El latido de la piedra

Campaspero abre las puertas de su nuevo Museo de la Piedra

A. O.CAMPASPERO
Taller de cantería para niños. A. O./
Taller de cantería para niños. A. O.

La esencia del portentoso latido de ese corazón pétreo que se hunde en las entrañas del término municipal de Campaspero, se puede sentir a flor de piel a partir de estos momentos en un nuevo espacio en el que conocer toda la cultura de la piedra caliza que atesora el municipio churro. 'Campaspero, Corazón de Piedra', lema con el que en los últimos meses se ha estado promocionando el Museo de la Piedra en los redes sociales, adquiría ayer todo su sentido con la apertura de este proyecto museístico que se ha ido esculpiendo en los últimos cinco años.

A partir de ya quien quiera conocer un arte milenario, y que para la localidad churra es un sector importante en su economía, no tiene más que acercarse hasta el municipio de jueves a domingo, en horario de mañana y tarde, para recorrer el proceso por el cual un bloque de toneladas de peso se convierte en pequeñas losas, sillares o mampostería con las que construir y ornamentar todo tipo de edificios. Por tres euros, dos, o gratuitamente se puede acceder a las nuevas instalaciones donde, para comenzar la visita, en el exterior, uno pasea entre un bosque pétreo con monolitos de los distintos tipos de piedras de Castilla y León como pueden ser la caliza, pizarra, arenisca o granítica. Una persona contratada para ello, se encargará de guiar las visitas.

El museo se ubica en los dos edificios del las antiguas escuelas de 1927 en la calle Norte, articulado por un patio donde el paseo por él se detiene por unos minuto en el interior del primer inmueble donde a través de un audiovisual se aprende cómo ha evolucionado el trabajo en una cantera. De igual forma se relata el trabajo en las marmoleras y el uso final de la piedra trabajada, desde las formas más sencillas a la filigrana. De vuelta de nuevo al exterior es el momento de adentrarse en una cantera entre grandes piezas calizas, maquinaria y otros aparejos propios del trabajo de extracción. En este lugar ayer un grupo de niños asesorados por expertos canteros locales se afanaban en esculpir sus propias creaciones en un taller a su medida. En el otro edificio se encuentra la parte más expositiva con antiguas herramientas y paneles explicativos. El aprovechamiento de los metros cuadrados es máximo pues en una de las salas del museo ahora hay una exposición de esculturas y en otra se muestran los distintos sectores económicos que se desarrollan en Campaspero, como pueden ser la agricultura, ganadería o la gastronomía, cuyo máximo referente en la población es el restaurante Mannix, un afamado asador.

Un buen número de vecinos y de autoridades municipales de la comarca, de las provincias de Segovia, de Salamanca y de Soria, acompañaron al edil campasperano, Julio César García, en el arranque de esta nueva aventura. Al final de la visita los asistentes pudieron degustar un dulce elaborado para la ocasión, 'los cantos', de Campaspero, del obrador local Dulces F. Soria.

La rehabilitación de las escuelas ha sido posible gracias a sucesivos Planes Provinciales de la Diputación Vallisoletana, con una inversión de 480.000 euros. Mientras que la musealización se ha efectuado con fondos del Proder, de la Asociación de Desarrollo Rural Duero-Esgueva, cuyo gerente, Roberto Díez presente en el acto- explicó que la ayuda alcanza los 200.000 euros. Díez, además señaló que esta nueva propuesta «"tiene dos aspectos importantes. Primero, pone en valor un recurso del territorio, y segundo intenta tener una repercusión sobre la infraestructura turística tanto del municipio como del entorno». Como alcalde de Peñafiel, Díez indicó que "es un recurso turístico más que ofrecerá el entorno y que se sumará a la oferta de Peñafiel y Cuéllar Campaspero está a medio camino-, dos ciudades que generan atractivo turístico y que están canalizando bastante bien este tema. Esto es lo que motivó que esta inversión tuviesen nuestro apoyo". El edil peñafielense tendió la mano al campasperano para caminar juntos en el ámbito turístico con el Museo de la Piedra.

Por su parte, Julio César García, en unas palabras que dirigió a los asistentes, en primer lugar agradeció su apoyo ante la cuantiosa asistencia al evento, sin olvidarse de los vecinos que «han hecho posible con su esfuerzo la puesta en marcha de este museo». Continuó diciendo que «con estos dos edificios venimos a cumplimentar» otra serie de servicios dirigidos a sus convecinos. Convertido en guía de excepción, detalló tanto lo realizado en el contenido como las piezas que componen el continente. Sobre el proyecto en general subrayó que «se ha conseguido un espacio multifuncional con el nombre del Museo de la Piedra que pretende ser fiel reflejo de la comunidad de Campaspero». Sobre este aspecto, en declaraciones a los medios, García destacó que se trata de «dar un revulsivo en esta época de crisis a los profesionales y empresarios del pueblo» pertenecientes a sectores tan diversos como "la piedra, la agricultura, la elaboración de cerveza artesana, etcétera". «Pretendemos que sea un lugar de exposición y de promoción en el que toda la economía local esté aquí representada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos