Intervenido un laboratorio clandestino de marihuana en El Tiemblo (Ávila)

Plantas de marihuana incautadas por la Guardia Civil . / GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha detenido a dos personas que utilizaban el chalé donde vivían para cultivar las plantas, para lo que utilizaban un potente sistema eléctrico que les impulsó puentear la red pública en el exterior del recinto

PAULA VELASCO

Gracias a las investigaciones llevadas a cabo por el Grupo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Ávila, los agentes han detenido a un hombre y una mujer como presuntos autores de un delito contra la Salud Pública y otro de defraudación de Fluido Eléctrico en El Tiemblo, en Ávila, dentro de la operación denominada Hémera.

Ambos individuos residían en un chalé rural en una urbanización de esta localidad abulense, en cuyos salones habían montado una «completa infraestructura de laboratorio para la plantación, cultivo y posterior distribución de marihuana», según han informado fuentes de la Benemérita en nota de prensa.

La infraestructura consistía en paredes aisladas totalmente, en la instalación de diversos ventiladores y aparatos de aire acondicionado, reguladores de temperatura, lámparas de altísimo voltaje y filtros para enmascarar posibles olores al exterior, entre otros sistemas.

En el registro los agentes se incautaron de efectos para el cultivo, cuarenta lámparas de calor de alto voltaje, seis ventiladores, cuatro aparatos de aire acondicionado, tres extractores, sesenta sacos de mantillo, decenas de cubiletes y soportes nuevos para iniciar el cultivo y tratado de las plantas así como numerosos transformadores eléctricos.

Según las mismas fuentes, dado el altísimo consumo eléctrico que la instalación conllevaba, los detenidos habían montado en el interior de la casa veintiún transformadores eléctricos que recibían la energía con un «sofisticado sistema oculto de puenteado a la red pública en el exterior del recinto», hecho que defraudaba a la captación de fluido eléctrico.

Por último, y oculto a través de parapetos y arbolados, también se localizó un invernadero con ocho plantas crecidas de cannabis de un metro de altura, además de un secadero con cogollos de esta sustancia, que sumaron siete kilos de hojas y cogollos ya limpios.

La Guardia Civil continúa con las investigaciones dado que pueden existir terceras personas implicadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos