Carlos García, del PP, elegido presidente de la Diputación de Ávila por mayoría simple

Carlos García, del Partido Popular, elegido presidente de la Diputación de Ávila./RAÚL HERNÁNDEZ
Carlos García, del Partido Popular, elegido presidente de la Diputación de Ávila. / RAÚL HERNÁNDEZ

25 nuevos diputados tomaron posesión de sus cargos en el acto de constitución de la nueva Corporación provincial

Isabel Martín
ISABEL MARTÍNÁvila

Carlos García (PP) es el presidente de la Diputación Provincial de Ávila tras ganar, por mayoría simple y en segunda votación, el proceso de elección. Con 12 votos a favor, coincidentes con el número de diputados del PP, se impuso al candidato socialista, Pedro José Muñoz, alcalde de Cebreros, que obtuvo 8 votos. Cinco diputados de la nueva corporación, coincidentes con los cuatro representantes de Por Ávila y el diputado de Ciudadanos, votaron en blanco, tal y como habían anunciado días atrás.

Así, Carlos García repite como presidente, puesto que ostentaba desde el pasado mes de abril, tras prosperar la moción de censura contra el anterior presidente y ahora alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera.

En su discurso de investidura, abogó por la política del consenso en sus primeras palabras como presidente, «por encima de colores y de partidos». «Ávila y sus instituciones son mucho más importantes que sus políticos», aseguró también, y pidió «huir de los personalismos y de los liderazgos individuales».

En el Patio de Armas del Torreón de los Guzmanes, sede de la Diputación de Ávila, pidió «altura de miras» y luchar por los retos y soluciones para Ávila, desde la estabilidad institucional para garantizar la prestación de servicios en el medio rural, velando por la financiación local y la igualdad de condiciones para dicha prestación de servicios, siempre desde el respeto a la autonomía local.

Carlos García se comprometió a realizar un «trabajo incansable», con el deseo de hacer marca Ávila, atraer industrias y asentar empresas, pero también velando por la agricultura, la ganadería y el medio ambiente a través de una Diputación que trabaje «como unidad» y «salvando intereses partidistas».

García defendió la institución provincial como «la casa de todos y cada uno de los abulenses» e invitó a todos los diputados a trabajar juntos.