió «unilateralmente» que este sistema de manutención se adjudicara mediante un modelo de línea fría, a pesar de que los facultativos habían votado de forma mayoritaria en una encuesta en contra de este modelo cáterin.

Por contra, los profesionales sanitarios del mundo rural querían que esta manutención se hiciera como antes de 2012, mediante acuerdos con los restaurantes locales para establecer un menú diario «algo mucho más sano y con un claro beneficio a la economía local», ha destacado Reguera.

A pesar de este sentir mayoritario, ahora los profesionales sanitarios deben gestionar sus menús mediante una página web o una aplicación móvil, en la que introducen tres veces a la semana el menú que quieren para sus guardias. Aunque toda la comida es precocinada y de elaboración en grandes cadenas de procesado.

Pero además, según CSIF, en este primer pedido se ha producido una «rotura de stock», que ha provocado que muchos médicos y enfermeros encima hayan tenido que comer un menú que no habían seleccionado.

Ante la previsión de que este problema «vaya a más», el sindicato CSIF ya ha pedido a los profesionales sanitarios que anoten y denuncien todos los problemas y percances que vayan sufriendo en relación con esta manutención, para que luego el sindicato pueda «elevar las quejas oportunas» hasta la propia Consejería, ha apostillado Rueguera.