Menos barreras auditivas en la infancia

Un total de 41 familias con miembros que tienen problemas de audición desde los cero años de edad encuentran su apoyo logopédico y educativo en la Asociación de Padres de Niños Sordos de Salamanca

JORGE HOLGUERA SALAMANCA
Clase práctica de lenguaje de signos en los locales de la Asociación de Pacres de Niños Sordos de Salamanca. / Almeida/
Clase práctica de lenguaje de signos en los locales de la Asociación de Pacres de Niños Sordos de Salamanca. / Almeida

Las personas con problemas de audición tienen más difícil su desenvolvimiento social, su progreso académico y laboral. Por esto es importante detectar la enfermedad lo más pronto posible y, a continuación, sin pérdida de tiempo, comenzar a trabajar para hacer frente a todas las barreras existentes, desde la edad más temprana posible.

En Salamanca, la Asociación de Padres de Niños Sordos (Aspas), lleva desde 1982 agrupando a los padres con hijos con deficiencias auditivas y todas aquellas personas que se identifican con la problemática de los sordos en todos sus aspectos.

En la actualidad, Aspas agrupa a un total de 41 familias. Son padres de niños con problemas de audición desde los cero años de edad, pues en muchos casos estos problemas son detectados desde el nacimiento hasta el cuarto o el quinto mes.

Aspas Salamanca cuenta con cuatro trabajadores especialistas, una pedagoga a tiempo completo, un logopeda y dos profesionales para el apoyo educativo. Esta asociación trabaja en tres ámbitos diferentes: En el sanitario, se encargan de concienciar de que significa la pérdida auditiva y en qué consiste el implante coclear; En el apoyo educativo, se encargan de facilitar en lo posible el proceso educativo de la persona con problemas auditivos; En el aspecto de los servicios sociales, esta asociación es un consuelo para las familias a la hora de adquirir los caros sistemas para la mejora de la audición de estas personas, sirva de ejemplo los audífonos.

Las personas con problemas de audición pueden llegar a hablar muy bien, de ahí que en muchas ocasiones se trata de una discapacidad invisible. Algo que es positivo, pero que deja de serlo en el momento en que se les empieza a tratar como si no tuvieran esa discapacidad. En ese preciso instante pueden verse perjudicados por problemas como la desinformación, ya que si no se les pone las herramientas precisas a su alcance se pueden perder algunos aspectos importantes en procesos de comunicación.

Dificultades

En este caso, si estas personas no cuentan con intérpretes en las aulas, o su deficiencia no es tenida en cuenta, tendrán más dificultades que el resto de alumnos para aprender. Lo mismo puede pasar en otros ámbitos de la vida, dentro de ese nuevo escenario.

Aspas también realiza una importante acción de orientación y apoyo a la familia en las primeras experiencias con su hijo con problemas de sordera.

De cara a la sociedad y los colegios, tanto si hay niños con estos problemas como si no, esta asociación se encarga de la sensibilización para el fomento de las relaciones entre sordos y oyentes. Por otro lado, desde esta agrupación se promueven los servicios para la prevención, asistencia, rehabilitación y educación de los niños sordos.

Para atajar los problemas de sordera se requiere del uso de unos audífonos o de un implante coclear.

El audífono es un dispositivo electrónico que amplifica y cambia el sonido para permitir una mejor comunicación

El implante coclear también es un pequeño dispositivo electrónico que ayuda a las personas a escuchar, a diferencia del audífono, este se implanta quirúrgicamente y funciona de una manera diferente. Tanto un sistema como el otro son caros, y las ayudas escasean.

En el caso de audífonos, la ayuda de Sanidad se reduce a un tercio del coste real y sólo hasta los 16 años. Hay que tener en cuenta que como el oído se desarrolla y el niño crece, hay que renovar los moldes, cada tres o cuatro meses, las pilas y otra serie de elementos generalmente caros.

Implante coclear

El implante coclear es gratuito, no obstante los componentes externos también han de ser costeados por el paciente. Por lo que ambos sistemas suponen un desembolso que no todas las familias pueden realizar.

En atención a estas y otras necesidades, Aspas ha realizado unas demandas a Sanidad, entre las que cabe destacar la necesidad de incrementar la cuantía económica de prestación para la compra de audífonos, que en este momento cubre un tercio del coste real de los mismos e incluir la renovación de todos los componentes externos del implante coclear, imprescindibles para su funcionamiento, y que dicha renovación se desarrolle de forma rápida, destinando los recursos adecuados y, por supuesto, eliminar el límite de edad establecido en los 16 años.