Detenidos 18 integrantes de un grupo dedicado al robo de vehículos que actuó en Burgos

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín ha asisitido a la presentación de los primeros resultados de la operación / GIT

La operación, que se inició en Burgos, ha desembocado en la desarticulación de un grupo criminal muy organizado que operaba en toda España | Se especializaban en el robo y despiece de vehículos de alta gama

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía han desarticulado un grupo delictivo dedicado al robo, despiece y posterior venta por piezas de vehículos de las marcas BMW y Seat que actuaba en toda España. La operación, que se inició a raíz del robo de un vehículo en Burgos, ha desembocado en la detención, en la comunidad de Madrid, de 18 personas, tres de las cuales se encuentran ya en prisión provisional. Los agentes dan el grupo por desarticulado, aunque no se descartan nuevas detenciones.

Según han explicado fuentes del Cuerpo Nacional de Policía esta mañana, se trataba de un grupo muy bien organizado, jerarquizado y muy especializado en el robo de vehículos. De hecho, la 'profesionalidad' con la que actuaban sus miembros ha dificultado mucho las investigaciones.

Por el momento, se ha confirmado su vinculación con el robo de una treintena de vehículos en todo el país, si bien, las investigaciones permiten aventurar que la cifra total será muy superior. De hecho, los agentes actuantes continúan realizando las gestiones oportunas para identificar la procedencia de las numerosas piezas intervenidas en los registros realizados.

En los registros practicados también se ha localizado una plantación de marihuana

La investigación comenzó formalmente el pasado mes de abril a raíz del esclarecimiento del robo de un BMW en Burgos, cuyos autores fueron identificados. Uno de ellos, que estaba asentado en la localidad madrileña de Leganés, ya tenía antecedentes por hechos delictivos similares. Eso, unido al sensible incremento del volumen de robo de vehículos mediante la misma técnica en diferentes puntos de la geografía española, llevó a los investigadores burgaleses a determinar que los identificados formaban parte de un entramado delictivo mucho mayor.

Así, la Policía Judicial de Burgos se puso en contacto con la Jefatura de la Policía Judicial de Madrid con el objetivo de coordinar las actuaciones tendentes a la identificación del grupo criminal. Una vez obtenidos los preceptivos permisos judiciales, se puso en marcha un dispositivo especial de vigilancia y seguimiento que varios meses después ha permitido la identificación y detención de 18 personas y la materialización de tres registros en diferentes localidades de la Comunidad de Madrid.

En dichos registros se han localizado innumerables piezas de multitud de vehículos de gama media - alta, así como herramientas de trabajo e incluso una plantación de marihuana, cuya explotación generaba ingresos a mayores a la banda.

Muy organizados

Según ha explicado el jefe del grupo de Policía Judicial de Burgos, Alfonso Rodríguez, quien ha dirigido la operación, el grupo se componía de diferentes escalafones operativos, que actuaban de manera autónoma, pero con un enorme grado de coordinación. El primer escalafón lo comprendían los encargados de localizar y sustraer los vehículos. Se trataba de un grupo de personas con gran movilidad geográfica que, cuando encontraban un coche interesante para el mercado de compraventa de piezas, lo marcaban. Cuando se daban las circunstancias oportunas, procedían al robo del mismo, utilizando para ello herramientas muy especializadas, incluidos decodificacdores de seguridad. A menudo no tardaban más de tres minutos en practicar los robos.

Una vez sustraídos, los vehículos eran aparcados en plena calle en otras ciudades durante un par de días para comprobar que no se había activado un seguimiento específico. Cuando comprobaban tal extremo, trasladaban los vehículos a naves abandonadas. Allí intervenía el segundo gran escalafón del grupo, formado por tres personas dedidacas en exclusiva al despiece de los vehículos, una operación que se realizaba en unas tres horas.

La banda tardaba apenas unos minutos en robar los vehículos

Una vez desmontados los coches, se seleccionaban las piezas en función de su valor. Las que no tenían salida en el mercado de segunda mano eran deshechadas, a veces incluso en desguaces vinculados al grupo delictivo. Las que sí tenían valor eran empaquetadas y trasladadas a los lugares donde se almacenaban. Esa tarea correspondía a los integrantes del tercer escalón del grupo.

Dichas piezas eran anunciadas en páginas de internet a un precio muy reducido por los miembros del último escalafón, dedicados en exclusiva a la venta final a terceros.

30 vehículos

De momento se ha logrado confirmar su autoría en el robo de una treintena de vehículos y se calcula que el montante total del dinero obtenido a través de todas esas operaciones ascendía a 300.000 euros. Eso sí, en los registros han aparecido numerosas piezas aún sin identificar.

Sea como fuere, la desarticulación del grupo supone una gran noticia a juicio de la delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, que ha presentado los resultados de la operación acompañada del subdelegado en Burgos, Pedro de la Fuente, el comisario jefe provincial, Jesús Nogales y miembros de las unidades de la Policía Judicial de Burgos y Madrid.