Castilla y León es la séptima comunidad con la fiscalidad más interesante para atraer inversiones y crear empleo

Pilar del Olmo, consejera de Economía y Hacienda de Castilla y León. /El Norte
Pilar del Olmo, consejera de Economía y Hacienda de Castilla y León. / El Norte

La comunidad, que sube dos posiciones en relación a 2017, es la quinta mejor posicionada en relación con el IRPF y de Patrimonio, pero la última en Sucesiones

El Norte
EL NORTEValladolid

Castilla y León es actualmente la séptima comunidad con la fiscalidad más interesante para atraer inversiones y crear empleo, según el Índice Autonómico de Competitividad Fiscal (IACF), correspondiente a 2018, que elabora la Unión de Contribuyentes (UC) y que clasifica a todas las autonomías por su capacidad de competir en esta materia para retener y ser polo atractivo de empresas y profesionales, generando por tanto actividad económica y empleo.

En este sentido, Castilla y León obtiene una puntuación de 5,9 sobre 10 y recupera dos posiciones en relación a 2017, gracias a unas centésimas mejor que un año atrás. Este incremento de ranking, señaló el informe que ha recogido Ical, está justificado también en parte por la bajada de la competitividad fiscal de la vecina Cantabria.

El índice, apoyado por la Fundación para el Avance de la Libertad y por la estadounidense Tax Foundation (que elabora un ranking similar para los cincuenta estados de su país), tiene en cuenta los tramos autonómicos de los grandes impuestos, los tributos cedidos a las comunidades, la especificidad canaria y la de los regímenes forales y los impuestos adicionales establecidos por cada comunidad.

En el informe destaca una ligera contracción de la competencia fiscal entre comunidades, que el año pasado era de 2,38 puntos sobre diez (entre el territorio más y menos competitivo) y ahora es de 2,23 puntos. Por otro lado, el índice continúa claramente liderado por Euskadi y Madrid, que ocupan las cuatro primeras posiciones (las provincias vascas se miden de forma separada al contar cada una de ellas con administración fiscal propia).

Igual que el año pasado, Vizcaya encabeza el IACF 2018, seguida de Álava, Madrid y Guipúzcoa. En quinto lugar irrumpe La Rioja, que desplaza un puesto a Canarias, que queda ahora sexta a pesar de las particularidades fiscales del archipiélago.

Las comunidades que más bajan son Asturias y Navarra. El Principado cae cuatro puestos, antepenúltimo. Y la foral, a pesar de disponer de concierto económico, pasa del séptimo al décimo puesto. La mejora más pronunciada es la de Extremadura, que sube más de 0,7 puntos sobre diez y pasa de ser la última al decimoquinto puesto en 2018.

El último, precisamente, lo ocupa Cataluña, penúltima en 2018. Pese a subir unas décimas, es la única que aún queda por debajo del aprobado. Ello se debe sobre todo a la persistencia de un número muy elevado de impuestos autonómicos adicionales a los cedidos por la Administración central, que triplican la media de tributos propios de las demás comunidades.

Bien posicionada en Renta

Así, si se analiza cada uno de los tributos, se observa que Castilla y León es la quinta mejor posicionada , con 6,72 puntos, para ser un polo de atracción cuando se tiene en cuenta el Impuesto de la Renta (IRPF), mismo puesto que ya ocupó en 2017. Las tres diputaciones del País Vasco, a pesar de no tener una deducción específica por familia numerosa, ofrecen la mejor reducción para las de más tres hijos a cargo. A continuación les siguen Castilla y León, que sube tres puestos, del séptimo al cuarto, en este subíndice, Asturias, Galicia y Valencia.

En general, las comunidades que ofrecen la deducción por familia numerosa hasta un determinado nivel de la base imponible son Asturias, Canarias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Valencia y Madrid. En 2018, Castilla y León fue la única que aumentó la deducción, duplicado su cuantía con respecto a la aplicada en 2017.

Impuesto de patrimonio: igual que la estatal

La mejor puntuación en el Índice del Impuesto sobre el Patrimonio es la que obtienen Madrid y La Rioja por las bonificaciones que aplican sobre la cuota íntegra del impuesto. La tercera y cuarta posición son para Vizcaya y Álava, seguidas por varias comunidades autónomas de régimen común que han dejado el impuesto prácticamente igual a la norma estatal, entre ellas Castilla y León.

En cambio, al haber subido los tipos impositivos, Cantabria baja cinco puestos en el ranking de 2018, de la quinta a la décima posición. Por ello, las comunidades autónomas que han subido un puesto en el ranking del Impuesto sobre el Patrimonio lo han hecho gracias a este hecho.

Sucesiones

En el Índice del Impuesto sobre Sucesiones la primera posición la ocupa Andalucía con una puntuación de 10, seguida por Canarias, Madrid, Extremadura y Murcia. Los andaluces, extremeños y murcianos son los que se beneficiarán de las reformas implementadas por sus respectivos gobiernos autonómicos, ya que sus comunidades han subido dieciocho, trece y nueve puestos respectivamente en el ranking de sucesiones.

En la cola del ranking de sucesiones se sitúa Aragón con la peor puntuación (1,18) y la mayor cuota líquida. En segunda y tercera posición por abajo están Asturias y Castilla y León con 1,50 y 3,04 puntos, respectivamente. A pesar de las reformas introducidas, Aragón y Castilla y León pierden un puesto en el ranking relativo ya que las demás comunidades han implementado reformas más contundentes.

La mayoría de las comunidades autónomas ofrecen una reducción por parentesco que mejora la norma estatal. Sin embargo, algunas, entre ellas Castilla y León, aplican un límite conjunto entre la reducción por vivienda y otras reducciones. Por ello, al calcular el límite máximo de la reducción se ha descontado previamente el límite por vivienda en las comunidades autónomas que lo aplican conjunto. En 2018, varias comunidades autónomas incrementan la reducción por parentesco. De hecho, a partir de noviembre, Castilla y León lo aumentó de 250.000 a 400.000 euros, según el informe.

Actos Jurídicos Documentados: el tipo más elevado

En el caso de los Actos Jurídicos Documentados únicamente se analiza un aspecto, el tipo impositivo general. Actualmente, el más bajo para documentos notariales en territorio común es el 0,75 por ciento que se aplica en Canarias y en Madrid (en Navarra y en el País Vasco es el 0,5 por ciento). En cambio, en diez comunidades, entre las que se encuentra Castilla y León, se aplica un tipo más elevado, el 1,5 por ciento. Además, se hace con varios tramos que parten del ocho por ciento y llegan hasta el 10.

La mejor puntuación la obtienen de nuevo Navarra y Madrid, mientras que la peor nota recae en las haciendas de Galicia, Cataluña, Comunidad Valenciana, junto con Cantabria, que baja al último puesto debido a la subida del tipo impositivo. Les siguen de cerca Asturias, Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Hidrocarburos

Por último, el índice analiza el impuesto autonómico para dos tipos de combustibles: el diésel y la gasolina. Actualmente, aparte del País Vasco, hay otras cinco comunidades autónomas que no han introducido este tributo o la han eliminado: Cantabria, Canarias, Castilla y León, La Rioja y Navarra, por lo que se encuentran, lógicamente, a la cola.