Resolver un crimen... por un pelo

Una especialista del Instituto Nacional de Toxicología trabaja en el laboratorio. Fotoprensa/
Una especialista del Instituto Nacional de Toxicología trabaja en el laboratorio. Fotoprensa

Avances en los análisis del cabello permiten esclarecer los hechos en casos de sumisión química y detectar falsas denuncias, según expertas del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses

M. J. PASCUALvalladolid

No es ciencia ficción ni el enésimo capítulo repetido de casquería criminológica del CSI. Es solo ciencia. Según expertas del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, avances en los análisis del cabello permiten esclarecer los hechos en casos de sumisión química y también detectar falsas denuncias. Así se puso de manifiesto en el I Curso de Toxicología Forense celebrado este martes 14 de junio en Madrid, un curso impartido por las doctoras María Antonia Martínez y Carmen Jurado.en el que se abordaron las novedades en los análisis toxicológicos forenses en relación a las muestras, los tóxicos y los instrumentos analíticos para «obtener unos resultados científicamente indiscutibles y legalmente defendibles ante los tribunales», informaron desde el Ministerio de Justicia.

La doctora Carmen Jurado, del INTCF de Sevilla, abordó uno de los aspectos más novedosos de este seminario, la utilidad de los análisis de cabello en la toxicología forense, ya que aportan una información muy valiosa y adicional a la derivada del análisis de muestras tradicionales como las de sangre y orina. La gran estabilidad de las distintas sustancias en las muestras de pelo permite obtener información sobre periodos de tiempo muy prolongados, desde días a años, con la única limitación de la longitud del mechón. El análisis de una muestra de pelo tiene la capacidad de dibujar el perfil cronológico del consumo de una sustancia, puesto que el cabello crece de media un centímetro por mes, lo que permite que la fragmentación de un mechón en segmentos determinados establezca la pauta de consumo de cualquier compuesto a lo largo del tiempo.

Análisis de drogas

Las aplicaciones de estos estudios en el ámbito de la toxicología forense son numerosas. Así, el análisis de drogas en cabello permite esclarecer los hechos en los casos de la denominada sumisión química o crímenes cometidos bajo la influencia de sustancias que afectan a la capacidad cognitiva. Aunque en estos casos la muestra de elección es la orina, el pelo es especialmente útil cuando la denuncia se hace tarde y se han eliminado de los fluidos biológicos las posibles sustancias administradas a la víctima. En estos casos, el análisis del cabello permite diferenciar el consumo único o puntual del consumo crónico, información determinante para detectar falsas denuncias.

En los casos post mortem, cuando el cadáver se encuentra en avanzado estado de putrefacción y no es posible obtener otro tipo de muestras biológicas, el cabello permite detectar la causa y etiología de la muerte, tanto en casos de sobredosis por pérdida de la tolerancia tras un periodo de abstinencia, como en los casos de fallo multiorgánico debido al consumo crónico de una sustancia. La doctora Jurado explicó que «el cabello, además, permite verificar el seguimiento de los programas de desintoxicación por toxicómanos; el consumo de los internos en prisiones; la exposición a sustancias tóxicas de un feto in utero a través del estudio del pelo del recién nacido y el consumo crónico de drogas en casos de divorcio y atribución de la custodia de los hijos, entre otras muchas aplicaciones».

El curso concluyó con una exposición detallada de la interpretación de resultados en la toxicología forense post mortem, disciplina que investiga la ausencia o presencia de drogas, tanto de abuso como terapéuticas, alcohol y otros tóxicos volátiles y gaseosos, así como de cualquier otro producto químico (metales, pesticidas...) en los fluidos y tejidos humanos. Los resultados son de una importancia capital para establecer su papel determinante o no en la causa y etiología de la muerte del sujeto.

Según explicó la doctora Martínez, del INTCF de Madrid, «de las muestras que se toman en una autopsia, la sangre es la principal para determinar la cuantificación de sustancias pero las concentraciones de drogas detectadas en sangre post mortem no reflejan necesariamente las concentraciones ante mortem ya que hay una larga lista de factores que pueden alterar estos resultados: el método de toma de muestra, el intervalo post mortem, la temperatura ambiente, las propiedades físicas de la droga, el uso de conservantes o la posición del cuerpo».

La doctora Martínez puso el acento en que para la correcta interpretación de los resultados es necesario conocer el máximo número de detalles de la escena de los hechos. Esta es, a su juicio, una de las tareas más difíciles de la toxicología forense post mortem porque hay que valorar la historia del caso, los hallazgos obtenidos a través de la autopsia y su relación con los resultados toxicológicos basados en el análisis de un número suficiente de muestras, algo que depende del contexto médico-legal en el que se produjo la muerte.

Para los expertos forenses, es indispensable disponer de datos analíticos fiables para poder así interpretar posteriormente los resultados toxicológicos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos