Se abre al mundo el pasado judío abulense

Inauguración de las obras de puesta en valor de las Tenerías Judías de San Segundo, declaradas BIC en 2010 y cuyo funcionamiento se prolongó entre los siglos XIV y XVII en Ávila junto al río Adaja, en el lugar en el que los judíos trataban y curtían las pieles /Raúl Hernández
Inauguración de las obras de puesta en valor de las Tenerías Judías de San Segundo, declaradas BIC en 2010 y cuyo funcionamiento se prolongó entre los siglos XIV y XVII en Ávila junto al río Adaja, en el lugar en el que los judíos trataban y curtían las pieles / Raúl Hernández

Las Tenerías Judías de San Segundo abrirán sus puertas el próximo mes de julio, recuperando un espacio de la historia de la ciudad y de España para su disfrute turístico, más allá de los límites de la muralla

Paula Velasco
PAULA VELASCOÁvila

El barrio aledaño al río Adaja de la ciudad de Ávila, que al menos durante los siglos XIV y XVII se dedicó a actividades artesanales e industriales a cargo de la población judía, ve la luz y se mostrará a todo el mundo a partir del próximo mes de julio tras una actuación que «ha permitido la cubrición, descubrimiento, limpieza, restauración y puesta en valor» de los restos arqueológicos encontrados frente al lienzo oeste de la muralla de la ciudad de Ávila, extramuros, en el interior de un solar conocido como el «Entorno del Atrio de San Segundo».

Fue entre 2001 y 2005 cuando se realizaron prospecciones arqueológicas, que sacaron a la luz estas antiguas tenerías judías. La zona, de aproximadamente una hectárea, fue declarada BIC en 2010 con la categoría de Zona Arqueológica y durante los últimos años se «ha trabajado en descubrir y proteger» este recinto para que «el pasado sefardí de la ciudad sea conocido por los abulenses, que tienen que ser los primeros en conocer su origen, pero también por aquellos que nos visitan», ha explicado el alcalde en funciones de Ávila, José Luis Rivas, en el acto de inauguración que ha tenido lugar esta mañana.

A través de las actuaciones llevadas a cabo, el recinto se «ha descubierto y protegido para que pueda estar al aire libre», ha explicado el teniente alcalde en funciones de Turismo, Héctor Palencia. Se ha hecho «a diferentes alturas, para intentar que no sea un espacio monolítico y único, y que no impactara frente a la muralla». Por esta razón «se juega con diferentes cubiertas para que ese impacto visual sea menor y las aguas no afecten a los restos».

Inauguración de las obras de puesta en valor de las Tenerías Judías de San Segundo, declaradas BIC en 2010 y cuyo funcionamiento se prolongó entre los siglos XIV y XVII en Ávila junto al río Adaja, en el lugar en el que los judíos trataban y curtían las pieles
Inauguración de las obras de puesta en valor de las Tenerías Judías de San Segundo, declaradas BIC en 2010 y cuyo funcionamiento se prolongó entre los siglos XIV y XVII en Ávila junto al río Adaja, en el lugar en el que los judíos trataban y curtían las pieles / Raúl Hernández

Para conservar el carácter de jardín y minimizar el impacto de la edificación en un entorno tan delicado, han explicado desde la delegación de Gobierno, se han realizado diferentes cubiertas de distintos materiales y alturas, para producir una visión heterogénea de la edificación. Quiere reflejar, de una manera simbólica, las pequeñas edificaciones donde se albergaban las tenerías o curtidurías, separadas estas por pequeños callejones, dotando a esta zona de un carácter de micro ciudad.

De esta manera, el espacio sufre una «musealización, que incluye un palomar», que ya aparece en un plano del siglo XVI, donde se han integrado un «centro de interpretación para poder conocer las diferentes etapas de este espacio, que comenzó siendo un espacio judío y acabó, con la expulsión de estos, gestionado por los cristianos», ha señalado Palencia.

Todo el conjunto «ha quedado perfectamente integrado en el entorno de la rivera del río Adaja», recuperando «este entorno medioambiental para el disfrute», ya que con ello se amplía el espacio patrimonial de la ciudad.

A la inauguración ha acudido la delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, que ha destacado la inversión de 344.000 euros del 1% cultural, a cargo de Iberpistas, que se suman a los 147.000 euros de la Junta. Martín ha destacado la importancia de la recuperación de estos espacios que sirven para fomentar el turismo de interior, «una herramienta para el desarrollo de nuestros pueblos y ciudades y un freno a la despoblación».