El Día y El Árbol optan a explotar el futuro súper del Mercado del Val

Las constructoras OHL y Sacyr se asocian con sendas cadenas y compiten por rehabilitar el espacio de abastos

J. A.VALLADOLID
Infografía del aspecto que tendrá la planta de venta al detalle tras la reforma. / AYUNTAMIENTO/
Infografía del aspecto que tendrá la planta de venta al detalle tras la reforma. / AYUNTAMIENTO

Dos candidatos para abordar la obra 'estrella' del quinto mandato de León de la Riva. Las potentes constructoras OHL y Sacyr han sido la únicas firmas que han presentado sus ofertas para quedarse con un tajo goloso en tiempos de escasez: la rehabilitación del Mercado del Val, una intervención con un presupuesto de partida de 12,7 millones de euros y un plazo de ejecución de 18 meses. La mesa de contratación abrió ayer el primer sobre de este concurso, que tenía como una de sus cláusulas fundamentales que el aspirante a adjudicatario llevase de la mano un operador de la distribución para explotar el supermercado de casi 1.200 metros cuadrados de superficie previsto en el sótano.

La empresa de origen vasco navarro Obrascón Huarte Lain se ha asociado con la cadena de supermercados El Día, mientras que Sacyr ha hecho entente con la marca castellano y leonesa El Árbol.

Ahora habrá que analizar las ofertas técnica y económica de ambos aspirantes es probable que haya bajas sobre el presupuesto de partida para proceder a adjudicar, probablemente en agosto, una obra que, según las previsiones de la concejala de Cultura, Comercio y Turismo, podrían comenzar en septiembre y alargarse hasta finales de 2015, cuando vence la autorización del mercado provisional instalado en una nave en la plaza de Poniente.

Mientras los técnicos estudian la documentación presentada por ambas firmas, el Ayuntamiento de Valladolid ha iniciado ya conversaciones con la Dirección General de Patrimonio de la Junta para lograr la autorización que permita el acristalamiento del céntrico espacio de abastos. En principio, no se prevén pegas, ya que el único elemento original es el armazón de hierro del inmueble inaugurado en 1882. La paredes de ladrillo datan de la reforma que se llevó a cabo entre los años 1981 y 1982. «Además el edificio no está considerado como un Bien Interés de Cultural (BIC), aunque sí se sitúe en un entorno BIC» al ser casco histórico, matiza la edil que gestiona el proyecto.

Cantalapiedra da por hecho que la obra contará con la financiación necesaria. Los 50 industriales que ocupen los puestos que surgirán con la reforma deben aportar tres millones de euros a razón de 60.000 por mostrador. De momento, hay 29 comerciantes comprometidos y 21 puestos vacantes, aunque la concejala cree que la inversión es asumible, ya que es una concesión por 25 años, con lo que el pago mensual por cada espacio de venta se sitúa en los 200 euros, un precio más que razonable en un espacio tan céntrico. Por su parte, el supermercado aportará un canon mínimo de dos millones, la Junta ya ha comprometido otros dos y falta por concretar la aportación total del Gobierno central, que hasta el momento ha ascendido a 403.000 euros, aunque el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, mostró su disposición a contribuir con más dinero en este proyecto de reforma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos