Castilla y León sacrifica el 6% de los cerdos de bellota de España en esta campaña

Unos cerdos buscan bellotas en una dehesa de Ciudad Rodrigo./S. G. R.
Unos cerdos buscan bellotas en una dehesa de Ciudad Rodrigo. / S. G. R.

En el conjunto del país ha descendido el número de animales que han ido al matadero en un 9,7%

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCiudad Rodrigo

El periodo de aprovechamiento de la bellota, la denominada montanera, se ha saldado con el sacrificio de 39.846 cerdos en Castilla y León, lo que supone alrededor del 6% del cómputo nacional según los datos facilitados por la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico (ASICI).

Atendiendo al factor racial, 6.669 estaban en la categoría de 100% ibérico; 11.377 del 75% y la mayoritaria, la del 50%, con 22.000 animales sacrificados procedentes de esas montaneras.

Si se toman como referencia los datos absolutos de esta campaña 2018-2019, hasta el pasado el 25 de marzo de 2019 se sacrificaron un total de 669.480 cerdos de bellota, lo que supone un descenso del 9,7% con respecto a la montanera del año 2017-2018. De ellos, 654.388 fueron canales aptas.

Del total de animales de bellota sacrificados, el 49,73% corresponden al precinto negro, es decir, animales 100% ibérico; y el 50,27% al precinto rojo, siendo el 13,61% del 75% ibérico y el 36,66% restante de la categoría 50% ibérico.

El recién nombrado presidente de Asici, Antonio Prieto, señaló que estos datos muestran «la madurez del sector ibérico, su capacidad de adaptación a la realidad de las campañas de montanera y su apuesta por la calidad».

El presidente de Iberaice, colectivo de empresas que desarrolla su actividad en el sector del cerdo ibérico integradas dentro de Anice, Javier Castro, destacó que el descenso en el número de animales se justifica en la bellota que ha habido disponible: «El volumen se ha ajustado a la montanera que había en ciertos sitios, que ha sido más escasa pero la calidad ha sido muy buena y nos ha acompañado la hierba».

Reconoce que la planificación en el sector del ibérico es «muy complicada» y se trabaja en ciclos de ocho y nueve años, pero ahora mismo «se va equiparando bastante la producción con la demanda final de producto. Estamos en un punto de reflexión, mirando hacia adelante y muchas empresas han vuelto a reeditar su hoja de ruta».

Indica, igualmente, que se está trabajando duro en el tema de la exportación desde distintos frentes pero «queda mucho por hacer». «Lo que más fácil se vende es la carne aunque el ibérico va siendo cada vez más conocido». Además, no se deja de trabajar en asuntos legislativos con otros países, los denominados protocolos para poder exportar.

Por último, la interprofesional ha analizado las bellotas de esta montanera en el laboratorio y los resultados muestran unos valores medios de contenido en grasa de 7,93%, inferior al 9% de la montanera 2017-2018. Con un contenido en ácido oleico medio del 62,33%.