Nissan Ávila no hablará de su futuro inmediato hasta que los trabajadores desconvoquen la huelga

Felipe González, presidente del comité de empresa de Nissan Ávila. /RAÚL HERNÁNDEZ
Felipe González, presidente del comité de empresa de Nissan Ávila. / RAÚL HERNÁNDEZ

La dirección considera que «no se dan las condiciones óptimas para mantener un diálogo constructivo» y los trabajadores siguen pidiendo pruebas de que se va a construir la nave de Vicolozano y la reversión al convenio anterior

Isabel Martín
ISABEL MARTÍNÁvila

Ayer era el día que los trabajadores de Nissan Ávila estaban esperando para saber qué ocurrirá con la fábrica entre septiembre de 2019 y abril de 2020. Continuarán esperando hasta el 11 de junio, ya que la empresa considera que «no se dan las condiciones óptimas para mantener un diálogo constructivo» al no haberse desconvocado la huelga prevista para los días 13 y 14 de junio.

Lo que para el comité de empresa es una situación de «conflicto», no lo es para Nissan, que sostiene que «el proceso de transformación sigue», y que así lo han ratificado en el cronograma entregado la semana pasada a los trabajadores y que estos consideraron «deficiente».

La automovilística va más allá y asegura que el plan industrial de Nissan «ya se está llevando a cabo», debido a que se han adelantado algunos de los trabajos previstos para esta nueva etapa, y que ya fueron comunicados a la plantilla. A partir de ahora y hasta 2024 «se irá incrementando la producción» hasta conseguir la plena transformación de la planta.

En concreto, la empresa se refiere a la fabricación de piezas de recambio, cuya producción se multiplicará por cuatro en el mes septiembre, según se anunció el 30 de abril. De momento no se conocen los detalles del número de trabajadores que permanecerán en plantilla ni se sabe si, al haberse adelantado el plan de transformación, también se adelantará el ERTE previsto desde el 1 de abril de 2020 y que concluiría al inicio de 2024.

Reivindicaciones

En la reunión, prevista para el miércoles y aplazada al jueves por «motivos de agenda», Nissan pidió al comité de empresa la retirada de la convocatoria de huelga antes de hablar de los planes inmediatos para la fábrica; algo que, finalmente, no ha sucedido.

Los trabajadores piden, una vez más, que Nissan «acepte alguna de las dos posturas marcadas» por el comité de empresa.La primera es «el cumplimiento del cronograma de la construcción de la nave logística de Vicolozano, con la reversión de condiciones al convenio anterior, en caso de incumplimiento»; una idea considerada «válida por la mayoría del comité de empresa». La segunda, apoyada por la representación sindical en su totalidad, es «la reversión al convenio anterior de manera inmediata y la vuelta al actual cuando se inicie la construcción de las naves de Vicolozano».

Convenio de 2017

La empresa, que «no ha aceptado ninguna de ellas», sostiene que «las garantías que piden están recogidas en el convenio» suscrito en 2017 por parte de Nissan y del comité de empresa, por lo que no considera que deban volver a garantizarse con nuevos acuerdos.

En el convenio de 2017, que se firmó tras el anuncio de la transformación de la planta, se recoge, entre otras cosas, que la empresa «asumirá el coste total de los salarios de los trabajadores» en el caso de que «en fecha 1 de abril de 2020 no pueda iniciarse la actividad de recambios en la planta de Ávila». En esta parte del documento se habla de que la compañía asumiría los salarios de aquellos trabajadores «en alta en la citada fecha hasta el momento en que efectivamente se produzca el arranque de la actividad».

Aplazada la huelga de las subcontratas

Por otra parte, las empresas auxiliares de Nissan han aplazado hasta el 20 de junio la mediación del Serla como un «voto de confianza» al considerar que Nissan ha mostrado un «cambio de actitud» hacia ellas. De esta forma, no irán a la huelga los días 17 y 18 de junio.