Mañueco irá el próximo martes día 9 a la investidura con los votos de PP y Ciudadanos

Raúl de la Hoz en su reunión con Luis Fuentes. / A. Mingueza

El PP acusa al PSOE de comportarse como «hooligans» en Castilla y León y Tudanca dice que desea un «gobierno estable»

Arturo Posada
ARTURO POSADA

El Partido Popular de Castilla y León ha elevado el tono de la crítica contra el PSOE regional, al que ha acusado de una «radicalidad extraordinaria» y de comportarse como «un grupo de 'hooligans'» en su incipiente oposición al próximo gobierno de la Junta entre PP y Ciudadanos. A través de su portavoz parlamentario, Raúl de la Hoz, el PP afirma que los socialistas «se están desenmascarando estos días y lo harán también en el pleno de investidura» de Alfonso Fernández Mañueco, que tendrá lugar el próximo martes, 9 de julio, a las 11:00 horas.

Noticias relacionadas

«Pido moderación al Partido Socialista y que atienda al mensaje de los ciudadanos de Castilla y León. Hago un llamamiento a todos los partidos, incluido al socialista, para que abandone la radicalidad en la que pronto se ha instalado después de las elecciones y atienda a la mano tendida desde el Partido Popular para construir una Castilla y León mejor», ha declarado De la Hoz.

El portavoz parlamentario del PP ha insistido en que el PSOE «hace un ridículo cada vez mayor desde el 26 de mayo, que culminó con el ofrecimiento de la cabeza de Tudanca el mismo día en que PP y Ciudadanos ya habían pactado el gobierno de la comunidad autónoma». «Fruto del enfado por la incapacidad del Partido Socialista para el diálogo estamos viendo cómo se comportan como un grupo de 'hooligans' contra el gobierno legítimo de Castilla y León que surgirá el próximo martes».

De la Hoz ha insistido en que las elecciones del 26 de mayo dejaron «el mensaje claro» de la victoria del «centro-derecha» en Castilla y León. «Nos pidieron diálogo y concertación de cara al futuro y nos pusimos a trabajar para ese gobierno de centro-derecha. El trabajo entre Ciudadanos y Partido Popular ha venido allanado por la coincidencia programática existente en materia fiscal, económica, social, desarrollo de la comunidad autónoma y también por la concepción de España como nación formada por 17 comunidades autónomas».

Por su parte, Luis Tudanca, portavoz parlamentario del PSOE, ha recordado que será «la primera vez que quien ha ganado las elecciones no va a ser presidente de Castilla y León», en referencia a la victoria socialista en la comunidad el pasado 26 de mayo. «Es decir que va a ser la primera vez que el que pierde será presidente. El PP contará con los mismos apoyos que hace cuatro años. En esto no ha cambiado nada. Ya llegaron a un acuerdo para la investidura del señor Herrera y ahora lo hacen con el señor Mañueco. Entonces lo hicieron después de que Ciudadanos dijera que había que limitar los mandatos haciendo presidente a quien llevaba 14 años y ahora harán presidente a quienes llevan gobernando 32 años y han sumido en la más absoluta corrupción a esta comunidad autónoma».

Tudanca ha explicado que no responderá «a los insultos del Partido Popular», a quien ve «en la misma línea que el 'community manager' de Vox». «El camino que quieren [PP y Cs] trazar es el de repartirse cargos, repartirse el botín, subirse los sueldos, repartirse las instituciones, traicionar la palabra que dan y contradecir las promesas que hicieron. Si quieren sumar los insultos, que lo hagan».

Tudanca se reune con el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, durante la ronda de contactos con los partidos.
Tudanca se reune con el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, durante la ronda de contactos con los partidos. / A. Mingueza

Luis Tudanca ha afirmado que desea que el gobierno de Castilla y León sea «estable». «Ojalá lo sea. Más allá de las discrepancias políticas, quiero que le vaya bien a esta comunidad. No me gustaría que tuviéramos un gobierno inestable. Es cierto que tenemos a un 'protoportavoz' de la Junta que ayer fue desautorizado en la primera Junta de Portavoces, que hoy sale a anunciar cuando y cómo va a ser el debate de investidura, algo que corresponde al presidente de las Cortes, y que sale a intentar justificar por qué no se admiten preguntas tras la firma de acuerdos... No parece que estén empezando de la mejor manera, pero ojalá tengamos un gobierno estable, porque Castilla y León no se puede permitir cuatro años más de pasividad, inacción y corrupción».

