Detenido en Burgos por la posesión de 221 plantas de cannabis

En los registros domiciliarios se encontraron además 200 gramos de cocaína en roca, 400 gramos de anfetamina, 200 gramos de sustancia de corte y 100 gramos en seco de marihuana

M.O.

Efectivos de la Guardia Civil detuvieron en Burgos a una persona, cuyas iniciales son J.C.M.B., de 57 años de edad, como presunto autor de un delito contra la salud pública por tráfico y cultivo de drogas, tras serle aprehendido 221 plantas de cannabis sativa que arrojaron un peso en verde de 350 kilogramos, según informaron fuentes de la Benemérita.

En septiembre, las Unidades del Cuerpo y su intercambio de información conocían la existencia de una posible plantación de cannabis en un paraje de la comarca Odra-Pisuerga. El equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de Policía Judicial (EDOA) se hacía cargo de la investigación en el marco de la 'Operación Dessobriga'.

Descubierta la plantación, de grandes dimensiones, perfectamente camuflada en el interior de un frondoso bosque y próxima al cauce de un río, con abundante maleza que dificultaba su acceso, los indicios y vestigios encontrados demostraban que estaba siendo tutelada. Todo hacía indicar que el dueño/s mantenía unas severas medidas de seguridad para no ser detectado ya que la plantación podía llevar años en funcionamiento.

Sometido el terreno a intensas vigilancias discretas, varios días después se detectó la presencia de un varón realizando cuidados en la plantación. A la vez, se descubría un vehículo estacionado en las cercanías. Las pesquisas practicadas permitían vincular a esta persona y al vehículo, conociéndose que disponía de un domicilio en la capital y otro en una población de la comarca Odra-Pisuerga.

La fase de explotación de la operación, realizada con un importante despliegue humano y de medios, se dirigida al unísono sobre los dos domicilios y la propia plantación, recogiendo toda la marihuana en avanzado estado de desarrollo, siendo necesaria una excavadora y un camión para su retirada, resultando ser el cultivo exterior más grande detectado en la provincia durante el pasado año.

En los registros se intervino una importante y variada cantidad de sustancias estupefacientes, como si de un "supermercado" se tratara, confirmando las sospechas de los investigadores de que pudiera dedicarse a una segunda actividad, que era la venta al "menudeo". El cerco policial sobre el sospechoso, indocumentado y huido precipitadamente a otra provincia, propició que semanas más tarde se personara en un Juzgado de Burgos. Ha sido imputado como presunto autor de un delito de tráfico y cultivo de drogas, ingresando en prisión.

Resultados patrimoniales

En la plantación se incautaron 221 plantas de marihuana de gran volumen, arrojando solo las hojas un peso en verde de 350 kilogramos que abrían supuesto 200 kilogramos netos dispuestos para su distribución; doce depósitos de agua de 1.000 litros cada uno; una motobomba de gasolina de gran caudal; sistema de regadío, tubos, mangueras; herramientas de cultivo, palas, rastrillos, azadas; sacos de compostaje; herbicidas, fungicidas, abonos e insecticidas para el desarrollo de la planta.

En los dos registros domiciliarios se encontraron 200 gramos de cocaína en roca; 400 gramos de anfetamina; 200 gramos de sustancia de corte; y 100 gramos en seco de marihuana. Además de tres balanzas de precisión y diferentes útiles para la distribución de la sustancia estupefaciente; 26 teléfonos móviles; una escopeta de cañones recortados y un machete con hoja de corte de 60 centímetros; un ordenador portátil e importante documentación que está siendo analizada.

La investigación fue dirigida por el Juzgado de Instrucción número 4 de Burgos y coordinada por el EDOA de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Burgos, colaborando el Seprona de esta Comandancia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos