Carriedo anuncia planes para dinamizar Tierra de Campos, Ávila, la Demanda, Garoña, Medina del Campo y el este de Segovia

El consejero Fernández Carriedo, en las Cortes, junto a varios procuradores del PP./G. Villamil
El consejero Fernández Carriedo, en las Cortes, junto a varios procuradores del PP. / G. Villamil

El consejero de Economía y Empleo defiende la rebaja de impuestos al tiempo que reclama más financiación al Estado y desde el PSOE auguran que el desenlace de los casos de corrupción ligados a la consejería atascará la gestión

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANO

Carlos Fernández Carriedo, consejero de Economía y Hacienda, ha esbozado los objetivos del departamento para los próximo cuatro años durante casi hora y media en las Cortes de Castilla y León. El titular de la consejería responsable de la política presupuestaria, económica, energética y parte de la industrial, enunció proyectos para un periodo en el que sigue vigente el reto de negociar en Madrid los criterios de reforma de la financiación autonómica, asunto pendiente desde la recta final del último Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

El consejero anunció la creación de un Fondo para Crisis Empresariales y otro para Proyectos de Recursos Endógenos. Este último con 30 millones para impulsar iniciativas de uso de los recursos naturales. Carriedo avanzó su intención de poner en marcha planes para dinamizar zonas con una actividad económica más precaria en Medina del Campo, Tierra de Campos, Ávila, el Este de Segovia, Garoña y la Sierra de la Demanda.

Carriedo hizo bandera de las bondades de las bajadas de impuestos y se mostró convencido de fiar la recaudación al aumento de la actividad económica «procurando que haya más dinero en el bolsillo de los ciudadanos para incentivar el consumo». El consejero confirmó en su intervención lo que incluye el pacto de gobierno firmado por Alfonso Fernández Mañueco y Francisco Igea en materia fiscal: más rebaja del Impuesto de Sucesiones y Donaciones para «familiares directos», bajada del IRPF y desgravaciones tributarias más intensas para los residentes en municipios de menos de 5.000 habitantes.

Una de los finalidades que persigue es promover la «anticipación» de donaciones económicas y transmisión de otros bienes (de padres a hijos) «en caso de necesidad, cuando se atreviesen momentos difíciles o simplemente como acto de generosidad». Esos supuestos, ha comprometido Carriedo, se resolverán tributariamente «sin necesidad de pagar prácticamente impuestos y sin necesidad de llegar al momento del fallecimiento».

El consejero anunció la creación de una Oficina de Captación del Retorno del Talento en 2020 y aseguró que su departamento apostará por el desarrollo de las energías renovables en todo el territorio, pero con especial atención a las comarcas mineras. Del declive del carbón y de sus consecuencias halló un único culpable: el Gobierno socialista de la nación. El consejero llegó a dedicar su «recuerdo» a las miles de personas que con «esfuerzo y sacrificio» generaron riqueza y empleo en ese sector.

El portavoz del PSOE en la comisión, José Francisco Martín, avisó a Carlos Fernández Carriedo de que había heredado «el nido de la serpiente» de la Junta, por los procesos de investigación judicial sobre corrupción que han tenido su origen en la consejera: Trama Eólica, Perla Negra, polígono de Portillo, 'embajadas' de la Junta en el extranjero...

Martín auguró que el equipo encabezado por Carriedo no podrá hacer «ni la mitad» de lo que planteó el consejero, por la 'energía' y el tiempo que les robará el avance y desenlace judicial de todos los asuntos en marcha. El socialista ha recordado que en el momento actual Castilla y León tiene más parados y menos afiliados a la Seguridad Social que cuando empezó la crisis, evidencia de que no se puede hablar de recuperación real y acusó al consejero de estar en el origen de la infrafinanciación que sufre una prestación tan costosa como la sanitaria. «Se asumió mal esa competencia, con un trágala impuesto por el señor Aznar», remarcó y ese déficit de partida aceptado cuando el hoy titular de Economía y Hacienda lo era de Sanidad se arrastra hasta la actualidad, argumentó el socialista.

«Solo 815 contribuyentes han heredado más de 400.000 euros en Castilla y León (por debajo está exento de tributar por el Impuesto de Sucesiones) y a ellos, a esos más ricos, es a los que benefician PP y Cs», concluyó el parlamentario del PSOE.

El portavoz del PP, Salvador Cruz, desmintió rotundamente esa argumentación sobre la mala negociación de la transferencia de la sanidad, que calificó de «un mal escudo» de los socialistas para defenderse de los efectos del modelo de financiación que tramitó Zapatero, hoy vigente aún. También rebatió esa cifra de contribuyentes a los que beneficia la rebaja de impuesto que grava las herencias. Cruz destacó las «muchísimas medidas para el fomento del empleo, unas en marcha y otras nuevas, que tienen como objetivo que la comunidad autónoma siga creciendo y creando empleo».

El leonesista Luis Mariano Santos, viceportavoz del Grupo Mixto, aseguró que lo que implica lidiar con dirigentes que llevan un gobierno tras otros, caso del PP, «es que cada cuatro años traen el mismo discurso y el papel lo aguanta casi todo».

Juan Pablo Izquierdo, de Cs, fue el único portavoz nuevo en el debate. Incidió en las rebajas fiscales que recoge el pacto sobre el que se asienta el Gobierno de coalición y pidió el desbloqueo de los 440 millones de euros de las actualizaciones y liquidaciones que las arcas ministeriales adeudan a las autonómicas.