La Fiesta de la Vendimia de Ribera del Duero abre una campaña que apunta a una gran calidad

Pisado de la uva en Aranda. /Agapito Ojosnegros
Pisado de la uva en Aranda. / Agapito Ojosnegros

Las actrices Silvia Abril y Lucía Jiménez recibieron las distinciones de Embajadora y Ribereña del año, respectivamente

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZ

La música, el folclore y el vino se volvieron a unir en Aranda en la III Gran Fiesta de la Vendimia de Ribera del Duero que da el comienzo oficial a una campaña que se augura de excelente calidad en la Denominación de Origen. Cientos de personas disfrutaron durante toda la jornada en Aranda de Duero de la amplia programación de actividades. Una edición donde el papel de la mujer y la interpretación han copado protagonismo con el entrega a dos actrices de los reconocimientos principales. La intérprete y cómica, Silvia Abril, fue designada embajadora de la zona de calidad, mientras que la actriz segoviana, Lucía Jiménez, recibió el nombramiento de Ribereña del Año.

En el pregón dela fiesta, la embajadora, dejó patente que «me apasiona la Denominación de Origen y su gente, además he descubierto lo que gusta compartir la parte más social del vino, compartir vino en la mesa, gastronomía y vino. Estoy encantada de ser la embajadora». Con su inconfundible tono de humor solicitó a Ribera del Duero, «que ampliéis la longevidad del cargo, quiero una legislatura de cuatro años, soy la primera embajadora y estoy en mi derecho». En la misma línea cómica, insistió en que, a partir de ahora, «en mi casa a partir se va a desayunar Ribera, vamos se va comenzar y terminar el día con vinos de esta zona». Silvia Abril no quiso tampoco perder la oportunidad para mostrar su apoyo público y explícito a la candidatura de Aranda como Ciudad Europea del Vino 2020. «Hay que apoyar la causa, ya está más cerca».

Por su parte, la Ribereña del Año, Lucía Jiménez, aprovechó también su faceta de cantante para dedicar una canción, desde el escenario, al mundo del vino de la zona. Asimismo, recordó que, como castellanoleonesa, «soy amante del buen vino y de estos caldos que son de mi tierra». La interprete de la serie «Amar es para siempre» afirmó estar «muy contenta e ilusionada» con la distinción y se comprometió a transmitir las bondades de los vinos ribereños. También confesó que el galardón le ha hecho retrotraerse a su infancia al recordar a su bisabuelo y la cultura del pan con vino y azúcar, «todo un clásico».

Tras la entrega de reconocimientos, se procedió al tradicional pisado de la uva y degustación del primer mosto de la cosecha y, a partir de ahí, se abrió una amplia programación musical acompañada por las casetas de una veintena de bodegas de Ribera del Duero que ofrecieron degustación de sus vinos. En los tres escenarios, #EspírituRibera en la Plaza Mayor, Ribera en el parque de La Isla y Tempranillo en la Plaza de la Constitución, se sucedieron las actuaciones. Entre los grupos más destacados Mago de Oz, Nacha Pop, La, Luarna Lubre, Dani Fernández, Billy Boom Band, DJ Gallo o DJ Carlos Areces.

Por primera vez en la fiesta, se entregaron los Premios Herencia Ribera con el objetivo de reconocer la aportación y el esfuerzo de personas fundamentales en la fundación de la Denominación de Origen. Los galardonados fueron Ismael Arroyo, a título póstumo, y Pilar Pérez Albéniz. Arroyo empezó a plantar viñas cuando no se le daba el valor que tienen en la actualidad y en 1979, con el apoyo de sus hijos, comenzó a elaborar y embotellar su propio vino. Fundó su bodega antes de la creación de la Denominación de Origen y luchó junto a un reducido número de viticultores bodegueros en la fundación de Ribera del Duero, que recibió la aprobación oficial en 1982. Por su parte, Pilar Pérez Albéniz, propietaria de la bodega Peñalba López-Finca Torremilanos, es una de las fundadoras de la Denominación de Origen y una mujer pionera y adelantada a su época.

Arranca la campaña

El presidente de Ribera del Duero, Enrique Pascual, consideró que la de 2019 se prevé una cosecha con una excelente calidad. «El clima está acompañando bien, las lluvias de septiembre han sido muy buenas y ahora está pasando lo que necesitamos: temperaturas altas por el día y frescas por la noche. Tenemos una previsión muy buena». En cuanto a calidad, recordó que el consejo regulador no se mete en cifras, «nosotros no entramos, cuando terminemos ya sabremos lo que hemos cogido».

La añada 2019 también supondrá una novedad importante para la zona, con la inclusión por primera vez de los vinos blancos elaborados con la variedad albillo mayor dentro de la denominación de origen. «Es una situación nueva, merecía la pena por muchas razones, se pueden dar vinos interesantes», insistió Pascual.

Al respecto, precisó que no se elaborarán en grandes cantidades, pero contribuirán a sumar y a acrecentar la marca de calidad. «Vamos a dar entrada a una variedad que la teníamos estigmatizada y se la va a poner en valor. Y si hacemos las cosas bien, que hasta ahora se están haciendo, va a ser muy positivo·, concluyó.