El mano a mano entre Díaz de Mera e Iratxe García

Los dos castellanos y leoneses con más peso en las listas del PP y del PSOE hablan para el Norte de lo que se juega España en los comicios del 25 de mayo

García y Díaz de Mera durante la entrevista. R. Gómez/
García y Díaz de Mera durante la entrevista. R. Gómez

No verán su cara en un cartel aunque anoche celebraran la ya desparecida pero tradicional pegada de carteles. Ríen cuando se les pregunta qué sentirían si, cual trampantojo de grandes centros comerciales, vieran su cara por las calles de las ciudades. «Eso ya ha pasado de moda», ahora se hace solo con el candidato y en el caso del PSOE, con vídeos sencillos. Sea como sea, desde las doce de la noche se enfrentan a la apertura de su tercera campaña electoral como miembros de una lista al Parlamento Europeo. Agustín Díaz de Mera ocupa el puesto 16 de la lista del PP e Iratxe García, el quinto lugar de la del PSOE. Ambos son de Castilla y León y han accedido a celebrar con El Norte el primer debate en un medio de comunicación.

Les citamos en el hotel AC Santa Ana de Valladolid. Se saludan con el cariño que surge entre las personas que han trabajado y viajado durante diez años prácticamente juntos. Ella pide una cocacola light y él, una normal. Se sientan y empiezan la charla comentando lo que hicieron el pasado fin de semana, el último para estar tranquilos con amigos, familia o dedicarse algo de tiempo personal. Desde la pasada medianoche, las próximas jornadas serán para el partido, para sus compañeros de afiliación y para su campaña electoral.

Así empieza la conversación.

Iratxe García (IG): Aunque hace un par de semanas que acabamos la actividad parlamentaria y llevamos ese tiempo haciendo cosas, es cierto que ahora empieza lo fuerte. Son agendas apretadas, estamos buscado huecos para ir a tomar café con la gente y muchas cosas más... Sabemos que es así. Yo siempre me enfrento a las campañas con ilusión y con fuerza. Es una oportunidad que tenemos de hablar de Europa y de que se nos escuche. Creo que es más necesario que nunca que seamos capaces de hablar de lo que se juegan los ciudadanos en estas elecciones y por lo tanto nos enfrentamos a ello con ilusión, con ganas, y esperando que al final el fruto sea de una participación alta y de compromiso de la ciudadanía.

Agustín Díaz de Mera (ADM): Como dice Iratxe, yo también lo afronto con mucha ilusión. En los últimos días hemos presentado el programa nacional y regional porque tenemos esa singularidad. Aquí, en Valladolid, empezó todo, cuando en la Convención Nacional del PP hicimos el Manifiesto Electoral del que han derivado los programas.

-Durante estos quince días estarán pidiéndole a la gente que participe. ¿Por qué hay que ir a votar el 25 de mayo?

ADM: Porque nunca hubo tantos riesgos como ahora para la construcción europea, para el futuro europeo de éxito y esos riesgos se tienen que neutralizar movilizando a la gente, y lo tienen que hacer las fuerzas políticas que creen en Europa. Así del sencillo.

IG: Nosotros ya estamos diciendo que hoy es necesario un cambio urgente en Europa. Hoy los ciudadanos de multitud de sitios están viviendo dificultades, están atravesando situaciones difíciles como consecuencia de una política errónea en el ámbito europeo que ha surgido de la toma de decisiones económicas como respuesta a la crisis. Creo que hay otra política europea. Se puede construir otra Europa que mire de frente a las personas y que sea capaz de responder a sus problemas. El cambio es urgente. Y sobre esa base habrá que ir explicando como planteamos, por ejemplo, luchar contra el desempleo, la emigración juvenil, las desigualdades, un estado de bienestar que se está deteriorando como consecuencia de los recortes...

