'Una pequeña mentira', otra novela gráfica en carne y hueso

Un forograma de 'Una pequeña mentira'.

François Damiens, visto en 'La familia Bélier', encarna a un pobre tipo, solitario y desesperanzado, al que le van muy mal las cosas. Separado, se queda sin trabajo y su único consuelo es su hijo, empeñado en animarle hasta el punto de mentirle

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Segunda película en la filmografía de Julien Rappeneau y segunda adaptación de una novela gráfica que firma el realizador francés. Debutó con la versión en imagen real de 'Rosalie Blum', obra de referencia pergeñada por Camille Jourdy, publicada en papel por La Cúpula en nuestro mercado. Esta estimable ópera prima exploraba la soledad y las relaciones humanas con sentido del humor, buscando un estado de ánimo antes que la carcajada, con cierta intriga en la trama. Una buena muestra de cine francés, entre la ternura y la amargura, donde un peluquero treintañero dominado por su madre, una mujer solitaria y una joven veinteañera sin futuro formaban el triángulo protagonista, personas imperfectas que se espían unas a otras huyendo de sí mismas, cazando ilusiones lejos de su vivir cada día. Con 'Una pequeña mentira' el salto de las viñetas a la gran pantalla es a partir de un título español, con guión de Mario Torrecillas y dibujos de Artur Laperla, reeditado este mismo mes por la editorial bilbaína Astiberri con cambio de nombre (se publicó inicialmente como 'Dream Team' en 2014).

«La lectura de 'Una pequeña mentira' me ha fascinado», relata el director de la adaptación. «Me gusta sobremanera la sensibilidad con que se evocan las relaciones padre e hijo, un tema muy importante para mí. Me siento muy cercano al tono usado para contar esa bella historia, mezclando humor y emoción. También podría hablar de los personajes secundarios, que me parecieron muy interesantes, con personalidades sensibles y matizadas». François Damiens, visto en 'La familia Bélier', encarna a un pobre tipo, solitario y desesperanzado, al que le van muy mal las cosas. Separado, se queda sin trabajo y su único consuelo es su hijo, empeñado en animarle hasta el punto de mentirle. La pequeña mentira de 'Hormiga', tal y como llaman al pequeño en el colegio debido a su estatura, es bastante más grande de lo que parece a priori. Confirma a su ancestro que ha sido escogido para jugar al fútbol en un conocido equipo inglés, aunque han pasado de él, dando pie a una serie de acontecimientos inesperados. El ganador del César André Dussollier ('Amélie'), Ludivine Sagnier ('Lola y sus hermanos') Laetitia Dosch ('Bienvenida a Montparnasse') y Maleaume Paquin, en el papel del joven Théo, completan el reparto de esta conmovedora comedia con tintes dramáticos.

Temas

Cine