Los médicos denuncian los fallos informáticos en Atención Primaria

Los médicos denuncian los fallos informáticos en Atención Primaria

El Colegio Oficial de Valladolid y el sindicato Cesm advierten de la mala atención sanitaria por culpa del ‘Medora’

ANA SANTIAGO

Provoca retrasos en las consultas, incluso la desatención del paciente derivándolo a otro día, impide visar recetas o implica tiempo perdido de trabajo al tener que sincronizar los ordenadores que no están on line en el momento de la consulta. Son solo algunos de los males señalados por los afectados, los médicos, de una nueva aplicación informática, bautizada como Medora, que gestiona la historia clínica de los pacientes en Primaria y que no es la primera vez que se denuncia. En esta ocasión coinciden el Sindicato Médico y el Colegio Oficial de Valladolid. El primero ha lanzado toda una campaña con edición de carteles para explicar a los usuarios la causa de sus retrasos; chapas a los médicos para llevar en las batas y la Cesm creará también una red de médicos centinelas que «vigilará» retrasos y fallos del sistema para elaborar un informe que documente el mal funcionamiento del programa.

«Unos fallos a los que deben someterse los médicos de Primaria y que están perjudicando seriamente la calidad de asistencia en las consultas con los pacientes», asegura el secretario General de la CESM en Castilla y León, Mauro Rodríguez.

Por su parte, el presidente de la organización colegial vallisoletana,AntonioOtero, asegura que son muchas las quejas recibidas. En una carta remitida al consejero, Antonio María Sáez Aguado, asegura haberle manifestado ya este descontento. «Consideramos que los objetivos de la Consejería en lo referente a estas tecnologías difieren mucho de los profesionales que las utilizan, que no son otros que ayudarse de dichas aplicaciones para mejorar la atención sanitaria a la población. No solo no esta siendo así, sino que en numerosas ocasiones a lo largo del día esta atención se ve dificultada al existir un número muy elevado de desconexiones, errores diversos, centro de atención al usuario que no contesta las llamadas por sobrecarga, lentitud, y lo que alcanza mucha más importancia y grave trascendencia como es la pérdida de información anotada anteriormente y no accesible después, pérdida de registros de pacientes e, incluso, no existencia de pacientes sin motivo que lo justifique».

Por su parte, el consejero defendió las ventajas del programa y reconoció que «tiene problemas como todo lo nuevo» y puso de ejemplo los fallos que afectan a redes sociales como Facebook, y aseguró que se deben al incremento de aplicaciones y funcionalidades, que insistió cuentan con el respaldo de los profesionales.