Maletillas y recortadores se meten al público de las capeas en el bolsillo

Los maletillas tuvieron mucho protagonismo en la capea. / JOSÉ VICENTE-ICAL

En el festejo de la mañana resultó herido un joven soriano que tuvo que ser intervenido por el equipo de Crespo

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCIUDAD RODRIGO

Con los tablados a tope y el tiempo aceptable para pasar unos buenos días de Carnaval, los encargados de mover la fiesta, una vez que concluyó el encierro a caballo, fueron los maletillas y recortadores que tanto en la capea de la mañana como en la de la tarde, consiguieron arrancar los aplausos del público por sus destacadas actuaciones.

Parece que se ha conseguido ese respeto, reclamado en ocasiones tanto por unos como por otros y recortadores y maletillas esperaron su turno para poder ejecutar su faena.

Se vio a Cristian Moras, campeón del concurso de cortes organizado el sábado por la noche en esta misma localidad; y también a Eusebio Sacristán ‘Use’, que llamó la atención de muchas personas con esos ajustados saltos con las manos en los bolsillos.

Pero si el Carnaval había estado tranquilo hasta el momento en lo que a enfermería se refiere, ayer tuvo lugar la primera de las cogidas de consideración. En concreto, según el parte facilitado por los responsables de la enfermería de la plaza, un joven de 20 años y natural de Soria tuvo que ser operado tras ser corneado a los pocos minutos de dar comienzo la capea matutina. La herida por asta de toro se produjo en el muslo derecho y tras esa primera actuación del equipo del doctor, Enrique Crespo, fue trasladado al Complejo Hospitalario de Salamanca. Su pronóstico era menos grave.

En el parte de enfermería se reflejaban otras actuaciones, como la atención recibida por una vecina de Ciudad Rodrigo tras recibir un garrochazo en la mano izquierda al paso de un caballista.

Hacia las 13:30 horas fue atendido un vecino de El Bodón, de 48 años de edad, como causa de un varetazo. Fue trasladado al centro de especialidades para realizar más pruebas. Su pronóstico era reservado.

También otro joven de 25 años recibió un varetazo y se siguió el mismo proceso que en el caso anterior.

Por último, una mujer de 68 años entró en esa enfermería con una fractura de húmero y fue trasladada a Salamanca con pronóstico grave. Por supuesto, a todas esas intervenciones hay que añadir el largo listado de Cruz Roja que por ejemplo, tuvo que acudir a atender a un hombre que se cayó en una mala postura desde una de las agujas cuando veía el encierro a caballo.

En total, Cruz Roja atendió a 15 personas. Llaman la atención los lugares de procedencia, ya que algunas de esas personas habían llegado desde Pamplona, Sevilla o Castellón y otras de lugares más próximo como Valladolid o Segovia.

En lo que al día de hoy se refiere lo primero que bajará será el número de personas, aunque desde luego personal nunca le falta a este Carnaval mirobrigense.

A las 11:00 horas está previsto que comience el encierro urbano, en este caso con seis toros de la ganadería de Alberto Mateos. La dinámica posterior será la habitual, con capea y desencierro desde la plaza.

Ya por la tarde tendrá lugar la segunda novillada del Bolsín en la que, en principio, deberían intervenir el segundo clasificado, que no hizo ayer, y el quinto.

Parece que los recortes han llegado para quedarse y por segundo año consecutivo la Plaza Mayor, convertida en coso, acogerá una exhibición de recortes de la mano del grupo Arte Charro.

La idea fue del agrado del público, que el año pasado apoyó la idea con su presencia, y los montadores se muestran igualmente interesados, pues ellos donan un novillo para este festejo. Hoy se generará expectación en torno al desfile de carrozas y habrá que confiar en que la participación sea tan buena como la del desfile de disfraces del pasado sábado. En ediciones anteriores el número de inscritos no fue muy elevado, pero no se puede negar que la calidad de esas construcciones es muy elevada. La imaginación nunca falla ni tiene límites.

Por último, tras la capea y desencierro, llegará el turno de una nueva capea nocturna, que suele ser otra de esas citas que suma muchos adeptos. Y todo esto mirando al cielo, pues a última hora de la tarde de ayer llovía en Ciudad Rodrigo.

A los mirobrigenses todavía les quedan dos días de fiesta por delante cargados de actividades y la gente se seguirá divirtiendo haga el tiempo que haga y mientras el cuerpo aguante.

 

Fotos

Vídeos