ADM: La cuestión es que, con independencia de que el discurso sea europeo, el discurso también es regional y nacional. La crisis, las políticas para salir de ella, no solamente son europeas, son también regionales y nacionales. Pero, al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que no se parte de cero, que hay un punto de partida. Cuáles son las causas y quién formó parte de las causas. Eso es lo que unos denominan la «herencia recibida» y yo llamo «el punto de partida». Pero este punto tiene unos cuantos ítems letales que están relacionados con la respuesta que el Gobierno de Mariano Rajoy ha dado para corregir esos problemas, que yo llamo letales en el ámbito de las garantías por el estado de bienestar, en el de cortocircuitar un sistema financiero heredado enfermo, con metástasis, en el ámbito de una economía en recesión, con más de tres millones de parados como valor añadido. En fin, todo eso hay que explicarlo. Y hay que decir qué se ha hecho aquí, con duras políticas de ajuste y que han repercutido en los ciudadanos, que al mismo tiempo son las víctimas y los héroes, por tener el valor de asumir las reformas, pero al mismo tiempo hay que ver lo que ha hecho Europa, que ha contribuido a regenerar el tejido social enfermo como consecuencia de una crisis política, económica y financiera. Yo estoy bien dispuesto a explicárselo a los ciudadanos.

IG: Sí, pero decías Agustín, «garantizar los pilares de este estado de bienestar». Es que yo creo que no están garantizados. Esta semana escuchaba al señor (Miguel Arias) Cañete decirnos a los socialistas que ya valía de poner caras tristes y que nos alegráramos como el PP. Y la verdad es que para mí es difícil alegrarme de que el presidente del Gobierno dé unos datos de previsiones económicas mientras lo que estoy viendo alrededor no concuerda porque, si hubiera sustentado los pilares del bienestar social, y el Gobierno popular lo hubiera hecho o las políticas europeas lo hubieran permitido, no veríamos cómo hay gente que no puede mantener determinados tratamientos médicos porque no tiene dinero para pagar la parte que le corresponde del medicamento, porque hay niños y niñas que van a la escuela sin desayunar, porque el 55% de los jóvenes en nuestro país no tiene trabajo y, lo que es más triste, sin ninguna esperanza de ver que esta situación se pueda solucionar. Hay cientos de miles de personas que están saliendo de España intentando buscar oportunidades fuera, por lo tanto, frente a ese escenario, creo que hay poco por lo que sonreír y creo que lo que hay que trasladar es que Europa puede llevar a cabo otro tipo de políticas dirigidas al crecimiento y la inversión. El único objetivo y la única obsesión que parece que tiene la derecha europea es el control del déficit, pero frente a ello, que se puede llevar a cabo en un periodo de tiempo mas largo, las políticas tienen que venir acompañadas de crecimiento e inversión, un gran plan de empleo, etc.

-¿Qué puede hacer su partido que no esté haciendo el contrario?

IG: Nosotros hemos solicitado en el Parlamento Europeo que se incorpore el pilar social en la política monetaria de la UE, el concepto de los eurobonos, las transacciones financieras. Hemos sido los impulsores del instrumento de garantía juvenil que en estos momentos consideramos que es insuficiente y que se tiene que incrementar en su dotación economía. Hemos planteado que la reforma del sistema bancario tiene que tener una serie de garantías de cara a que no sean los contribuyentes los que paguen única y exclusivamente los excesos de Las políticas que se han estado desarrollando en el ámbito bancario. Lo hemos planteado y lo seguiremos planteando en el futuro si tenemos mayoría en el Parlamento y, por tanto, la Presidencia de la Comisión, y que podamos llevarlas a cabo de una forma más acelerada.

ADM: No, pero.. A ver. Yo niego la mayor. Creo que todas las enfermedades sociales heredadas tienen un protagonista que ha sido básicamente el segundo Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que lo que hizo fue empobrecernos y endeudarnos; básicamente eso. Mira (se dirige a Iratxe), he leído dos artículos de diciembre de 2010 y 2011 en los que se dice que la mayor brecha social en el ámbito de la igualdad, entre la pobreza y la riqueza, se produce en esa etapa temporal. Y en lo que concierne a la pobreza infantil, España tenía la mayor brecha social. Solamente Lituania, Estonia y Rumanía estaban por detrás. No cuento esto para generar indisposición o malestar n mi colega, lo cuento para que se tenga en cuenta que el punto de partida ha sido muy duro y que las políticas de saneamiento tienen una permanencia en el tiempo de dos años y se están terminando esos sacrificios. Ahora mismo tomo las palabras de Ramón Jauregui, ya que Iratxe citó a Miguel. Dice «no se pueden negar los elementos de recuperación pero tampoco tiene que tocar nadie la trompeta». Nadie hace aquí soflamas triunfalistas, pero lo que sí que hay son unos indicadores económicos que dicen «están ustedes en la buena dirección». Los indicadores sociales, pues no son tan buenos. No, no lo son. El problema es que el desempleo tiene el freno puesto en este sentido, pero el resto de los indicadores, al margen del empleo, son todos buenos.

