Un burgalés revoluciona la práctica del golf con una aplicación móvil

Diego Maté muestra el funcionamiento de la aplicación/IAC
Diego Maté muestra el funcionamiento de la aplicación / IAC

El ingeniero informático Diego Maté recrea los campos de golf con fotografías cenitales que permiten conocer distancia al hoyo y la orografía del terreno gracias a un algoritmo

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

El golf no es un deporte para todo el mundo. El coste, la dificultad y la infraestructura necesarias hacen que la práctica sobre el 'green' esté al alcance de unos pocos. Sin embargo, la aparición de la aplicación 'Visualgolf', del ingeniero informático burgalés Diego Maté ha recortado sustancialmente la distancia entre los jugadores. El verdadero valor del desarrollo de Maté reside en el algoritmo que permite conocer la orografía del terreno, la distancia al hoyo y, en general, todo el campo, sin ni siquiera pisarlo.

A través de la superposición de imágenes cenitales tomadas con un dron, los campos de golf que en los que 'Visualgolf' está presente permiten al usuario de la aplicación conocer los detalles del campo sin estar allí. También facilita el acceso, con los precios de las entradas y el estudio del terreno antes de sacar los palos del armario.

Son estos los puntos que hacen de esta aplicación móvil la mejor amiga del jugador de golf aficionado -los profesionales no pueden hacer uso de una información tan pormenorizada-. Y es que, el golfista, mediante la geolocalización de su teléfono móvil, conoce cuántos metros le separan del hoyo y, especialmente cuál es la situación del 'green', y cómo son los desniveles.

Para poner en marcha esta potente herramienta, Maté cuenta con la colaboración de Sonsoles Conde, encargada de la comunicación y la expansión de 'Visualgolf', y Silvia Velasco, que se ocupa de la administración. Ellos tres, tras un año de desarrollo de la aplicación, han salido al mercado y ya cuentan con una base de campos de golf importante, que crece cada mes.

Diego Maté es ingeniero informático / IAC

En la actualidad, existen nueve campos de golf -dos de ellos en Burgos- que se pueden visitar con solo instalar la aplicación. Además, hay 17 más que ya tienen firmado un contrato para sumarse al catálogo y que serán incorporados a lo largo de este verano. Según comenta Maté, en primavera, cuando los campos recuperen su agradecido verdor, sobrevolarán la instalación con el dron para tomar esas miles de imágenes que hacen falta para digitalizar cada rincón.

«El desarrollo potencial de la aplicación es muy grande», indica ilusionado Maté, que es conocedor de que su algoritmo es único en el mundo y permite ofrecer una información valiosísima para la progresión de los jugadores. De hecho, aunque no entra en muchos detalles, el ingeniero avanza que hay países que ya han mostrado su interés en incorporar la aplicación a sus campos de golf, como Méjico, Argentina, Portugal o Marruecos.

El origen

Y todo comenzó con un amigo de Maté que tenía un dron. «Yo siempre he jugado al fútbol», reconoce el protagonista. Sin embargo, su amigo sí le daba a los palos y cuando se preguntaba cómo sacar partido a ese recién salido al mercado, se le ocurrió la posibilidad de mapear los campos con imágenes cenitales. Fue así como se gestó 'Visualgolf', llegando a profesionalizarse y convertirse en una herramienta única que puede revolucionar la práctica de este deporte e, incluso, su experiencia.

Temas

Burgos, Golf