La Semana Santa de Bercianos de Aliste, declarada Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial

Consideran que constituye “un hecho histórico y cultural de gran relevancia”

ALICIA PÉREZZAMORA
Procesión del Viernes Santo en Bercianos de Aliste (Zamora). / José Vicente-Ical/
Procesión del Viernes Santo en Bercianos de Aliste (Zamora). / José Vicente-Ical

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado la declaración de Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial para las celebraciones del Jueves y Viernes Santo de la localidad zamorana de Bercianos de Aliste.

El objeto de la declaración de Bien de Interés Cultural se concreta en las representaciones del Jueves y Viernes Santo, en las que se desarrollan las principales ceremonias y procesiones de La Pasión en Bercianos de Aliste. El Jueves Santo tiene lugar la procesión del Santo Cristo o de la Carrera, en la que los cofrades visten la capa de capillo y el Viernes Santo se celebran el Levantamiento de la Cruz y Crucifixión, el Desenclavo y Descendimiento de la Cruz y el Entierro de Cristo.

Se incluyen también en el expediente un conjunto de bienes vinculados a la cofradía y celebraciones como las imágenes titulares de la cofradía del Santísimo Cristo y La Dolorosa, la urna o sepulcro del Cristo, la Cruz de madera en la que se escenifica la crucifixión y descendimiento, el crucificado que abre la procesión, la cruz procesional de plata, las bulas papales, así como el resto de la documentación que forma parte de la cofradía y que se halla custodiada en el Archivo Histórico de Zamora. Aunque esta declaración se refiere expresamente a los elementos descritos, se consideran asimismo elementos asociados a este bien el resto de actividades y manifestaciones que se desarrollan en Semana Santa que tengan raigambre histórica y cultural.

La Semana Santa de Bercianos de Aliste constituye una relevante manifestación cultural con un origen que se remonta al siglo XVI, y que permanece esencialmente inalterada, en la que se conjugan las tradiciones y el valor de las vivencias comunitarias transmitidas de padres a hijos como un patrimonio vivo y en auge, revivido constantemente por la propia comunidad en respuesta a los cambios en su entorno social y cultura, explicaron desde la Junta de Castilla y León.

Algunos de los valores significativos y relevantes de esta expresión cultural son, por un lado, una trayectoria histórica de más de quinientos años, con referencias documentales en el siglo XVI, cuya expresión más relevante son las Bulas, la más antigua otorgada por el Pontífice Paulo III al Cardenal Francisco de Quiñones en 1536 en Roma. Por otro lado, el grado de participación de la casi totalidad de los miembros de la comunidad en distintos momentos y ámbitos, que constituye la base de su identidad, ya que es la propia comunidad, con los diferentes grupos que lo componen, empujada por la fuerza de la tradición y la religiosidad, la depositaria de esta expresión cultural.

En la Semana Santa de Bercianos de Aliste perviven inalterados un conjunto de actos y rituales de los siglos XVII y XVIII, con unas representaciones entre las que destacan las desarrolladas el Jueves y Viernes Santo, objeto de este expediente de declaración. Todos estos actos y rituales se desarrollan en un marco urbano sacralizado, la Iglesia y su entorno, el calvario, el vía crucis y el cementerio, entre otros, que ha pervivido como escenario de esta expresión cultural hasta nuestros días.

La especificidad y plasticidad de estas celebraciones se interrelaciona con un importante número de elementos de interés histórico y cultural, como la indumentaria tradicional, integrada por las capas pardas, o capa de capillo, la capa alistana, y la llamada vestidura o vestimenta (camisón o túnica blanca de lino, a veces con capucho romo, que tradicionalmente viene sirviendo de mortaja), las manifestaciones musicales, como los cánticos específicos de estos actos, formados por estrofas de estética barroca en latín y castellano; y una gastronomía caracterizada por las típicas postas o guiso de bacalao y el pulpo. Todo ello configura un sistema de alto valor patrimonial caracterizado por la interdependencia entre el patrimonio tangible e intangible, representativo de una comunidad que infunde a esta expresión cultural, un sentimiento de identidad y continuidad, transmitido de generación en generación, imbuido de una fuerte radicalidad antropológica.

Recientemente se ha desarrollado una exposición titulada Bercianos, la pasión de un pueblo, organizada por la Consejería de Cultura y Turismo en el Monasterio de Nuestra Señora de Prado, en la que se han podido contemplar los iconos más representativos de la Semana Santa de este localidad, tras el proceso de restauración de estas piezas llevado a cabo por la Junta de Castilla y León en el Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Castilla y León. Esta exposición ha sido visitada por más de 2.000 personas.

Fotos

Vídeos