-Ustedes lo han dicho. Primero fue Zapatero, que después de ganar las elecciones en 2008, en 2010 retrocedió y tuvo que bajar las pensiones. Y después Rajoy, que tras ganar en 2011, cuando llegó al poder incumplió el programa electoral. ¿Cómo se van a fiar los ciudadanos de lo que ustedes prometan durante estos días?

IG: Bueno, yo estoy de acuerdo con parte de esa reflexión, pero en otras cosas no. Entiendo perfectamente la desafección de una gran mayoría de los ciudadanos hacia las políticas, hacia el proyecto de Europa, hacia todo aquello que entiende que su situación no sólo no ha mejorado sino que, en algunos casos, va a peor. Por lo tanto, hay que ser comprensivo con eso. Frente a ello, creo que hay diferencias esenciales. En unos casos el Gobierno de Zapatero llevó a cabo políticas fundamentales para la ciudadanía y es verdad, que en la última parte de su Gobierno se tuvo que enfrentar a una crisis con medidas que se estaba imponiendo desde Europa. Pero yo creo que lo importante que tenemos en estos momentos es ser capaces de plantear alternativas. Dice el señor Díaz de Mera que no quiere hablar de la herencia, pero continuamente hace referencia a ella

ADM: ..sí, sí quiero hablar de la herencia.

IG: ...hace continuamente referencia a ello pero no le he escuchado decir nada sobre lo que yo me he pronunciado y las propuestas que mi grupo ha planteado en el Parlamento.

ADM: ¿Cuáles?

IG:Los eurobonos, por poner un ejemplo, o la exigencia de que los Estados miembros incluyan unos indicadores sociales cuando tengan que presentar sus programas de estabilidad ante la Comisión Europea para ver cómo afecta su puesta en práctica, o cuando hemos planteado la necesidad del pilar social en la unión económica y monetaria.

-¿Tiene una respuesta para eso?

ADM: Naturalmente. Es que yo no creo que la izquierda tenga el patrimonio de lo social, en absoluto. No, no, no. Yo creo que el Partido Popular Europeo está tanto o más comprometido con lo social; deriva de la doctrina social de la Iglesia. Nosotros venimos de ahí. No es un patrimonio lo social.

IG: ...ni de la derecha lo económico (interrumpe)

ADM: Claro que no. Estoy muy de acuerdo con esa reflexión. Me alegro mucho de oírla. Lo que quiero decir es que para poder mantener todas esas políticas sociales con las que estamos comprometidos en el PPE y, singularmente en el español (políticas educativas, pensiones, políticas sanitarias, etc), hace falta que la caja pública esté saneada. Y sí que contesto, claro que contesto. Por poner un ejemplo estimado en 30.000 millones de euros: llegamos a la transferencia de poderes, se le pregunta al anterior Gobierno cuál era el déficit con el que dejaron a España y dicen «el 6%». Cuando llegamos, el 9%. Eso supone 30.000 millones. ¿Dónde repercute esta cantidad? Pues en todo. Por tanto, en lo que discrepamos, y vamos a seguir discrepando, espero que por mucho tiempo, es en los medicamentos, en las terapias que se aplican para cortocircuitar cuanto antes todo el sufrimiento que ha generado desde el punto de vista social a consecuencia de una crisis que se ha padecido con desigual intensidad en la Unión Europea.

IG: Pero Agustín, entendiendo algunas de las cuestiones que planteas, también comprenderás que dentro de tener que cumplir los planteamientos que se hacen desde Europa hay determinados márgenes de maniobra, y el Gobierno del PP es el que ha decidido dar 4.000 millones de euros, por ejemplo, a las empresas adjudicatarias de las autopistas para salvarlas y estamos viendo cómo se recortan derechos sociales con el copago farmacéutico o la reducción tan abismal de las becas. Entonces, hay margen de maniobra. Aquí se han tomado decisiones de carácter político que definen hacia dónde entienden unos que se deben hacer estos planteamientos y hacia donde lo entienden otros.

