Las rapaces regresan a casa tras las riadas

El centro de recuperación de aves Los Lavaderos acoge de nuevo los ejemplares evacuados por las inundaciones

EL NORTESEGOVIA

El Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) Los Lavaderos, que la Junta posee a orillas del Eresma, fue uno de los damnificados por la crecida del río a principios de marzo. Las inundaciones obligaron a trasladar a Valladolid los animales, que poco más de dos semanas después han regresado a su casa de acogida. Todos menos un autillo, que finalizó su recuperación durante su estancia en el CRAS de Valladolid y desde allí ha sido reintegrado a su hábitat.

Los ejemplares más débiles un búho real, un halcón peregrino, tres milanos reales y un busardo ratonero han pasado directamente a 'mudas', la zona cubierta del CRAS, mientras que los más fuertes dos águilas reales y un buitre negro se han instalado en los voladeros.

El delegado de la Junta de Castilla y León en Segovia, Javier López-Escobar, asistió ayer al retorno de las aves a las instalaciones. Para que el regreso haya sido posible, el personal de Los Lavaderos ha llevado a cabo tareas de limpieza y puesta a punto de las dependencias, equipos y maquinaria.

Ha sido necesario arreglar desperfectos ocasionados por la crecida del río Eresma, como drenaje de los voladeros, reposición de vallas, reparación de cazaderos y reparación de daños en la instalación eléctrica.

La evacuación de las aves se produjo a primera hora de la mañana del domingo 2 de marzo, cuando el personal del centro constató el riesgo para el bienestar de las diez rapaces en recuperación debido al desbordamiento del río y los niveles alcanzados por el agua.

Los voladeros estaban anegados, lo que impedía la correcta alimentación de las aves. Además, muchas de ellas todavía no volaban bien, por lo que podían perecer ahogadas. Por tanto, los técnicos resolvieron trasladar a los animales al CRAS de Valladolid, donde han permanecido hasta la mañana de ayer.

A lo largo de 2013, fueron 315 los ejemplares que ingresaron en Los Lavaderos. De esta cifra, en el centro se consiguieron recuperar 152 para reintegrarlos a su hábitat. De los otros 163 que fueron ingresados, 89 lo hicieron ya cadáver, 40 murieron al llegar y otros 28 fueron irrecuperables por la gravedad de las patologías que presentaban.

Más de un 80% de los animales que ingresan en el centro son aves, sobre todo rapaces. El resto son mamíferos y en menor medida son reptiles y otros animales. Los meses de 2013 en los que la afluencia de ejemplares al Centro de Recuperación fue mayor corresponden a junio, julio y agosto.

Las instalaciones, dependientes del Servicio Territorial de Medio Ambiente, se ubican fuera del casco urbano de Segovia, en la carretera de Arévalo.

El objetivo es la recuperación de fauna silvestre que ingresa con diferentes patologías, para reintegrarla en el menor plazo posible y en óptimas condiciones al medio natural más adecuado para el desarrollo de su vida en libertad.