La Atención Primaria de Castilla y León mejorará con más medios, pero no con más plazas MIR

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, en la reunión con la ministra y los consejeros. :: Lázaro- ICAL/
El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, en la reunión con la ministra y los consejeros. :: Lázaro- ICAL

Comunidades y Ministerio analizarán seis estrategias para reforzar financiación y formación

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

Ni una nueva convocatoria, extraordinaria, del MIR para especializarse ni más plazas de medicina de Familia en la oferta de este año ni tan siquiera algún compromiso para dotar de más agilidad al procedimiento de homologación de los más de 4.000 médicos extracomunitarios que se encuentran en este momento con procesos pendientes de resolver. Ninguna medida cortoplacista para paliar una carencia de médicos de Familia en esta y todas las demás comunidades españolas y que, en Castilla y León, se cifraría en un centenar de facultativos más de centros de salud para hacer frente a las necesidades más inmediatas de sustituciones, vacaciones y bajas temporales o zonas de difícil cobertura.

No obstante, comunidades y Ministerio de Sanidad al menos si abordaron ayer con cierto consenso, un primer paso, un borrador con medidas para mejorar la capacidad resolutiva de este primer nivel asistencial en la Comisión de Recursos Humanos celebrada al respecto ayer en Madrid. La ministra, María Luisa Carcedo, presentó un borrador que requerirá nuevas reuniones y una aprobación definitiva en un futuro Consejo Territorial de Sanidad.

El consejero de Castilla y León, Antonio María Sáez, llevaba bajo el brazo un paquete de medidas que, a su entender, beneficiarían a Castilla y León, y a otras autonomías, y paliaría en problema asistencial de Primaria. Se trataba, por lo tanto, de sumar las plazas que se han acreditado recientemente en varias comunidades a las ya convocadas con el objetivo de aumentar el número de médicos que pueden iniciar su especialización. Una medida que, según la Consejería de Sanidad, «en ningún caso perjudicaría a ninguno de los que se presentan al examen».

El PSOE recuerda a Sáez que no convocó 441 plazas de residentes

El PSOE recuerda al consejero de Sanidad que entre 2011 y 2018 dejó de convocar 441 plazas Mir de médicos de Familia y otras 1.076 de especialidades. Así se recoge en una pregunta escrita en las Cortes en la que la propia Junta informa de estas cifras y «ahora el consejero exige a un ministerio que lleva nueve meses plazas que él mismo no ha convocado». Mercedes Martín, censuró la «desvergüenza» del consejero cuando el Gobierno del PP estuvo siete años y él mismo ocho en la Junta y no han hecho nada, frente al incremento del 5% de las plazas Mir del actual Ministerio de Sanidad.

La sorpresa fue que el documento presentado ayer a los responsables sanitarios autonómicos para nada abordaba tal cuestión, ni siquiera un análisis futuro de ella. El consejero castellano y leonés no ocultó su decepción y destacó que no comprendía que, «sin un análisis detallado», la ministra «lo haya desechado con esa rapidez», destacó Sáez Aguado.

El responsable autonómico expuso que la carencia de facultativos es una problemática que «en el futuro se puede mantener e, incluso, incrementar» debido a las jubilaciones y señaló que aunque en la región casi todas las plazas de médico de Familia están cubiertas –la Junta además prolonga la vida activa de todos los médicos de Primaria que lo soliciten– el problema lo provocan las bajas, vacaciones y permisos.

Sáez Aguado criticó el hecho de haberse enterado del rechazo al ver el documento. «No ha sido muy prudente excluir esa posibilidad», lamentó ante la negativa de ampliar las plazas MIR. «La ministra no es consciente de las dificultades que tenemos las comunidades. Nos faltan médicos», insistió. Un problema, el de convocar más plazas, que el consejero recuerda continuamente es competencia del Ministerio de Sanidad. Para Castilla y León se anunció la acreditación de 23 plazas más de médicos de familia para su formación.

El documento propone que la especialidad de Familia se estudie en las facultades

Por su parte, Carcedo pidió a los consejeros seriedad y «no jugar con falsas expectativas», porque no es viable ya que «se ha exprimido al máximo» la capacidad de formación, que está en manos de las comunidades, recoge Efe.

La región, no obstante, continuará participando en estos encuentros y la próxima semana habrá una nueva comisión sobre Primaria. Sacyl presenta al respecto sus medidas como los incentivos para cubrir las plazas de difícil cobertura, la oferta de contratos de larga duración a los residentes que hayan terminado su especialidad en los últimos tres años, ofertas de empleo y retraso de la jubilación, entre otras. Propuestas que quieren compartir con el resto de autonomías para evitar competir con otras comunidades por la contratación de médicos.

Seis estrategias

El documento presentado por el Gobierno central está estructurado en seis estrategias: reforzar el compromiso del Ministerio de Sanidad con el liderazgo de la Atención Primaria, consolidar una política presupuestaria y de recursos humanos que garantice la efectividad y la calidad de este nivel asistencial y mejorar la capacidad resolutiva y la coordinación con el resto de ámbitos asistenciales, servicios e instituciones. Las restantes tres estrategias se refieren a potenciar el uso de las tecnologías médicas de la información y la comunicación, reforzar la orientación comunitaria, la promoción de la salud y la prevención y, finalmente, impulsar la formación y la investigación. Algunos de los aspectos incluidos en este borrador hacen referencia a medidas para combatir la precariedad y la temporalidad. También se propone dimensionar las plantillas de profesionales con unos criterios que garanticen que los cupos de pacientes estén en relación con las características demográficas y epidemiológicas de la población. Otra de las medidas plantea que los contratos de los residentes que finalicen el MIR tengan, al menos, dos años de duración.

A ello se suma una vieja demanda, la de introducir la medicina de Familia en la formación universitaria de los médicos necesaria para obtener su graduación, así como poner en marcha programas de rotación en familia de otras especialidades.