28 denuncias por furtivismo en Castilla y León, Asturias y Cantabria

Lobo ibérico emboscado en la espesura del monte./
Lobo ibérico emboscado en la espesura del monte.

Lobo Marley destaca la localización en la Operación Caperucita de un cebadero ilegal en Zamora para la caza del lobo ibérico

EL NORTE

Luis Miguel Domínguez Mencía, presidente y portavoz de la Asociación Lobo Marley ha informado sobre el operativo que desde ésta Asociación, y junto con el Servicio para la Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona), ha servido para destapar una de las mayores tramas de furtivismo en el norte de España. La Operación Caperucita se ha saldado con la confección de 28 denuncias. Todos los denunciados colgaban fotos que fueron principalmente descubiertas en diferentes redes sociales. La operación se ha desarrollado en las comunicades de Asturias, Zamora, Lugo, Cantabria, León y Palencia.

El SEPRONA ha intervenido dos cabezas de corzo y una cabeza de jabalí de origen ilícito. También un jabalí vivo para poder adiestrar a perros de caza, práctica muy común en diferentes sitios del país. Han sido un total de seis personas implicadas en diferentes zonas de Asturias, por otro lado y dentro de la misma operación Capurucita, se localizó un cebadero ilegal en Zamora para la caza del Lobo Ibérico, práctica habitual y fuera de ley, que se desarrolla en la zona desde hace años con el consentimiento de la Administración.

«Desde Lobo Marley siempre hemos apostado por hacer las cosas bien y digo bien cuando me refiero a que todo nuestro trabajo iría de la mano de todos los implicados en la defensa de la protección de la naturaleza. Hemos venido y hemos nacido para trabajar creando redes de colaboración, en este caso con el Seprona, donde el trabajo realizado hasta la fecha ha servido para destapar una de las mayores redes furtivas en el norte de España», argumenta Luis Miguel Domínguez.

«Desde Lobo Marley queremos informar y denunciar que toda la caza que se hace en Castilla y León se está haciendo fuera de la Ley desde hace muchos años, con el consentimiento de la Junta e incluso con expedientes abiertos desde el mismo Seprona los cuales denunciaban esta práctica ilícita. La caza del lobo ibérico en Castilla y León es un fraude y está fuera de toda ley, así como la creación de los cebaderos utilizando medios y atrayentes naturales o artificiales, acción que la legislación

no permite, para poder dar muerte a cualquier especie incluyendo a nuestro querido Lobo», concluye Domínguez.

 

Fotos

Vídeos