Los bomberos de Ávila aseguran que la ciudad «está desprotegida»

Los bomberos de Ávila aseguran que la ciudad «está desprotegida»

Las reiteradas denuncias por el estado del material del parque móvil y de los equipos individuales se suman al desagrado de la plantilla por la gestión de la actual «jefatura accidental»

PAULA VELASCO

El Servicio Municipal de Bomberos de Ávila denuncia desde hace meses, a través de sus redes sociales y mediante manifestaciones en la calle y silenciosas, estando presente parte de su plantilla en cada pleno mensual, la situación que, según Alejandro Morales, trabajador del parque y delegado sindical del CSIF, afrontan desde hace meses.

El principal problema al que se enfrentan desde hace tiempo y lo que les lleva a mantener una situación tensa con el Ayuntamiento de Ávila «es la falta de efectivos. Tenemos una carencia de trece sobre una plantilla de cincuenta y tres, lo que supone un porcentaje elevadísimo», explica Morales. Este hecho se traduce en que a las intervenciones acude «un número insuficiente de efectivos, se pone en riesgo a las víctimas, a los bomberos, se desprotege muchas veces la ciudad porque cubrimos también la provincia», realizando desplazamientos a veces de hasta cien kilómetros de distancia desde la urbe.

«Normalmente debería haber un mínimo de efectivos, que está acordado con el ayuntamiento. Siete bomberos y un telefonista, aunque lo normal serían ocho o nueve con un telefonista», explica Morales. Pero hay días que el mínimo de siete «no se está cumpliendo. El telefonista hay días que no está. Hay días que hemos estado tres efectivos y el Ayuntamiento se queda tan tranquilo. ¿Qué hacemos tres bomberos si hay un accidente con atrapados?».

La Relación de Puestos de Trabajo (RPT) «dice que tendríamos que ser cincuenta y ocho, hay trece vacantes, tendrían que salir oposiciones, pero siempre pasa igual», lamenta Morales, que asegura que siempre sacan menos plazas de las que necesitan y que estas corresponden a jubilaciones, por ejemplo, lo que finalmente «nos deja en la misma situación en la que estamos».

Pero no es la única queja que tienen. El representante sindical asegura que tampoco la plaza del antiguo jefe, jubilado el pasado año, se cubrió correctamente. «El protocolo dice que esa plaza se convoque y cubra por promoción interna. La debe desempeñar el inferior más veterano que haya, siempre y cuando tenga la cualificación», es decir, debe tener el título de Arquitecto Técnico, Arquitecto Superior o Ingeniero Superior, «más luego aprobar una oposición. Y la persona que actualmente está ocupando ese cargo no tiene esa cualificación», manifiesta Morales, que no entiende cómo, si no hay nadie adecuado en la plantilla, el consistorio no ha designado a alguien con la titulación, elegido en comisión de servicio.

En cuanto a la escala de mando, los bomberos también reclaman que se cree una plaza de suboficial, que es un puesto intermedio entre Sargento y Jefatura, «un puesto que existe en todo Castilla y León menos en Ávila».

A estas reclamaciones se suma el hecho de que algunos de los vehículos con los que cuentan tienen más de treinta y cinco años y «un estado nefasto, no ha habido previsión de renovación de vehículos». Lo mismo sucede con los equipos individuales de bomberos, «cascos rotos, bomberos con botas que no son de su talla, bomberos de nuevo ingreso que no tienen el material necesario… Una falta de previsión y gestión horrorosa», afirma.

Desde el consistorio «parece que se están tomando medidas, van dando pasos y tenemos que ver si se van cumpliendo los plazos». Mientras, los trabajadores continúan reclamando «que salgan más plazas, que se dote al parque como debe, por lo menos que se cumpla la ley».

Por su parte, desde la Administración local, no se han pronunciado de momento.

 

Fotos

Vídeos