La construcción mejora en Palencia, aunque aún es el sector con peores datos

La asociación Aecopa, con 41 asociados tras años de bajas por la caída de la actividad, refleja más optimismo en su última asamblea anual

J. OLANOPALENCIA

El sector de la construcción ha atravesado unos años muy adversos, pero la asociación de empresarios Aecopa ha reflejado este viernes en su asamblea anual cierto optimismo hacia el futuro. Su presidente, Gabriel Rubí, lo dijo bien alto y claro: «Hemos tocado fondo y ciertamente terminamos 2013 mejor de lo que comenzamos». No obstante, a pesar de la mejoría, la construcción el sector más devastado por la crisis, que ha bajado de 1,73 millones de trabajadores en 2007 a 978.400 el año pasado mantiene aún el peor comportamiento de todas las ramas, alcanzando a final de 2013 una tasa interanual negativa del 7,7%.

La masa de asociados a Aecopa también ha sido reflejo de esa caída de la actividad, ya que en los últimos años se ha pasado de 80 asociados a los 41 actuales (con 14 bajas en 2013), si bien Gabriel Rubí también es optimista en este aspecto. Y es que asegura que hay empresas que han abandonado la asociación por falta de actividad, pero que se engancharán de nuevo cuando la reanuden, y que ya hay un ejemplo de esa tendencia.

Según recordó Rubí en la asamblea de anoche, en Palencia se contabilizan 10.447 empresas, y de ellas, 1.883 (el 18,02%) se dedican a la construcción.

También quiso el presidente de la Asociación de Empresarios de la Construcción e Industrias Afines destacar el descenso de la siniestralidad laboral, ya que el pasado año se produjeron 34 accidentes con baja menos que en 2012, y ninguna enfermedad profesional con baja ni ningún accidente mortal. «Es una buena noticia, quizá ha sido un poco de buena suerte, pero seguimos animando tanto a empresarios como a trabajadores a que no se confíen hasta que los accidentes se reduzcan a cero», afirmó ayer Rubí.

En lo que sí quiso dar un pequeño tirón de orejas el presidente de los constructores a las administraciones, aunque reconoció su apoyo en el ámbito local y provincial, fue respecto a las aplicaciones de las nuevas leyes y decretos sobre rehabilitaciones de viviendas y alquileres. «Se está legislando mucho, pero va todo muy lento, y hay que ser consciente de que sin la construcción no sale adelante», explicó.

También destacó Rubí que las empresas que no se preparen tecnológicamente para el futuro y que no apuesten por la rehabilitación no podrán sobrevivir, «como se está demostrando», apuntó.

Gabriel Rubí deja la presidencia

La Asociación de Empresarios de la Construcción e Industrias Afines va a cumplir 37 años y Gabriel Rubí ha ocupado su presidencia durante 24 años (cinco renovaciones cada cuatro años tras la primera elección). Rubí asegura que cuenta con la confianza suficiente de todo su equipo directivo y de los asociados para seguir, pero considera que debe dejar paso a otros profesionales del sector que asuman las riendas. «Es ley de vida», manifiesta.

También confiesa que ahora que está jubilado tiene el tiempo que el cargo requiere, «porque para esto hay que ser generoso con el sector», pero considera que no debe continuar, que a finales de año lo dejará, aunque su sucesor podrá contar siempre con su colaboración.

Y lo hace con la cabeza bien alta, «porque dejo la asociación totalmente saneada y hacia arriba», apunta ahora que el gremio parece haber recuperado cierto optimismo después de unos años de recesión difíciles.

«Todos los parámetros son de mejoría», afirma, convencido de que la población ha recuperado la confianza. «Además de dinero, se necesita confianza, que es un factor psicológico importante, y desde luego que el Gobierno ha conseguido trasladar a la opinión pública que la confianza vuelve», concluye animado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos