Catorce personas perdieron la vida en las carreteras de Ávila en 2018

Foto de archivo de restos de un vehículo accidentado en una carretera de Ávila. /R. Hernández
Foto de archivo de restos de un vehículo accidentado en una carretera de Ávila. / R. Hernández

La causa principal de los accidentes mortales fue por una velocidad inadecuada unida a una conducción distraída

ISABEL MARTÍNÁvila

Un total de catorce personas perdieron la vida en las carreteras de la provincia de Ávila en 2018, debido a trece accidentes de tráfico. Además, el 79% de los fallecidos fueron varones. La cifra, por tanto, aumenta respecto al año anterior en el que se produjeron nueve víctimas mortales. Además, hubo ocho heridos hospitalizados, mientras que en 2017 se registró solo uno.

Según fuentes de la Dirección General de Tráfico, la causa principal de los accidentes mortales se debió a una velocidad inadecuada que, en un 70% de los casos, estaba unida a una conducción distraída. Fue en carreteras convencionales donde concurrió el mayor número de accidentes mortales, donde se registraron once fallecidos, un 57% más que en el año 2017. En estos casos, las circunstancias de los accidentes fueron debidas a diversos factores. Las salidas de la vía se cobraron el 36% de las vidas, además de un 27% de fallecidos por colisión frontal. Los motivos, según la DGT, fueron la velocidad inadecuada en el 36% de los casos y la conducción distraída en el 27%.

Se da la circunstancia de que todos los fallecidos por accidente en autovía y autopista –en total, tres personas- durante este año se produjeron por salidas de la vía «debidas a una conducción distraída y al cansancio o sueño». El 71% de los fallecidos conducían el vehículo (10 en total), mientras que el 21% eran pasajeros (tres personas, una de ellas, menor de edad) y el 7%, peatones (una persona mayor de 65 años). La mitad de los accidentes mortales se produjeron en turismos, seguidos en porcentaje por los motoristas, con cuatro fallecidos, más dos casos protagonizados por camiones.

Casi un 30% de las víctimas mortales fueron motoristas, tres más que en 2017; todos ellos llevaban casco. Tan solo un 14% de las personas que perdieron la vida en turismos y camiones no llevaba puesto el cinturón de seguridad. Las cifras registradas se concentraron entre los meses de enero y julio, mientras que en septiembre y en octubre se produjo un descenso de accidentes mortales. Las edades, muy diversas, se centran en el grupo de entre 25 y 24 años, con cuatro fallecidos.

 

 

 

Fotos

Vídeos