La paternidad no entra en los planes de los jóvenes, solo luchan para subsistir

Los menores de 30 años ni se plantean tener hijos/Rodrigo González Ortega
Los menores de 30 años ni se plantean tener hijos / Rodrigo González Ortega

El desempleo y la temporalidad son los factores que impiden a los jóvenes pensar en formar una familia y minan su confianza en la prosperidad, reflexiona el psicólogo Fernando Pérez del Río

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

El experto en psicología y coautor del nuevo Plan de Juventud del Ayuntamiento de Burgos, Fernando Pérez del Río, considera muy preocupante la situación actual de los jóvenes. A raíz de las respuestas que pudo recoger en las encuestas realizadas para elaborar el documento municipal, a Pérez del Río le llamó especialmente la atención la ausencia total de planes de paternidad que tienen los burgaleses de entre 18 y 30 años. «Ninguno se plantea tener hijos», afirma el psicólogo.

Y esto no es más que la consecuencia final de «la situación dramática que viven los jóvenes», asegura Pérez del Río. La inestabilidad laboral y los bajos salarios son los principales factores que hacen que la juventud ni se plantee el tener hijos porque su prioridad es «subsistir». Cuando antes la gran mayoría pensaba que acabaría formando una familia a base de esfuerzo, hoy es todo lo contrario, explica el profesional.

Sólo existen dos excepciones, los que se preparan para ser funcionarios o los que heredarán negocios familiares. Estos jóvenes son los que se salvan de vivir en la «pobreza», asegura Pérez del Río. Y lo dice quien trabaja rodeado de ellos y conoce casos en los que una pareja no reúne 1.000 euros.

Además, todo ello agravado por un hastío en el que el joven no confía en dedicarse a lo que se ha formado. El 50,8% de los que participaron en la encuesta están de acuerdo o muy de acuerdo en que es difícil encontrar un trabajo acorde a los estudios realizados. Y cuando lo encuentran, el 80% firma un contrato temporal. De hecho, el 57% de los jóvenes tienen una sobrecualificación para el trabajo que desempeña.

Esto hace que sólo el 18% de los castellanos y leoneses logre emanciparse, según datos del Observatorio de la Emancipación del Consejo de la Juventud. Mirando la estadística desde el otro punto de vista, el 82% de los jóvenes de hasta 30 años siguen viviendo con sus padres.

En este contexto, en el que Pérez del Río cree que más que los pensionistas, los que deberían de salir a la calle son los jóvenes, se empieza a percibir un cambio de mentalidad que puede ser muy peligrosa para la prosperidad de un país. Y es que, en las entrevistas realizadas, ninguno de los jóvenes pide dotaciones municipales nuevas cuando se les pregunta por las cosas que necesita la ciudad para ofrecerles mejores servicios. De hecho, todas las respuestas hacían referencia a mejorar instalaciones ya existentes, bien en términos de habitabilidad o de posibilidades de uso.

Este es solo un indicador de que la mayor parte de la juventud ha entrado en un estado de hastío que hace que sea conformista y no luche por alcanzar metas más ambiciosas. También coincide esta conclusión con el carácter emprendedor. Sólo uno de cada tres jóvenes cree en el emprendimiento como una salida laboral, una proporción que se duplica, por ejemplo, entre los jóvenes estadounidenses, argumenta Pérez del Río.

¿Hasta dónde puede llegar el Ayuntamiento?

Ante esta situación «dramática» para Pérez del Río, el indicador de paternidad puede mejorarse con medidas concretas que pueden desarrollarse desde el Consistorio. Estas son las que se han recogido en el recién estrenado Plan de Juventud y que obran en poder del Ayuntamiento como líneas maestras a desarrollar durante los próximos cuatro años.

Concretamente los jóvenes piden que las subvenciones para guarderías se extiendan hasta los 30 años, establecer ayudas de renta garantizada hasta que los hijos tengan 16 años, poner en marcha un centro municipal de gestión de recursos materiales para bebés, desarrollar programas educativos para familias en desventaja social y ofertar viviendas para familias vulnerables sin recursos económicos.

Ahora, es cuestión del Ayuntamiento tratar de poner en practica estas y otras muchas conclusiones extraídas del Plan de Juventud y que son fruto de un profundo trabajo de entrevistas y encuestas realizadas a los jóvenes burgaleses. Son ellos, mejor que nadie, los que saben lo que hace que, en este momento, la paternidad sea una quimera antes de los 30 años.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos