El claustro bajo de la Catedral de Burgos acoge el Belén de interior más grande del mundo

El Nacimiento del Regimiento de Transmisiones número 22 se puede ver hasta el próximo 6 de enero

MARÍA ORIVE

El claustro bajo de la Catedral de Burgos acoge el Nacimiento Histórico Audiovisual que tradicionalmente elabora el Regimiento de Transmisiones número 22 en estas fechas. En su vigésimo tercera edición, el Belén dispone de una superficie aproximada de 400 metros que le convierte, de interior, en el más grande del mundo en cuanto al número de escenas.

En esta ocasión, se presenta una segunda versión de La Biblia, con siete nuevas escenas del antiguo testamento, más una de los Hechos de los Apóstoles, Pentecostés. En total, suman 95 escenas con 1.600 figuras, de las cuales, 50 están dotadas de movimiento. En el traslado de las piezas, se han utilizado 16 camiones militares y, para su montaje, han sido necesarios más de 6.200 metros de cable eléctrico, 153 focos para la iluminación, más de 400 puntos de luz y 16.000 vatios de potencia eléctrica.

La entrada tiene un precio de un euro que irá destinado a la restauración de la Catedral de Burgos, al Proyecto Brecha II de la Asociación Síndrome de Down de Burgos y al Proyecto Tres Aulas de la India, a cargo de la ONG Carumanda-Desde Lejos. El Nacimiento se podrá visitar desde mañana y hasta el próximo 6 de enero de 12.00 h. a 14.00 h. y de 17.30 h. a 21.00 h. Desde 1992 han visitado este Nacimiento 346.721 personas.