En cartelera

Will Smith: «Mi familia se ha convertido en una industria»

Will Smith en el papel del genio de la lámpara en 'Aladdin'.

El actor encarna al genio en 'Aladdin', versión en imagen real de la cinta de dibujos de Disney que contó con la voz de Robin Williams: «Él era un genio, es imposible copiarle»

MARÍA ESTÉVEZLos Ángeles

Will Smith (Filadelfia, 1968) se convierte en el genio de la lámpara en la nueva versión de 'Aladdin'. Un remake, que ofrece la oportunidad al actor de dar vida a un personaje que puso voz en los noventa Robin Williams en la versión animada y que sigue la estela de nuevas adaptaciones en imagen real de la factoría Disney, como 'Cenicienta', 'La Bella y la Bestia' y 'El libro de la selva'. La película, dirigida por Guy Richie, se estrena este viernes.

-¿Cuesta superar el listón de Robin Williams?

–Es imposible., Williams era un genio. No hay espacio suficiente para mejorarlo. Lo bueno, para mí, es que esta no es una cinta de animación y eso me daba algo de margen.

–¿Le preocupaba crear un genio que asustara a los más pequeños?

–Me preocupaba y me aterrorizaba crear un genio que no ilusionara al público. Asumo que he corrido un gran riesgo y he tratado de no imitar a Robin Williams, porque era imposible copiarle. Su trabajo es maravilloso y eso provocó mis miedos. Empecé con mucho temor, pero poco a poco fui superándolo.

–Guy Ritchie ha dicho que usted mantuvo una gran relación con el protagonista, Mena Massoud

–Eso fue lo que me salvó y me ayudó a superar mis miedos. Entre Mena y yo hemos desarrollado una gran amistad que se parece mucho a la que tienen los personajes. Ha sido una gran experiencia.

–¿Creció usted viendo películas de Disney?

–¿Quién no ha crecido viendo películas de Disney? Walt Disney sabía hacer magia, porque la magia de Disney es real. Sus historias están diseñadas para despertar al niño que vive dentro de ti.

–¿Hay algún secreto para el éxito de su familia?

–La familia se ha convertido en una industria y a los niños (Willow y Jaden) les encanta lo que hacen. Nosotros tratamos de vivir según nuestros valores, les damos libertad de decisión, les ayudamos en lo que quieren ser, sin forzarles, sin decirles cuál debe ser su camino. Como padres tratamos de asesorarles siempre, pero ellos al final eligen lo que quieren.

–¿Hay presión con el éxito?

–Yo crecí en un barrio difícil de Filadelfia. Un verano vi cómo le disparaban nueve tiros a un amigo en una cancha de baloncesto. Eso es más difícil que enfrentarse con el éxito.

–Supuso un gran impacto

–Jada (Pinkett Smith) y yo crecimos en ambientes peligrosos. Somos más fuertes, pero tratamos de guardar a nuestros hijos de ese tipo de vida. Quiero que aprendan que son ellos los que están a cargo de sus vidas

–¿Cree que el cine o la música es un buen negocio para los niños?

–Sí. El negocio del entretenimiento es mucho mejor y más seguro que los barrios donde crecimos Jada y yo. Además es una industria que conozco muy bien. Cualquier vecindario, cualquier industria, puede ser difícil. Pero una vez que conoces el mundo, es más fácil.

Will Smith en 'Aladdin'.
Will Smith en 'Aladdin'.

–¿No le da miedo Hollywood?

–Sí, claro que me da miedo. Hollywood es uno de los lugares más peligrosos emocionalmente hablando que existen en el mundo. Hay que evitar ciertas cosas, actitudes incorrectas, internet. Es necesario tener una coraza de titanio porque mucha gente quiere acabar con tu confianza. Mis hijos en cuanto a educación están escolarizados en casa, eso les permite hacer otras cosas como componer música o ir a clases de baile e interpretación. Nadie les dice que lo que hacen está bien o mal, ni si son o no inteligentes. Nadie les cuestiona

-¿Cuando algo malo le pasa, qué hace, lo ignora?

-No, no No se trata de ignorar nada. Soy humano, como todo el mundo, pero hay dos maneras de enfrentarse a un problema: buscando la solución o sucumbiendo. Para mí un problema es algo que necesita solucionarse me vuelve creativo y así es como yo quiero pasar mi tiempo, inventando.

-¿Dónde nace su fuerza, su espiritualidad?

-Para mí es importante leer a los grandes pensadores, a la gente espiritual. Trato de dejarme influir por pensamientos positivos, por ideas positivas. Siempre me rodeo de gente que me hace sentir bien.

«Un verano vi cómo le disparaban nueve tiros a un amigo en una cancha de baloncesto. Eso es más difícil que enfrentarse con el éxito» una infancia difícil

«Hollywood es uno de los lugares más peligrosos emocionalmente hablando que existen en el mundo» hollywood

-Sus fans parecen seguirle haga lo que haga, ¿es esa una gran responsabilidad para usted?

-Mis admiradores confían en mí. Es algo que he ido construyendo a lo largo de toda mi carrera. Yo suelo hacer películas que son postres muy dulces para el público, pero a veces les preparo algo que es pura proteína, digamos que son las verduras que necesitan para mantener el cuerpo en forma, ja, ja.

-¿El golf es un deporte que engancha?

-Sí, porque te obliga a estar en sintonía con la naturaleza. Todo afecta a tu disparo: el viento, el césped, si estas en un campo con altura... Tu mente tiene que reconocer todo lo que la rodea. Jugar al golf es algo casi espiritual porque tu mente desaparece en el momento en el que das a la bola. Igual que el ajedrez, el golf necesita de una gran disciplina.

Una fantasía a lo Bollywood

OSKAR BELATEGUI

Hoy nos puede parecer increíble, pero 'Aladdin' tardó un año en estrenarse en España. Lo hizo el 18 de noviembre de 1993, después de que el filme animado de Disney se convirtiera en la película más taquillera en el mundo en 1992. Uno de sus ganchos fue la voz de Robin Williams como el genio cachondo, aunque aquí tuvimos que conformarnos con el doblaje de Josema Yuste.

Will Smith tiene el difícil cometido de hacer olvidar a Williams en la adaptación a imagen real del clásico de dibujos dirigida por un perdido Guy Ritchie. La energía del actor no basta para salvar un filme que, a pesar de las malas críticas en EE UU, reventará las taquillas. ¿La novedad? Llevar a la imaginería de Bollywood una fantasía inspirada en 'Las Mil y una Noches', perdiendo de paso el carisma de los personajes de la versión de 1992.