Igualmente, Tudanca ha manifestado su intención de «llegar a acuerdos siempre que se trate de defender el interés de Castilla y León y de los castellanos y leoneses». «Pero es muy difícil llegar a acuerdos con quien no tiene palabra y se salta todos los consensos básicos que había en este Parlamento desde el primer momento. La pasada legislatura empezó con el Partido Socialista cediendo un puesto en la Mesa en aras de la pluralidad. Esta ha empezado con el Partido Popular y Ciudadanos arrebatando al Partido Socialista la presidencia de la cámara, teniendo nosotros la mayoría de escaños y votos. No parece que quieran buscar el consenso, sino repartirse las instituciones».

La sesión para investir a Alfonso Fernández Mañueco como presidente de la Junta de Castilla y León comenzará el próximo martes, 9 de julio, a las 11:00 horas. Así lo ha confirmado el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, después de culminar la ronda de contactos con los portavoces de todos los partidos. «Se intentará que la investidura se haga en un solo día. Comenzará con el discurso del candidato a las 11:00 horas y, por la tarde, como es habitual los grupos dispondrán de intervenciones de 30 minutos, con réplica del candidato sin tiempo, dúplica de diez minutos de los grupos y la posibilidad del candidato de hacer esa dúplica a los grupos de forma individual o colectiva. Al Grupo Mixto ya se le ha comunicado su reparto proporcional: 12 partidos para Podemos y seis minutos para los otros tres partidos», ha explicado Fuentes, que se ha reunido este martes con los portavoces parlamentarios de PSOE, PP y Ciudadanos.

Francisco Igea, portavoz de Ciudadanos, confirmó este jueves a Luis Fuentes que apoyará la investidura de Mañueco, después del pacto rubricado el martes. «Esperamos que el gobierno cambie de manera sustancial la manera de hacer política en esta comunidad. Confiamos en el cumplimiento del acuerdo y que la distribución que hemos pactado con el PP nos permitirá llevar a cabo un programa que refleja un 70-80% del nuestro. A partir de la próxima semana empezaremos a contar con un gobierno estable, nuevo, que traerá las reformas y el cambio que necesita».

La intención de Ciudadanos es que el gobierno de la Junta esté conformado «lo antes posible». Entre los posibles nombramientos del partido naranja figura el de la doctora Verónica Casado, elegida la mejor médico de familia del mundo, como ya publicó El Norte. «Es un nombre que me gusta, con un perfil excepcional. Hasta que no esté confirmado, no podemos darlo. Es una de las personas posibles, sí, y a mí me encantaría, sí», ha apuntado Igea.

El líder regional de Ciudadanos visitará este viernes Barruelo de Santullán (Palencia) para abordar la situación que se vive en la zona en lo referente a la sanidad y la recuperación de las guardias médicas. «Voy con la intención de escucharles y saber cuál es la situación y cómo son los datos. La cuestión le corresponderá al futuro consejero o consejera de Sanidad. No vamos a hacer nada más, de momento, que escuchar y tomar nota».

El socialista Luis Tudanca criticó estas declaraciones. «¿Y no les ha escuchado ya? Si llevan meses de movilizaciones y reivindicaciones... Es muy sencillo: tienen que decidir si se abren o no las guardias médicas en Barruelo, tal y como se comprometieron él y su partido antes de las elecciones. Y como se había comprometido el PP con nosotros firmando en su día un acuerdo para la reapertura de las urgencias médicas rurales. Una vez más mintieron. El señor Igea y Mañueco lo que tienen que hacer es abrir las urgencias médicas de Barruelo en el primer consejo de gobierno. No hay otra opción».

Por su parte, Francisco Igea ha insistido en que el próximo gobierno de la Junta debe contar con «profesionales de reconocido prestigio» dentro de las distintas áreas y conjugarlo con miembros del partido. «Debe tener esas dos características. El gobierno no es la agencia de colocación del partido. Vamos a buscar los mejores perfiles profesionales y habrá un sano equilibrio entre una cosa y la otra. Es un gobierno que se enfrentará a resistencias y a la crítica, que necesitará estará alineado con la política de Ciudadanos, pero también necesitamos que en todas las áreas haya gente de reconocido prestigio y que genere ilusión y esperanza».

Francisco Igea ha confiado en que el gobierno conjunto entre PP y Ciudadanos «tenga un solo camino y el mismo aire en su conjunto», incluido en el nombramiento de consejeros. «Hablaré con el presidente cuando sea investido y llegaremos a un consenso. Es verdad cada partido tiene un reparto de consejerías y que en el acuerdo no se especifica la posibilidad de vetar a nadie. Pero todos tenemos el máximo interés en que nuestras consejerías funcionen bien. Este es un gobierno para todos, no para el PP y Ciudadanos, y tiene que demostrarlo en su composición». Para evitar fricciones futuras en el Ejecutivo, Igea tiene clara la receta: «Diálogo, paciencia y tolerancia, que decía mi abuela».