Sánchez Siscart: «El salto de gigante al papel cero, sin pasos intermedios, está resultando excesivo»

Sánchez Siscart: «El salto de gigante al papel cero, sin pasos intermedios, está resultando excesivo»

El presidente de la Audiencia de Soria será el anfitrión, este martes 14 de marzo, de la mesa del ciclo 'Tribunales, corrupción y transparencia', que cuenta con la vocal del CGPJ Mar Cabrejas como ponente invitada

M. J. PASCUAL

«A Soria hay que venir a propósito hasta para delinquir», comenta sin malicia el magistrado presidente de la Audiencia, en clarísima referencia a las deficientes comunicaciones de la capital soriana con el resto de capitales de Castilla y León, la escasa y envejecida población, una economía provincial donde la industria brilla por su ausencia y, en consecuencia, una criminalidad muy baja. Sorprende encontrarse a José Manuel Sánchez Siscart, uno de los mayores expertos que tiene la judicatura española en materia de cibercrimen y apasionado de la tecnología, en un gigantesco palacio renacentista inmerso en obras desde hace una década. En su despacho, que está justo en la base de la torre de los Condes de Gómara, el inquieto magistrado se aplica todos los días en conjugar modernidad y tradición. Un reto nada sencillo, subraya, si la herramienta para conseguirlo falla y el Ministerio de Justicia «no tiene un plan B».

En su radiografía judicial de la provincia, ¿qué puntuación le daría en los que se refiere a medios?

Le daría un 6,5, no llega al notable. Yo conozco este edificio hace más de 20 años y se nota una evolución importante. Son unas dependencias dignas, al igual que las de Almazán, de reciente inauguración. Pero contrastan con la situación de Burgo de Osma, que es deplorable. En 2014 el ministro dijo que se iba a abordar la reforma, pero el Ayuntamiento está a la espera todavía de que el Ministerio responda a la cesión de las instalaciones, porque el techo del actual edificio se cae, literalmente. Respecto del Palacio, esperamos que este 2017, con la última fase de las obras y la ampliación, esté disponible de forma más funcional. Ahora parece un laberinto de difícil acceso; cuando se instaure la nueva oficina judicial, será más funcional.

¿Tiene que volverse a retomar la reforma de la Ley de Demarcación y Planta Judicial especialmente ahora, con la digitalización, o cree que es una batalla perdida?

Me parece muy importante, porque la actual planta judicial está muy atomizada, no da respuestas cuando se produce un incremento de trabajo. La idea de los tribunales de instancia sí lo permitía. El que haya a en Almazán, a 15 minutos de aquí, otro juzgado, muestra que la distribución ha quedado obsoleta. Soy partidario de que la justicia esté próxima, pero se pueden crear fórmulas de organización más racional manteniendo cabeceras. Se trata de buscar formas organizativas provinciales y adaptarlas a las características de cada provincia de forma singularizada. Si tienes un servicio común organizado puedes incorporar jueces de refuerzo y sacar el trabajo adelante. Permitiría solucionar la acumulación de asuntos que se pueden producir, como está ocurriendo ahora con las cláusulas suelo.

Estos días se detecta especial frustración en los funcionarios respecto del fallo globalizado del sistema informático en el territorio del Ministerio. ¿Cómo se está viviendo la transición a la justicia digital en Soria?

Lo estamos viviendo de forma algo traumática. No ya porque tengamos miedo a las nuevas tecnologías, que no es así, pues pensamos que tienen un papel muy importante que jugar. Siempre las hemos reivindicado. Lo que pasa es que las que se están implementando están diseñadas por el Ministerio y no están dando resultado, generando más trabajo y desazón a los funcionarios, que ven continuamente interrumpida la tarea por las caídas del sistema, que no sirve a nuestras necesidades: se acumulan los archivos, cuando buscas una información tienes que abrirlos todos, uno a uno, hasta que la encuentras... No es eficaz para localizar la información. Por eso pedimos al Ministerio que diseñe una herramienta que de verdad sea útil. Probablemente costará más dinero, pero a la larga será mejor para todos, los ciudadanos podrán entrar y conocer como está su procedimiento... Antes nos llevábamos el trabajo a casa en un maletín para agilizar; ahora eso es imposible. Es necesario un plan B en estos casos. Creo que el paso de gigante entre el papel y el papel cero ha sido excesivo. A veces los pasos intermedios son buenos. Lo que más me preocupa es la desazón que está invadiendo a los funcionarios, por eso anuncian concentraciones: el trabajo no solo no sale adelante, sino que se ralentiza.

Guía pionera para atender a las víctimas

Soria ha promovido una guía pionera en España de atención a las víctimas de violencia de género y la ha puesto a disposición del TSJ.

Sí, detectamos que la nueva ley de hace un año no se estaba aplicando y decidimos sistematizar los criterios de atención para evitar la victimización secundaria. La ficha de seguimiento, que recoge las incidencias de cada caso, se aplica y está funcionando bien.

Ha crecido exponencialmente el porcentaje de delitos que se cometen a través de la Red. ¿Se hace necesario que los jueces puedan contar con expertos en ciberdelitos para mejor investigar y juzgar estos casos?

Lo principal es armonizar la legislación a nivel nacional. El cibercrimen traspasa la noción de territorio, no conoce fronteras. Donde hay una conexión a Internet y una tablet puede estar un cibercriminal y solo con tocar una tecla... Como el botness: miles de ordenadores infectados sin que el usuario se de cuenta; los ordenadores zombi; o el Internet de las cosas: Infectar lavadoras, aspiradoras... Pueden hasta quemarte la casa. O los ataques a estructuras críticas como hospitales o centrales nucleares. La imaginación del cibercriminal va por delante y los Estados no están preparados. Con encontrar un paraíso informático es suficiente para un cibercriminal. En la red Tor, anónima y muy difícil de rastrear, todo se compra y se vende... No obstante, se trabaja muchísimo a nivel internacional desde múltiples organismos y la Unión Europea se ha puesto las pilas con Europol y Eurojust. Las unidades de investigación tecnológica de la Policía Nacional y la Guardia Civil son reconocidas a nivel mundial. Junto a ello, debería de fomentarse la prevención social. Hay gente que en Internet lo cuenta todo, y detrás de un seudónimo inocente puede haber un pederasta. Eso requiere educación en las aulas.

Forma parte de la Red Judicial Española de Cooperación Judicial Internacional. ¿Se ha enfriado la cooperación al mismo tiempo que el sentimiento europeo como consecuencia del brexit?

No, cada vez se está potenciando más. Inglaterra ya tenía un estatus especial, pero colabora con magistrados de enlace. Es un bien común y todo el mundo lo sabe, esté o no en la Unión Europea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos