Un hombre se atrinchera varias horas en su domicilio de Aranda cuando iba a ser detenido

Un momento de la operación policial / Susana Gutiérrez

La Policía Nacional puso en marcha una operación para detener a una banda de atracadores

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZAranda de Duero

Se atrincheró armado durante más de cinco horas en su domicilio de Aranda de Duero al conocer que la Policía Nacional iba a proceder a su detención. El hombre pertenecía a una banda de atracadores a los que se les imputan varios robos tanto en Burgos como en otras zonas de España. Durante la mañana, el operativo especial de la policía había conseguido detener a tres de sus compañeros en Aranda, en un dispositivo puesto en marcha hace unos días, según apuntan fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Burgos.

Poco antes de las cuatro de la tarde un grupo de los Geos provistos con armas largas entraban en el interior del edificio del número 1 de la Plaza de San Esteban. Se dirigían al tercer piso del inmueble, donde el hombre se había atrincherado armado junto a su familia, entre ellos, la presencia de varios menores. Durante horas permanecieron negociando su entrega hasta que poco antes de las nueve de la noche salía del portal detenido y se le introducía en un furgón policial.

«Los detenidos de hoy son del mismo grupo, en total cuatro, pero puede haber más porque el dispositivo sigue abierto», afirmó el inspector jefe de la Policía Nacional de Aranda, José Joaquim Gomá. Al respecto, añadió que se puso en marcha un protocolo especial, muy efectivo en este tipo de casos, y que se prolongó más de lo debido «al haber menores en el piso que han dificultado el proceso y forzado una negociación». En la operación participaron efectivos de los Geos, de la Policía Judicial de Burgos y del equipo de seguridad ciudadana. En principio, el inspector descartó que el grupo delictivo tuviera la base de operaciones en Aranda, ya que «es una banda que pertenece a Burgos, Aranda, Madrid y otros lugares».

Entre los robos presuntamente perpetrados se encuentran dos en Burgos, uno en un Bingo en el barrio de Gamonal y otro en una panadería, además de en una tienda de deportes de Aranda de Duero.

Durante esas horas de dispositivo policial, la expectación y la rumorología crecieron por la ciudad, agolpándose en las inmediaciones del inmueble decenas de curiosos. La Policía Nacional procedió a acordonar la calle, cerrando también los establecimientos comerciales y pidiendo a los vecinos del inmueble que no se movieran del edificio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos