La Universidad Internacional supera los 2.200 estudiantes en medio año

Más del 90% de los alumnos tienen más de 30 años y es su segunda titulación

MARÍA ORIVEBurgos
Alberto Gómez Barahona. / El Norte/
Alberto Gómez Barahona. / El Norte

La Universidad Internacional Isabel I nació hace algo más de medio año el 4 de julio de 2013 fue autorizada por la Junta de Castilla y León- y ya tiene más de 2.200 estudiantes. Con sede en Burgos, es una universidad 'on line' que viene a «sumar al sistema educativo de la región», según explica el nuevo rector de la Institución académica, Alberto Gómez Barahona. «Castilla y León es una región con mucha tradición universitaria, que ha visto nacer y crecer importantes universidades, pero vivía al margen de un proceso como es la formación online», apunta el máximo responsable de la Universidad Isabel I. El modelo es «totalmente nuevo, propio del siglo XXI, al que se han incorporado muchas universidades extranjeras y, en España, tenía sus principales referentes en Madrid y Barcelona».

Por ello, un grupo de promotores relacionados con la educación consideró necesario vincularse a una nueva forma de enseñar y aprender, la formación 'on line' que implica un cambio de metodología y de formas de aprender. La Universidad Isabel I es privada, con capital del Instituto Piaget de Portugal, así como diversos inversores. «El proyecto se gestó con mucha rigurosidad, nacimos y Castilla y León se incorporó a este modelo, de tal forma que ha logrado superar ese déficit», señala Gómez Barahona, que añade que «hemos venido a sumar al sistema educativo de la región». Porque no es lo mismo la formación 'on line' que la enseñanza a distancia. Hay un cambio metodológico. En este segundo caso, «se basa en un modelo tradicional de transmisión de conocimiento, mientras que, en nuestro sistema, se parte de que hoy la información está disponible por múltiples canales, estamos sobresaturados y hay que canalizar». Por lo tanto, «el rol del profesor debe cambiar, no se trata solo de transmitir conocimiento, sino de colaborar en su adquisición», por lo que no es solo «aprender, memorizar y evaluar», sino que, «en este proceso constructivista del conocimiento, vas construyéndolo, se comparte con los compañeros, participas en foros o chat, bajo la tutela y coordinación del profesor».

Y ello implica que los profesores tienen que tener una serie de habilidades digitales, como, por ejemplo, «ser capaz de hacer ediciones digitales, no un libro convencional, sino digital, más interactivo y también adaptar las herramientas y dinamizar foros», explica Gómez Barahona. Por lo que es necesario «un proceso de adaptación».

En el curso 2013-2014, la Isabel I ofertó diez titulaciones oficiales de grado, adaptadas al Espacio Europeo de Educación Superior: Derecho, Administración y Dirección de Empresas (ADE), Ingeniería Informática, Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (CAFD), Nutrición Humana y Dietética, Psicología, Educación Primaria, Educación Infantil, Historia y Geografía y Criminología, así como algunos másteres. «Nosotros pensamos que todo lo que se hace en un aula se puede hacer 'on line' y, a partir de ahí, hemos sido innovadores y creativos», subraya el rector. Y pone como ejemplo Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, que es la primera online que lo imparte.

Para el próximo curso, ampliarán los títulos y también el número de profesores. «Tenemos tres grados: Arquitectura, Ciencias de la Seguridad y Diseño, además de distintos máster, como el de Seguridad Informática o Docencia Digital y esperamos que en junio se terminen los procesos de acreditación y se puedan otorgar las acreditaciones pertinentes», destaca Gómez Barahona.

La Universidad Isabel I ha abierto recientemente un proceso de selección de profesores en estos momentos, cuenta con una plantilla de cuarenta personas que esperan duplicar con las nuevas titulaciones, en su mayoría para las nuevas titulaciones, aunque también para la implantación de los segundos cursos. «Tienen que ser especialistas en las materias que tenemos, mejor doctores, y luego superar los procesos de formación digital y metodología», apunta.

En cuanto al perfil de los estudiantes, «más del 85% son de fuera de la región y casi el 90% tienen más de 30 años y normalmente es su segunda titulación», señala el rector. Así que otra de las características de la formación online es que «se adapta perfectamente a la formación a lo largo de la vida, al romper todos los límites de espacio y de tiempo, está posibilitando que la gente estudie de forma mucho más cómoda». En este sentido, matiza que «había una especie de miedo a que pudiéramos quitar estudiantes al resto de universidades tradicionales y los datos han venido a demostrar que no es así, que hemos venido a sumar y no restamos nada».

Para el futuro, el rector afirma que «tenemos pendiente la internacionalización». Un proceso que tiene unas etapas muy claras, según avanza Gómez Barahona, «primero a los países de América Latina por la facilidad que genera nuestro idioma y cultura común y también a los países lusófonos, donde nuestras titulaciones se impartirán en portugués».