La patronal de la madera ve «una pequeña mejoría» tras un 2013 desastroso

La crisis de la construcción y la falta de liquidez son los principales problemas de una actividad con 180 empresas en la provincia

NACHO SÁEZSEGOVIA
Profesionales del sector de la madera celebran su patrón. / A. De Torre/
Profesionales del sector de la madera celebran su patrón. / A. De Torre

Ninguna fecha mejor que la festividad de San José para que los actores principales del sector de la madera compartan sus inquietudes, reflexionen sobre lo que les espera y se conjuren para sacar adelante sus empresas. Es lo que les viene tocando hacer, más si cabe en estos años de crisis que han puesto a más de uno contra las cuerdas. Algunos ya ni siquiera están. Los que sobreviven saben que la principal receta es el trabajo, aunque hay elementos que siguen estando en su contra.

La construcción, recordó ayer el presidente de la Asociación Segoviana de Empresarios de la Madera (ASEM), Luis Comyn Gómez-Acebo, continúa sin escapar del socavón en el que cayó, y la banca tampoco les ofrece facilidades. «Los bancos no acaban de dar crédito», se queja; «deberían tener mayor sensibilidad y diría también que sentido de Estado. Hay algunos que si pones como aval tu casa, a tu mujer y a tus hijos y aceptas un 12% de interés, te dan el crédito».

Esas dificultades conforman el día a día de un sector que en la provincia de Segovia está constituido por empresas «pequeñitas». «El 90 o 95% de ellas tiene dos, tres o cuatro trabajadores, autónomos incluso», explica el máximo responsable de la ASEM.

La distribución geográfica de esas empresas en el mapa provincial está muy repartida y una de las principales razones de su sostenibilidad reside en el hecho de que son organizaciones con estructuras reducidas que acaparan la actividad que genera su zona.

«Aguantan por eso», asevera Comyn Gómez-Acebo, que calcula que el sector de la madera da trabajo a cerca de 2.000 personas en la provincia. En la actualidad, hay contabilizadas 180 empresas (incluyendo a autónomos) en esta rama de actividad, y de ellas algo más de un centenar está integradas en la asociación ASEM.

Un 2013 desastroso

Una asociación profesional del sector que ayer celebró este miércoles su patrón con una misa en la iglesia de San Millán y un almuerzo posterior en el restaurante El Cordero en el que su presidente lanzó un mensaje de cierto optimismo. «El año pasado me equivoqué al decir que veía síntomas de una recuperación. 2013 fue regular, por no decir desastroso, pero estoy seguro de que este año todo va a ir un poco mejor. Tenemos que tener confianza», intercedió.

Ante los medios de comunicación, Comyn Gómez-Acebo amplió su reflexión. «La situación es como en el resto de los sectores, bastante regular», aseveró. «No llega a ser crítica, aunque no hemos remontado lo suficiente, ni mucho menos, para que las empresas recuperen los niveles en los que estaban hace seis o siete años. Ha cerrado alguna empresa y se han perdido puestos de trabajo, pero la mayoría se van manteniendo, con mucho sufrimiento, eso sí. Ahora se nota una pequeña mejoría por lo que esperemos que este año sea mejor que el pasado».

En su discurso ante los integrantes de la asociación que acudieron a la celebración de la fiesta patronal, el presidente de la ASEM solicitó que las nuevas generaciones aporten aire fresco al sector. «El futuro es de los jóvenes. Es un momento muy bueno para crear y reaccionar», señaló, al tiempo que animó a posibles emprendedores: «Tienen que tener en cuenta la situación que se está dando. Insisto en que es una época buena para lanzar proyectos, y ello requiere adaptarse a los nuevos tiempos, ser innovador, contar con la experiencia de las empresas que están alrededor, compartir...».

En esa tarea de poner en marcha empresas relacionadas con la madera, la ASEM tiene disponibles una serie de pautas y mecanismos de apoyo que pueden servir de ayuda a los emprendedores. A estos, desde la asociación, se les solicita, además, que llamen la atención sobre las necesidades que adviertan en torno a esta actividad.