Los nueve mansos de Celador Zurdo se aprenden el camino a los toriles

Los mansos en la subida del Registro./
Los mansos en la subida del Registro.

SILVIA G. ROJO

En 18 minutos, si se suma la ida y la vuelta, había terminado el primero de los festejos taurinos del carnaval, el encierro de mansos. Alas 19:00 horas salieron de los toriles de San Pelayo los nueve bueyes propiedad de Celador Zurdo que se verán a lo largo de todos estos carnavales acompañando a los toros en los diferentes encierros y recogiendo al ganado que pueda quedar rezagado o en la plaza de toros. La única excepción será la del Domingo de Carnaval pues ese día los bueyes pertenecen a los organizadores del festejo.

En cualquier caso, nueve mansos alcanzaron en la tarde de ayer el coso taurino, de los que seis eran erales de bueyes y tres eran grandes. La función de los más mayores y el hecho de mezclarlos tiene como objetivo que todos vayan aprendiendo la tarea de arropar al ganado.

En el fondo, la tarea de todos en la tarde de ayer era la de aprender pues este encierro se ejecuta para que el ganado aprenda el camino hacia el cosos.

Tras unos minutos en los chiqueros de la plaza, seis de los bueyes regresaron a su punto de partida y los otros tres se dejaron preparados para el festejo que se celebró unas horas después, la capea nocturna, en la que se produjo la tradicional cogida de barreras por los mozos.

En lo que al parte de enfermería se refiere, las cosas no pudieron empezar mejor pues las atenciones fueron de poca trascendencia.

Los efectivos de Cruz Roja derivaron al quirófano de la Plaza Mayor a un hombre de Salamanca, de 67 años de edad que presentaba una herida inciso-contusa en el cuero cabelludo, su pronóstico era leve.

Por esa misma enfermería y también tras ser derivado por los integrantes del dispositivo de Cruz Roja, pasó un vecino de Ciudad Rodrigo de 49 años que presentaba una contusión en el calcáneo derecho de pronóstico reservado y al que se remitió para estudio radiográfico.

Además, se prestó un servicio más por parte de Cruz Roja, se atendió a un varón de Toledo, de 36 años por un dolor en el tobillo.

Todas estas intervenciones se produjeron en el denominado servicio del encierro.

A partir de hoy comenzará la parte fuerte del carnaval, con festejos taurinos programados para una buena parte del día.

La primera de las citas será a las 11:00 horas con el Toro del Antruejo, un astado de la ganadería de Celador Zurdo de nombre Riachuelo, que se correrá en la zona de Los Pinos, en otros tiempos zona habitual de improvisadas capeas durante el encierro.

A las 13:00 horas saltarán a las calles tres toros de la ganadería de Antonio San Román en lo que será, verdaderamente, el primer encierro de este carnaval de 2017.

Ya por la tarde, gran festival taurino, capea en la plaza y desencierro, sin duda, una jornada maratoniana.

 

Fotos

Vídeos