Una familia de patos 'dispersos' unida de nuevo gracias a Maya y Heidi

Patos en un río. /Antonio de Torre
Patos en un río. / Antonio de Torre

Dos niñas de Burgos encontraron a unas crías de pato con problemas y avisaron a los Bomberos, que las ayudaron para que estos regresaran al río con su madre

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Durante este caluroso fin de semana no todas las intervenciones de los Bomberos de Burgos han estado relacionadas con los incendios de pelusas. El pasado fin de semana también ayudaron a reunirse, en la capital burgalesa, a una familia de patos con unas crías un poco 'despistadas'.

Dos niñas de Burgos, Maya y Heidi, se encontraron a unas crías de pato con problemas, despistadas, lejos del río y sin su madre. Estas no querían que los patos recién salidos del cascarón sufrieran y avisaron a los Bomberos de Burgos, que acudieron para ayudarlas a ellas y a los pequeños patos.

En estos casos, los bomberos acuden con alguna caja o transportín. Este fin de semana llegaron con un transportín donde metieron a los patos y así los trasladaron, junto con las niñas, hasta el río burgalés más próximo. Aunque la operación, como confirman los bomberos, no es tan sencilla. Hay que trasladarlos hasta el río más cercano despacio, para que la madre pata, que normalmente se encuentra cerca, visualice en todo momento dónde son llevadas sus crías. Esto es importante porque, en este caso, los patos eran muy pequeños y, aunque fueran dejados en el río, no sobrevivirían sin la ayuda de su madre.

Parece ser que estos pequeños patos burgaleses tenían a su madre esperándoles en el río. En el momento en que Maya y Heidi los soltaron, rápidamente acudieron nadando hasta su progenitora.

Desde el Cuerpo de Bomberos de Burgos señalan que en esta época son habituales este tipo de salidas, ya que las patas están poniendo huevos y, en ocasiones, lo hacen lejos del río. De este forma, los patos nacen en un lugar inhóspito para ellos.

Los bomberos alaban el comportamiento y colaboración de Maya y Heidi de llamarles y preocuparse para salvar la vida de estos patos recién salidos del cascarón porque, de otra forma, seguramente no habrían sobrevivido lejos del río y de su madre.