ADM: Bueno, Iratxe, yo sinceramente, lo de las autopistas no me lo sé, me acabo de enterar, pero tengo criterio y te puedo decir que no se puede sostener un debate en base a un dato que te ha dicho Pepito o que has tomado legítimamente de tal o cual anuario. Yo lo que digo es que, por ejemplo, antes te has adjudicado o mejor dicho, el Partido SocialDemócrata la autoría y la influencia del plan de empleo juvenil. Sinceramente, no estoy de acuerdo, ese plan lo ha impulsado el Partido Popular Europeo. Pero curiosamente todos se apuntan eso y en coincidencia temporal, todos lo critican. Su presupuesto, por ejemplo.

De cualquier forma, los incumplimientos de socialdemócratas y conservadores han terminado echando en brazos de partidos de extrema a los ciudadanos. ¿Qué responsabilidad tienen ustedes en todo eso?

ADM: Yo ninguna. A mí,en que la gente se vuelva loca, no tengo ninguna responsabilidad, ni mi partido tampoco. Eso son patologías sociales. Yo no concibo a un ser humano o a un partido político que desprecie al otro porque sea amarillo, blanco o negro o por orientación sexual. Los partidos que detentan eso son patologías sociales que, por mucha legitimidad democrática que tengan para sentarse en una cámara, merecen el más profundo de todos los desprecios.

IG: Estando de acuerdo con lo que dice Agustín, creo que de lo que puede suponer este tipo de apoyo a estos partidos, sí que hemos podido ser todos responsables. En el resurgimiento de estos partidos han sido responsables las tomas de decisiones equivocadas y todos tendremos que asumir la parte de responsabilidad que nos competa, pero al final, hay que comprender que ante la situación que se vive en determinados territorios, la respuesta de estos grupos populistas que no responden a una estrategia global, que no tienen un planteamiento de futuro, simplemente oportunistas, trasladan algunos mensajes que a la gente que se encuentra en una situación de desafección hacia la política tradicional, les puede atraer. Dicho eso, Europa se construye día a día desde una estrategia global y de futuro y esa política solo la han llevado en Europa las grandes formaciones políticas. No quiero hacer un alegato del bipartidismo. Hay otras fuerzas políticas europeistas que tienen representación y, por lo tanto, conforman grupos políticos, pero sí que digo que otras que no tienen representación en el Parlamento y que tienen un carácter populista no tienen un proyecto de Europa y no van a la Cámara a construirlo. Solo hablan de la antipolítica. Y eso es peligroso.

-¿Y cómo se puede corregir eso? Las encuestas apuntan a una representación de estos partidos en la Eurocámara a partir de junio.

IG: Ya los hay

ADM: Allí hemos tenido a Le Pen padre, a Le Pen hija, a grupos xenófobos de diferentes nacionalidades, a grupos que se rasgan las vestiduras en España por cuestiones sociales, que no tiene que ver con el PSOE, y que luego aplauden a los Castro y a los Maduro y se tomaban copas con los Chaves. Esos a mi no me producen ninguna credibilidad ni ninguna tranquilidad. La libertad es identificable; no se pregona, se siente. Entonces, cuando esos grupos se ponen a defender a personajillos como los que acabo de citar, que son dictadorzuelos para sus pueblos, no me gusta mucho verlos en el Parlamento. No me gusta nada. >

-¿Les preocupa el ascenso del Frente Nacional en Francia?

IG: Preocupa en los términos en los que tiene que preocupar, tampoco es que vayamos a plantear que los resultados de las últimas elecciones en Francia signifiquen que una mayoría de extrema derecha se esté imponiendo en Europa, porque creo que no es así. Creo que responde a políticas que en algunos momentos que se han tomado han llegado a la población y es un mensaje populista y fácil, que atrae; poco responsable, pero que atrae. Esto nos tiene que llevar a los partidos tradicionales a pensar que tenemos que cambiar algunos comportamientos e intentar acercarnos más en la toma de decisiones a la ciudadanía.