'Serenity': McConaughey y Hathaway pinchan en taquilla

Matthew McConaughey y Anne Hathaway en 'Serenity'.

La pareja protagoniza un thriller que ha recibido críticas demoledoras en EE UU por lo inverosímil y confuso de la propuesta

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Nada es lo que parece en 'Serenity', un thriller con tintes dramáticos escrito y dirigido por Steven Knight, artífice de la estimable 'Locke' y de la recomendable serie 'Peaky Blinders' (la contundente 'Taboo' también es fruto de su mente). Esta vez el creador británico parece haber pinchado en hueso, a pesar de haber juntado de nuevo frente a la cámara a un pareja de lujo, Matthew McConaughey y Anne Hathaway, cinco años después de su encuentro en la discutible 'Interestellar'.

Las críticas en EE UU, donde apenas recaudó 4,4 millones de dólares en su primer fin de semana de lanzamiento, habiendo costado 25, han sido demoledoras. Es el peor dato en la carrera del dueto protagonista, que no ha tardado en acusar a la distribuidora del batacazo. Al parecer no quisieron arriesgarse, gastando más en publicidad, ante las malas sensaciones percibidas en varios pases previos a modo de test entre prensa y público.

«Gastar más habría sido irresponsable para nuestros socios capitalistas y no habría sido prudente para un distribuidora independiente», han argumentado desde Aviron, esquivando las posibles sospechas. «Sentimos un respeto enorme y admiración por el talento y todo el duro trabajo que han puesto en el film, y desearíamos que la taquilla fuera mejor». A pesar del revés, quizás se oxigene con sus movimientos en otros países.

'Serenity', cuya acción transcurre en gran parte en el mar y en un marco atractivo, llega con meses de retraso a las pantallas españolas, donde todo puede pasar. De hecho, se barajaba la posibilidad de que el filme no viera la luz por estos lares, donde a veces triunfan por sorpresa títulos que llegan tocados desde sus países de origen. El espectador medio es impredecible. La distribución cinematográfica es una lotería. McConaughey interpreta a un capitán de un barco pesquero que vive en una pequeña isla del Caribe.

Su armonía existencial se ve perturbada cuando aparece en escena su exmujer, encarnada por Hathaway. Ella le pide ayuda desesperada para salvar su pellejo y el de un hijo que tuvieron en común. La situación deriva en un asunto turbio donde se confunden realidad y ficción. No es sencillo escapar del pasado. Steven Night parece haber perdido el timón en su nueva propuesta, cuyo rumbo tachan de inverosímil y confuso, pero nunca se sabe: grandes clásicos del séptimo arte fueron vapuleados en sus comienzos.