El nuevo gobierno de Castilla y León inicia una etapa de «continuidad» con «pequeños ajustes»

/

Valdeón afirma que se conformarán los equipos «sin prisa pero sin pausa» y que los consejeros comparecerán en las Cortes «en cuanto sea posible»

ICALvalladolid

La vicepresidenta y portavoz de la Junta, Rosa Valdeón, sostuvo hoy que el nuevo Gobierno autonómico afronta una etapa de «continuidad» en la que habrá «pequeños ajustes» para corregir algunas cuestiones y por la diferente forma de trabajar de sus integrantes. Aseguró que la gestión será «similar», a pesar de que ha habido «cambios» respecto al anterior ejecutivo. «Cambios radicales no va a ver», garantizó en su primera intervención, tras la reunión de los nuevos consejeros.

Valdeón, que compareció por primera vez como portavoz en la sala de mapas del Colegio de la Asunción, sede de la Presidencia de la Junta, explicó que en los últimos cuatro años, que a su juicio han sido «muy duros», el Gobierno de Juan Vicente Herrera ha tomado decisiones, se ha implicado y ha mantenido una situación mejor que otras comunidades. Por ello, la 'número dos' del Ejecutivo argumentó se mantendrá una forma de trabajar «muy similar».

Asimismo, Valdeón explicó que el nuevo gabinete castellano y leonés, que tomó este miércoles posesión, excepto el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, que cesará el viernes como delegado del Gobierno, conformará sus equipos directivos «sin prisa pero sin pausa». La portavoz explicó que antes de que termine el verano se cerrarán los organigramas de los diferentes departamentos, si bien señaló que los nombramientos no llegarán ellos «próximos días».

En ese sentido, la portavoz del Ejecutivo autonómico señaló que los nueve consejeros deberán determinar «cuáles son los objetivos» de su área, analizar qué recursos tiene y elegir a las «personas mejores». Rosa Valdeón sostuvo que es una decisión «seria» por lo que Herrera les permitirá que se tomen los días que consideren «oportunos». También, señaló que en «cuanto sea posible» los consejeros comparecerán en las Cortes para exponer su programa de gobierno.

Valdeón señaló que las fechas dependen del calendario de las Cortes autonómicas que deben elegir en un pleno a los tres senadores por la Comunidad y los miembros de la comisión mixta de transferencias. También indicó que el parlamento debe configurar las diferentes comisiones parlamentarias. No obstante, la portavoz insistió en que la exposición del programa de legislatura es la «primera obligación» de un consejero. Mañana, al término del Consejo de Gobierno, podría conocerse el calendario de intervenciones.

Unidad

Por otra parte, Valdeón informó sobre los «deberes conjuntos» que Herrera marcó a los consejeros. «Hay una unidad, no hay compartimientos estancos», dijo la portavoz de la Junta quien insistió en que cada consejería tiene unas responsabilidades, si bien recalcó que el «objetivo es conjunto». «Cada consejero conocerá lo que hace su compañero», dijo la vicepresidenta, quien aseguró que las decisiones se adoptarán «conjuntamente», dentro de un «proyecto de Comunidad».

Al respecto, la también consejera de Empleo afirmó que el gobierno se enfrenta a un momento «crucial» que exige «empezar a trabajar», si bien destacó que los consejeros son personas «muy comprometidas», «convencidas del potencial de Castilla y León» y que se conocen desde hace mucho tiempo por sus responsabilidades. Señaló que la hoja de ruta es el programa electoral con el que el PP se presentó a las elecciones y que logró el apoyo de 500.000 castellanos y leoneses y el programa de investidura.

Valdeón señaló que cada consejero adaptará los tiempos y las fórmulas de ese programa «conjunto» que tendrá cuatro prioridades. La primera, recordó la portavoz, es el empleo ya que sostuvo: «No hay mejor política social». Aseguró que Castilla y León presenta mejores cifras que otros territorios, si bien señaló que la comunidad no estará «bien» hasta que se ofrezca una solución a los 200.000 desempleados.

El segundo «gran proyecto» será mantener los servicios públicos esenciales, señas de identidad de la comunidad, pero también una fuente de empleo. Para ello, Valdeón destacó que su gestión estará marcada por la participación, el diálogo social y la interlocución de los grupos políticos y de los sectores sociales. Aseguró que el diálogo social adquirirá «especial relevancia», por lo que tendrá una vinculación con su consejería.

A su juicio, la economía es la «sabia necesaria» para tener «buen empleo», pero reconoció que «no es suficiente» por lo que trabajarán para mejorar la empleabilidad, la formación y la adaptación de los trabajadores de Castilla y León. Por último, señaló que el resto de deberes marcados son la cohesión social, recuperar el potencial de la comunidad e impulsar el equilibrio territorial. Valdeón concluyó que el gobierno tiene los «nervios propios del inicio», pero afronta con «tranquilidad y ganas» la nueva etapa.