El aficionado puede con ‘Jabalito’, el Toro del Antruejo de Toros de Orive

Uno de los maletillas probando con uno de los pases. /JOSÉ VICENTE-ICAL
Uno de los maletillas probando con uno de los pases. / JOSÉ VICENTE-ICAL

El animal fue muy noble aunque le faltó algo de fuelle, pero el numeroso público se le echó encima rápidamente

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCIUDAD RODRIGO

Las crónicas del Toro del Antruejo se repiten, prácticamente, año tras año. El patrón es siempre el mismo. Toros más o menos bravos, con más o menos fuerza o kilos a los que el público que se da cita se echa encima y ya está todo visto o, mejor dicho, ya no hay nada más que ver.

Algo así es lo que pasó ayer. El animal de la ganadería de Toros de Orive y de nombre ‘Jabalito’ salió de los toriles de San Pelayo a las 11:00 horas y durante casi media hora permaneció en la zona de los Pinos, en concreto, en la parte en la que se sintió más cómodo, sobre la hierba.

El toro fue muy noble, eso nadie lo puede negar, le faltó algo de fuelle, de fuerza, pero ‘Jabalito’ hubiera dado mucho más de sí, si no fuera por esa afluencia masiva de público por lo que de ahí esa expresión de que el aficionado pudo con el toro. La otra afirmación que también se puede hacer es que el toro no se lució como merecía, no se le ofreció esa posibilidad.

Claro está que la afluencia no se puede limitar y que todo el mundo quiere tener su momento, por lo que es algo que tiene una difícil solución de cara a citas venideras.

Pero el festejo sumó más protagonistas. En uno de los muchos pregones que se celebran los días previos al inicio del carnaval, alguien puso especial acento en reclamar el necesario respeto entre recortadores y maletillas pues en alguna que otra ocasión se han visto escenas muy desagradables cuando el toro, no se debe olvidar, no es de nadie. Está para el disfrute de todos.

Recortadores y maletillas tuvieron momentos para el disfrute

Esas palabras las suscribía Ángel Rico, una de esas personas a las que se identifica perfectamente durante el carnaval, y al que se observa siempre ayudando. Como dato, para dar una idea de su afición, suele participar cada año en más de un centenar de festejos populares tanto de España como de Portugal.

Ayer parece que las cosas comenzaron bien y el denominado Toro del Antruejo quedó repartido entre los unos y los otros.

Los recortadores, sin duda, eran muchos más pero los tres o cuatro capas también tuvieron sus momentos para deleitarse con el astado en la zona de los Pinos.

El Toro del Antruejo es un festejo que organiza cada año la asociación carnavaldeltoro.es y que nació con el objetivo de movilizar a la gente el sábado mucho antes del encierro de la una del mediodía y que era la primera cita taurina del día.

Lo cierto es que esa meta se cumple cada año con creces y son miles las personas que en cada edición se dan cita desde primera hora. Muchos otros adelantan su llegada a Ciudad Rodrigo para ver a ese toro y a partir de ahí, toda una sucesión pues sin ánimo de exagerar, los toros son la parte central de cada día.

Cabe recordar que este toro se elige cada año por votación popular y que desde la asociación seleccionan tres animales que luego se votan por internet. El que mayor puntuación obtienen, teniendo en cuenta además el voto de los patrocinadores, es el que se convierte en Toro del Antruejo.

El colectivo desarrolla otra serie de actividades, como retransmisiones en directo del resto de festejos pero también sortea una cesta en la que se incluye la cabeza del Toro del Antruejo disecada por la empresa Ibernatur Taxidermia, con sede en Serradilla del Arroyo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos