'The Room', la habitación de los deseos

Un fotograma de 'The Room'./
Un fotograma de 'The Room'.

La película cuenta la historia de una joven pareja que, tras mudarse a una mansión, descubre una habitación en la que se cumplen todos sus deseos

Boquerini .
BOQUERINI .

Podría parecer una película más de casas encantadas o habitaciones misteriosas, pero 'The Room', una coproducción franco belga de Christian Volckman, con Olga Kurylenco y Kevin Janssens como protagonistas, es otra cosa. Es el cuento de 'El pozo de los deseos' pero en versión gótica.

La película sigue a una joven pareja que se acaba de mudar a una vieja y enorme mansión bastante aislada. Pronto, tras una falsa pared, descubren una habitación secreta que parece tener vida propia. Y no tardan mucho más en descubrir que cualquier deseo que se solicite en la habitación, se materializa ante ellos inmediatamente: cuadros de los maestros de la pintura -los cuadros, por cierto, son del director-, ingentes cantidades de dinero… Un día la mujer decide pedir su mayor deseo: tener un hijo. Y un bebé aparece de pronto ante ella. Lo que no saben y tardarán un poco más en descubrir es que todo lo que han conseguido lo pueden sacar de la habitación pero no de la casa, ya que se convierte en polvo.

La película es una fábula moral que explicó su director: «Ahora podemos tenerlo todo, pero hay una falta de equilibrio entre el primer y el tercer mundo. Esta es la visión que quería reflejar». La película cuenta cómo la habitación saca a la superficie los deseos más oscuros de la pareja: «Lo queremos todo y lo queremos de manera directa. Yo he buscado retratar esta idea de una forma más artística, explorando cómo funciona nuestra mente y nuestros deseos». «Hay que tener cuidado con lo que uno desea porque estos deseos se pueden hacer realidad y hay que pagar un precio por ellos», afirma el cineasta.

La actriz Olga Kurylenco no es una desconocida para el público español. De origen franco-ucraniano, ha sido chica Bond y ha trabajado a las órdenes de Fernando León de Aranoa en 'Un día perfecto', rodada en la sierra de Granada y ambientada en los Balcanes. También en 'El hombre que mató a Don Quijote', de Terry Gilliams, lo que hace que entienda el español, aunque no se atreva a hablarlo en público: «Nos estamos perdiendo en este mundo tan material. La manera de construir la felicidad es hacerlo a partir de uno mismo». Y va más allá: «Si existiese una habitación así en la vida real no tendría sentido utilizarla. Sería una jaula de oro en la que todo se destruye cuando se saca al exterior». 'The Room' tiene asegurada su distribución en España en los próximos meses.

Temas

Cine