Los grupos locales convierten en éxito la primera edición del Valladolid en Vivo

El festival pudo compartir el éxito con la iniciativa solidaria que celebró en colaboración con el Banco de Alimentos, que recogió productos a la entrada

EDUARDO M. ESPALLARGASVALLADOLID
La noche de la iguana, en plena actuación. / RICARDO OTAZO/
La noche de la iguana, en plena actuación. / RICARDO OTAZO

La I Edición del Festival Valladolid en Vivo, un evento musical organizado por Serapa Producciones en colaboración con la Concejalía de cultura del Ayuntamiento de la capital castellanoy leonesa. El Pabellón de Cristal del Museo de la Ciencia acogió la actuación de cuatro bandas vallisoletanas que pusieron ritmo a la cita. Cada una con su estilo, la buena entrada demostró que el público tiene ganas de música en directo y que la ciudad cuenta con grandes grupos. A pesar de las dudas de la organización con respecto a las primeras horas de los conciertos, que comenzaron cerca de las seis de la tarde, no faltaron asistentes en ningún momento y poco a poco se fue llenando el recinto hasta los momentos finales del festival, a los que acudieron las más de 400 personas que habían comprado su ticket.

Como en todos los eventos de este calibre, el Valladolid en Vivo no fue una excepción y comenzó con retraso. Pero a medida que llegaba el público el ambiente se animó y subieron al escenario los encargados de abrir la tarde, La Noche de la Iguana. Con sus acordes duros, con ciertas influencias del indie-pop más actual y guiados por la voz de Nacho para hacer gala de sus letras melancólicas, comenzaron a encender un festival cuyo objetivo principal era dar un fuerte impulso a la música en directo vallisoletana.

Los siguientes en subir al escenario fueron Octubre Polar, con un estilo más cercano a grupos como Supersubmarina, que con sus ritmos pegadizos y el gran dúo que protagonizan Muci y Natalia a la voz supieron contagiar a los asistentes, que entre cerveza y cerveza no dudaron en cantar y seguir las canciones de esta banda ganadora del Salta a la fama 2013 del centro Rio Shopping.

Público entregado

Poco a poco se acercaba el momento fuerte de la noche y sobre las nueve el pabellón comenzó a llenarse de un público cada vez más entregado. Fue el momento preciso para que Sharon Bates pisasen el escenario. Los vallisoletanos, ganadores del Onda Rock 2012, dieron un vuelco al sonido del Valladolid en Vivo con acordes más rockeros sin olvidar sus influencias del britpop. Su actuación comenzó con un tema instrumental con acompañamiento de violín que desde el principio dejó al público con ganas de más. Su buen hacer sobre la tarima demuestra que pese a su juventud se manejan a la perfección con los instrumentos y fueron los teloneros perfectos para La influencia de Baco.

La banda tributo a Héroes del Silencio y Enrique Bunbury, formada por algunos miembros del grupo Happening, fueron el colofón final y el gran momento que muchos esperaban. No faltaron los grandes éxitos de la banda de Bunbury como Flor Venenosa o Entre dos tierras para que fuesen cantados a coro por todos los asistentes. La sorprendente voz de José Antonio García Calvo, exfutbolista y célebre imitador del cantante zaragozano trasladó los grandes temas de Héroes del Silencio a Valladolid y fue el cierre ideal, tal y como aseguraron muchos asistentes. El éxito del festival hace prever futuras ediciones y es toda una demostración de la buena salud de los grupos que da la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos